HUFFINGTON POST
12/18/2012 09:15 am ET

Funerales de la maestra boricua, heroína de la masacre de Connecticut

Los restos de Vicki Soto -la maestra boricua quien logró salvar a sus 16 estudiantes al esconderlos en un clóset y gabinetes de su salón de clases- serán velados hoy en la localidad de Stratford, donde residen sus padres.

Soto fue una de las maestras heroínas que hizo todo lo posible por salvar la vida de los niños en la masacre de la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, el pasado viernes. La educadora ogró salvar la vida de 16 niños, pero perdió la suya.

El padre de Victoria es puertorriqueño, dijo Eliezer Soto, tío de la maestra, al periódico El Nuevo Día, de Puerto Rico. Su madre es estadounidense.

Se reporta que la maestra, quien tenía 27 años, le salvó la vida a 16 niños de primer grado, escondiéndolos en un armario o baño, protegiéndolos así de las balas que salían de las tres armas de Adam Lanza, quien no tenía compasión al disparar a los pequeños.

Vicki Soto llevaba cinco años trabajando en esa escuela, y era muy popular entre los estudiantes.

Víctimas tiroteo

Hay otros dos casos de maestros que salvaron la vida de sus niños, pero también pudieron salvar la suya.

Una de ellas fue Kaitlin Roig, quien colocó a 15 estudiantes en un baño pequeño, puso un librero en frente de la puerta y le puso seguro, pidiendo a los niños que mantuvieran absoluto silencio.

"Hay hombres malos allá afuera ahora. Tenemos que esperar por los hombres buenos", les dijo a los niños.

Tiroteo Newtown

CONVERSATIONS