HUFFINGTON POST
01/07/2013 09:28 am ET Updated Jan 07, 2013

El cáncer de Hugo Chávez detalle a detalle

Cuando el 11 de diciembre del 2012, Hugo Chávez volvió a Cuba para su cuarta operación de cáncer la especulación, a nivel mundial, se intensificó. Las dudas aparecieron con más fuerza.

El había asegurado, en plena carrera presidencial, que "estaba totalmente libre" de la enfermedad. La realidad demostró lo contrario y ahora todos esperan qué pasará con el hombre, quien debe asumir su nuevo mandato este jueves 10 de enero.

En la noche de este domingo 6 de enero, la procuradora general de Venezuela, Cilia Flores, aseguró que "Chávez se sometió a una operación y está en este momento en el postoperativo, recuperándose. Pudo haber sido cualquier situación de un presidente reelecto o electo, un candidato electo y está en el exterior, resulta que por un mal tiempo no puede salir para la Asamblea Nacional el 10 de enero. Eso quiere decir un hecho sobrevenido, fuerza mayor y lo tiene que hacer posteriormente ante el Tribunal Supremo de Justicia", recalcó la dirigente chavista.

El hermetismo acerca de la verdadera situación médica de Chávez ha sido, casi total, al mejor estilo de como el gobierno de Cuba, el principal aliado del líder venezolano, maneja lo que son "secretos de estados". Los tratamientos y las operaciones de Chávez han sido en La Habana y en más de una ocasión ha manifestado su confianza en los médicos y en la medicina que se practica en la isla caribeña.

El pasado 29 de noviembre, el periódico español ABC, anunciaba que a Chávez se le había reproducido el tumor en la zona pélvica, zona donde ya se le había practicado una tercera operación. En una de sus apariciones públicas en Caracas, éste lo negó y dijo que "eran invenciones de un diario de España".

"Lamentablemente parece que tendremos que irnos acostumbrando, y sobre todo en los próximos meses, a vivir entre rumores, porque eso es parte de los laboratorios de guerra psicológica, laboratorios de guerra sucia que están activados día y noche en distintas partes de este continente y, por supuesto, en Caracas", decía Hugo Chávez en un discurso en televisión nacional en Caracas.

La morfina ya no era suficiente

Sin embargo, las interveciones quirúrgicas realizadas en la clínica Cimeq, en La Habana, en junio del 2011 al presidente Chávez no arrojaron los resultados esperados. El rotativo ABC, a través de sus corresponsales en La Habana, comenzó a tener acceso a dictámenes médicos, que reflejaban el empeoramiento del cáncer de Chávez.

"A pesar de la operación por cáncer en la próstata, Chávez seguía sufriendo metástasis en colon, huesos y médula […] El rabdomiosarcoma del presidente seguía extendiendo la tumoración en los huesos. Se decía que, entre otros medicamentos, para afrontar los dolores y poder mantener la actividad electoral que esta llevando a cabo Chávez tomaba fentanilo, cien veces más potente que la morfina. Solo altas dosis de opiáceos y esteroides explican que Chávez pudiera alcanzar la fecha de las presidenciales, el 7 de octubre", indicaba el ABC.

Extensión del cáncer en huesos y médula

Aunque apenas el jueves 3 de enero, el Ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas a través de las cadenas nacionales de radio y televisión en Venezuela, reconocía que el presidente sufría de una infección pulmonar, el ABC daba nueva información -suministrada desde La Habana por fuentes dentro de la clínica Cimeq- en la que se especificaba de "un previo vómito de sangre, dolores en el abdomen y la realización de una traqueotomía en el postoperatorio debido a complicaciones".

"El Gobierno [de Venezuela] sigue, no obstante, sin reconocer la extensión del cáncer en huesos y médula, así como el hallazgo de células cancerígenas en la pared interna del abdomen y la vejiga", según el periódico español.

¿Una vida artificial?

Los chavistas aseguran que su líder sigue con vida en La Habana, otros indican que se está preparando al país para la noticia de la muerte, pero que esto no ocurrirá hasta después del 10 de enero.

El vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, indicó que la situación de Chávez, era delicada el 31 de diciembre y desde ese día hasta que se reconoció la complicación pulmonar los detalles que emergen son a cuenta gotas.

La hija mayor del presidente, Rosa María, permanece en la cabecera de la cama de su padre. Los periódicos informan de que este fin de semana, Chávez seguía en un "coma inducido con las constantes vitales muy debilitadas y mantenidas gracias a la asistencia artificial".

Según los expertos médicos, se recurre al coma inducido cuando se presenta una patología o herida cerebral, que pueda provocar un aumento de la presión intracraneana. Con este mecanismo, se seda al paciente para reducir su consumo de oxígeno y energía, con el propósito de poner al cerebro a "dormir".

De producirse una desconexión de las máquinas, sería su hija mayor la encargada de esa autorización.

PHOTO GALLERY
HuffPost
BEFORE YOU GO
Chávez, un año de vertiginosa agonía
PHOTO GALLERY
Chávez, un año de vertiginosa agonía

CONVERSATIONS