El fútbol mexicano es aquejado por la violencia en los estadios

Tres incidentes de violencia marcaron la jornada ocho del fútbol mexicano. En distintos escenarios las peleas entre barras encendieron las alarmas de la Liga MX, que fue creada con el objetivo de profesionalizar todos los aspectos del circuito mexicano, incluida la seguridad.

El partido entre Querétaro y Atlas, que era señalado como de alto riesgo, dejó un saldo de 22 detenidos por riñas a las afueras del Estadio La Corregidora, además de los problemas entre aficionados, también se reportaron actos de vandalismo.

En San Luis hubo choques entre la porra local y seguidores de Pumas, la policía estatal intervino y fue denunciada por abuso de autoridad en contra de los visitantes.

El incidente más grave fue en la ciudad de Guadalajara, donde aficionados de Chivas emboscaron en la carretera al autobús del club León. Arrojaron piedras y palos y lesionaron al chofer. Miembros del equipo denunciaron a través de las redes sociales la violencia de la que fueron objeto.

Otros afectados fueron los seguidores del equipo esmeralda y agencias de viajes, que tendrán que pagar los destrozos que causaron seudo aficionados a los camiones en los que se transportaron.

El presidente de la Liga MX, Decio De María, informó que se abrió un expediente para investigar todos estos problemas que se suscitaron y coordinar con las autoridades y equipos un plan para erradicar el problema.

Es de conocimiento público que los clubes siguen patrocinando a las barras, por lo que el problema ha escalado.

Otra de las aristas en esta situación es la permisiva legislación mexicana que no castiga severamente a los involucrados en estos incidentes. Trascendió que varios de los detenidos en Querétaro por riñas, fueron liberados horas después con una multa de $300 pesos (25 dólares aproximadamente".

En la jornada nueve se prevén dos juegos de alto riesgo como son el América vs Cruz Azul y el Pumas vs Chivas.

Fotos del Clausura 2013

CONVERSATIONS