HUFFINGTON POST
01/07/2013 11:51 am ET Updated Jan 07, 2013

Familia de dominicano, acusado de terrorismo, pide clemencia

La familia de José Pimentel -el dominicano que cumple condena en Nueva York después de enfrentar cargos de terrorismo por supuestos vínculos con la red Al Qaeda- está pidiendo clemencia por la situación del hombre de 28 años.

Juan José Pimentel, el padre del acusado, y quien vive en República Dominicana, no sólo dice estar convencido de la inocencia de su hijo, sino que también se queja de que el consulado dominicano en Nueva York no le ayudó con asistencia legal y que "las diligencias que hizo no tuvieron éxito", dijo en entrevista con el periódico El Diario.

Pimentel estaba bajo vigilancia desde hacía dos años y se había convertido al Islam. Los cargos que enfrenta son por conspiración para fabricar una bomba con fines terroristas y posesión de armas para cometer un atentado. De ser declarado culpable podría ser sentenciado a cadena perpetua, indicó el New York Times.

PHOTO GALLERY
HuffPost
BEFORE YOU GO
José Pimentel
PHOTO GALLERY
José Pimentel

"Es un caso difícil. A los que acusan de robo salen libre en diez o quince años. Sus casos no tienen esa difusión, pero esto lo sabe el mundo entero", aseguró el hombre, quien explicó que a nivel personal su salud se ha deteriorado a partir del encarcelamiento de su hijo en Estados Unidos.

Pimental fue apresado el 20 de noviembre del 2011 cuando se le encontraron explosivos y el entonces alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, definió al imputado como un "simpatizante" de Al Qaeda, quien planeaba producir atentados terroristas en esa ciudad.

El padre de Pimentel pide clemencia a las autoridades judiciales en Estados Unidos e insiste que su hijo no tenía vínculo alguno con la red terrorista.

"José es un muchacho sano, un muchacho sano", reafirmó el hombre. "Todo el que lo ve se da cuenta de que es un muchacho sano. Aquí mismo, en Pantoja [localidad en República Dominicana], le dicen 'Nuevayork' y es un muchacho querido".

Según el padre del acusado, su hijo se vio afectado por el desempleo en el 2011 y especialmente por la separación con la madre de su bebé. En el momento del arresto, este se encontraba viviendo con la madre, una mujer de bajos recursos económicos que apenas podía darla a José Pimentel $20 dólares a la semana.

"Él no estaba trabajando hacía meses. Tenía depresión y se veía. De esa forma iba todos los domingos para su iglesia, vestido de musulmán, como un muchacho normal", dijo el padre.

Meses antes del arresto, José Pimentel se ponía una túnica y simulaba ser un musulmán, pero también usaba un atuendo de rapero o de jugador de baloncesto, comentó el padre.

CONVERSATIONS