Alana Moceri
GET UPDATES FROM Alana Moceri
 
Alana Moceri is an American political writer, lecturer and activist based in Madrid, Spain. She is the director of the Post-graduate Course in Communication and Lobbying at the Universidad Europea de Madrid where she also teaches political communication and public diplomacy. In 2004, she founded the Madrid chapter of Democrats Abroad Spain and became country chair in 2006, leading the group until 2009. Alana directed Americans Abroad for Boxer for Senator Barbara Boxer's 2010 reelection campaign, directing. In 2011, she worked for the Spanish think tank, the Fundación IEAS as an international media consultant.

In addition to blogging for El Huffington Post, Alana has written for various Spanish publications including daily El País, FP en Español and the magazine Campaigns & Elections en Español. She has appeared in numerous interviews and debates on Spanish television and radio.

Entries by Alana Moceri

El lado humano de la política

(3) Comments | Posted November 19, 2014 | 1:36 AM




Quizás ahora mismo sea el peor momento de escribir sobre el lado humano de la política o quizás sea el mejor. Pero lo voy a hacer porque tuve la oportunidad, la semana pasada, de pasar unas horas con el expresidente José Luis Rodriguez Zapatero mientras hacía una entrevista con mis alumnos de la Universidad Europea de Madrid, y su humanidad me inpresionó.

Entiendo que no todo el mundo es fan de sus políticas y, como todos, tengo mis críticas. Igualmente, reconozco que siempre me cae muy bien cualquiera que sea majo con mis alumnos, pero el expresidente fue más que majo con ellos. Además de ser generoso con su tiempo, se notaba que él disfrutaba con la conversación con mis alumnos, fue filosófico, dio consejos y se rió con ellos.

2014-11-18-2014111621.47.04.jpg

Sin duda, para mis alumnos fue una oportunidad espectacular de poder preguntar un expresidente sobre cuestiones de la comunicación política y asuntos internos e internacionales. No nos dejó con ningún titular especialmente emocionante durante la entrevista de 50 minutos, pero hizo algo mucho más importante: nos dio la oportunidad de verle como una persona, en vez de solamente como a un político. En mi papel como profesora, es una oportunidad que me gustaría poder ofrecer a todos mis alumnos y, de hecho, muchas veces he deseado que más ciudadanos puedan tener la experiencia de conversar con uno o algunos políticos, como tengo yo de vez en cuando.

Tanto los ciudadanos como los políticos se beneficiarían de más acercamiento. Los ciudadanos deben recordar de vez en cuando que los políticos son seres humanos con los defectos e imperfecciones que marca la condición humana. Eso no significa que debamos perdonar la corrupción. Pero en lo que nos debemos centrar es, sobre todo, en escudriñar los sistemas que son vulnerables o facilitan la corrupción.

Por otro lado, los políticos deben pasar más tiempo escuchando y conversando con la gente para tenerles más presentes en su trabajo, y recordar mejor a quién están representando. Me temo que eso es una costumbre que falta en la política española, en la que reina la formalidad y la distancia. Parece que es una cuestión de cultura: el cuestionario de The Hofstede Center confirma que España tiene un índice alto de "distancia de poder", lo cual indica que es una cultura jerárquica. Por el contrario, Estados Unidos no es especialmente jerárquico, y creo que esto explica algunas diferencias en la comunicación política de los dos países.

Se nota mucho este distanciamiento en la política española: las campañas políticas españolas favorecen debates estériles que parecen más un examen académico que una celebración de la democracia. A los mítines sólo asisten los militantes y los discursos se dirigen a convencer a los ya convencidos. Lo que han aprendido los políticos y asesores de los dos campañas magníficas de Obama es el uso de los redes sociales, pero en vez de usarlos para acercar a los ciudadanos a la política, se usan en general para comunicación unidireccional. Y parece que Podemos es el único partido que ha hecho caso a todo lo que he escrito sobre la movilización de activistas para campañas electorales.

El reto de todas esas herramientas de campaña debe ser acercar a los votantes al proceso político y a los candidatos. Y perdonen si suena trillado, pero es la esencia de la democracia. La política estadounidense tiene sus fallos, sobre todo la gran cantidad de dinero privado en campañas interminables, pero hay cosas que se hacen bien. Los españoles se ríen con los ejemplos de lo que llamamos retail politics en EEUU: cuando los políticos pasan por un restaurante o bar e interactúan con la gente. Pero lo que se hace con este tipo de política es ofrecer los ciudadanos una oportunidad de conocer al político personalmente, y mostrar en los medios que es una persona normal.

Bill Clinton es el maestro de eso: abrazaba a la gente y comía sus patatas fritas. Pero todos los políticos estadounidenses, especialmente los que aspiran a la presidencia, tienen que besar bebés, comer tartas caseras y barbacoa. Todos tienen que saber contar unas bromas, preferiblemente bromas autocríticas, porque votamos por la gente que nos cae bien, y no nos cae bien la gente condescendiente o arrogante. Un político de éxito está tan seguro de sí mismo que es capaz de mostrar su lado humano; el presidente Rajoy no podría ni ganar la alcaldía de un pueblo en EEUU sin cambiar radicalmente su forma de comunicar y actuar con los votantes.

El equivalente en España sería tomar unas cañas y pinchos en un bar o verles reír o mostrar alguna emoción. Parece impensable, y es una pena, porque cada vez los españoles están más frustrados con los políticos, algo muy comprensible, dada la cantidad de casos de corrupción. En la entrevista con Zapatero, los alumnos citaban un informe de la Encuesta Social Europea que sitúa a los españoles entre los ciudadanos europeas que menos se interesan por la política. Casi lo más importante de este mismo estudio fue la bajísima confianza que tienen los españoles en los políticos y los partidos.

Los términos "la clase política" o "la casta política" muestran la gran distancia que sienten los ciudadanos respecto a la política española, y son términos peligrosos para la democracia. Niegan la humanidad de los políticos, su identidad como individuos, y les ponen en un grupo sin cara. La soberanía popular depende de la representación elegida, y esta representación viene de pueblo. Son nosotros y somos ellos. En el momento en que etiquetamos a los políticos como si fueran de otra clase, disminuye la humanidad de todos y disminuye la democracia.

Unas técnicas de comunicación no van a solucionar el problema principal de la corrupción que causa tanta desconfianza, eso es para los procesos judiciales. Pero los políticos no corruptos que quedan tendrán que sembrar más confianza entre el pueblo español, y acortar las distancias entre ellos y la gente es una actitud sabia para...

Read Post

La victoria republicana en los 'midterms' de EEUU no es el fin del mundo: 6 claves

(0) Comments | Posted November 5, 2014 | 5:51 AM

Estados Unidos celebró ayer las elecciones legislativas 'midterms' y los Republicanos, además de mantener el control de la Cámara de Representantes, han conseguido una ligera mayoría en el Senado: 53 escaños (contando con Alaska) contra 45 de los Demócratas, más el independiente Angus King de Maine. Habrá otra elección en...

Read Post

Armas, racismo, cerdos y caimanes: los spots más sorprendentes en las "midterms" en EEUU

(0) Comments | Posted November 2, 2014 | 3:50 AM

Como expliqué en otro post, la participación en las elecciones legislativas "midterms" en EEUU que se va a celebrar este 4 de noviembre va a ser muy baja. De hecho, tan baja como la participación en las elecciones europeas. Sin embargo, van a ser más caras...

Read Post

Las elecciones legislativas 'midterm' en EEUU para inexpertos

(1) Comments | Posted October 27, 2014 | 2:00 AM

Es muy probable que los republicanos, además de mantener una mayoría en la Cámara de Representantes, ganen por una ligera mayoría en el Senado. Eso hará que los últimos dos años de la presidencia de Obama sean muy difíciles en cualquier tema donde haga falta acción legislativa. En vez de...

Read Post

Change Yourself, Change the World

(0) Comments | Posted September 25, 2014 | 4:38 PM

My earliest political memory is of Richard Nixon on TV, speaking from the Oval Office and my father yelling. It was the day he resigned from office, August 8, 1974, and my father, a staunch Republican was pissed off. He didn't want Nixon to resign.

My dad, Frank Moceri,...

Read Post

Tenemos que hablar sobre los debates

(2) Comments | Posted May 20, 2014 | 2:01 AM

Los debates políticos son cómo el fútbol para los fanáticos de la política. Como una buena fanática, seguí el debate europeo con Elena Valenciano y Arias Cañete el jueves pasado con mucho entusiasmo. Y, a lo mejor soy demasiado optimista, pero, cada vez que sigo un debate en...

Read Post

How to Make the EU Elections Sexy

(0) Comments | Posted May 14, 2014 | 1:22 PM

We've come to use the word "sexy" to describe politics. Sex sells, and in order to compete with everything else screaming for attention, politics must also be sold.

This isn't entirely cynical: Politics should be sold because public opinion matters. Politicians, governments, laws and treaties all benefit from favorable...

Read Post

Periodismo para la acción

(0) Comments | Posted April 3, 2014 | 2:01 AM


Texto original traducido al español de la charla Periodismo para la acción en TEDx Cibeles.

Estuve intentando terminar un artículo que escribí acerca de un escándalo de corrupción aquí en España el pasado mes de enero. Era una de las muchas historias desmoralizantes que habían salido en las noticias en esos días. Pero no pude terminarlo. Me parecía horrible dejar a mis lectores con nada más allá que "vuestro país es corrupto y eso es todo". Me parecía mal.

¿No es frustrante tener noticias de un problema sobre el que no se puede hacer nada?

¿Con qué frecuencia se siente uno abrumado después de leer un periódico? ¿Quién no ha gritado a la TV? ¡Sed honestos!

Soy activista, que es mejor que cualquier terapia porque cuando leo u oigo hablar de todas las cosas horribles que pasan en el mundo, puedo sentirme mejor por el hecho de que por lo menos estoy haciendo algo para formar parte de la solución.

También soy periodista y hoy quiero hablaros de algo que la prensa debe hacer, pero por lo general no hace, principalmente por fuertes convicciones acerca de lo que es y no es el periodismo.

Voy a proponer un argumento a favor de lo que yo llamo el periodismo para la acción, que es cuando la prensa no sólo informa de la noticia, sino que además le dice a sus lectores qué pueden hacer al respecto.

Este idea requiere repensar algunas de las hipótesis básicas sobre el periodismo, así que voy a empezar por el principio.

En primer lugar, la democracia es buena.

Creo que puedo decir con seguridad que todos estamos de acuerdo en esto, de hecho, todos menos cuatro países del mundo pretenden ser democráticos. Eso no quiere decir que realmente todos lo sean, pero esto demuestra que la democracia es un valor extensamente compartido.

Segundo, la participación ciudadana es la base de la democracia. Literalmente, la democracia significa "gobernado por el pueblo".

Esto no es sólo una idea agradable, es una responsabilidad cívica de todos los ciudadanos participar en la democracia de su país. De lo contrario, nuestros países no son exactamente gobernados por el pueblo. El voto es la forma más básica de participación política y da a los ciudadanos algún tipo de influencia sobre los políticos. Los políticos, por supuesto, quieren una cosa: ser reelegidos.

La participación cívica no termina con las elecciones. Los ciudadanos tienen un sinfín de opciones acerca de cómo participar: desde escribir cartas al director de un medio hasta ser voluntario para una campaña o grupo sin ánimo de lucro o incluso presentarse como candidato a unas elecciones.

Es crítico que los ciudadanos participen en la democracia, porque cuando no lo hacemos, se hace más fácil para los grandes intereses financieros de unas pocas corporaciones y de los ricos ejercer su influencia sobre el Gobierno, de una manera que no responde al interés de la sociedad en su conjunto.

Según la Sunlight Foundation, el 28% de todas las contribuciones políticas registradas en EEUU en 2012 provino de 31.385 personas. O el 1% del 1% de los 313,85 millones de estadounidenses. Ningún miembro de la Cámara de Representantes o el Senado llegó allí sin el apoyo financiero de este grupo.

Sólo para hacernos una idea de hasta qué punto se trata del 1% del 1%, basta con ver que la donación media que fue de 26.584 dólares. ¿Quién puede permitirse esto? Ciertamente no la familia media, para la que esto es poco más de la mitad de sus ingresos anuales.

No se deje engañar pensando que esto no sucede aquí en España y Europa. Es simplemente menos transparente.

Esto no quiere decir que la acción colectiva por parte de los ciudadanos no sea uno de los puntos fuertes de la democracia, de hecho, es la única fuerza que le ha traído un cambio real. La Revolución Francesa. El movimiento de derechos civiles. El movimiento de mujeres. Aquí en España, los maestros están en la calle luchando por las escuelas y los médicos están luchando por la asistencia sanitaria. Y están marcando la diferencia.

Sin embargo, es más difícil. La única manera de que que los movimientos ciudadanos puedan competir con los grandes intereses financieros es a través de los números. Cuantas más personas se involucren, más grande será su voz. La idea detrás del término "grassroots" es que unas diminutas briznas de hierba son pequeñas e insignificantes, pero cuando se unen -con miles de personas- forman un gran césped hermoso es imposible de ignorar.

La democracia debe estar en manos de todos, en vez de en la de unos pocos privilegiados y la prensa puede desempeñar un papel importante al informar a los ciudadanos sobre cómo pueden participar cívicamente.

Este es mi tercer punto: para poder participar activamente en nuestras democracias tenemos que estar informados.

Del mismo modo que los ciudadanos tienen una responsabilidad cívica, también lo tiene la prensa, no sólo para decirnos lo que está pasando, sino para decirnos qué podemos hacer. Por supuesto, podemos y debemos buscar oportunidades para la participación ciudadana por nuestra propia cuenta, y las organizaciones comunitarias y el Gobierno también tienen la responsabilidad de llegar a nosotros.

Pero eso no libra a la prensa: como fuente primaria de la sociedad de la información, también son nuestros facilitadores del diálogo y el debate, sobre todo en esta epoca de la interconexión.

Llamamos a la prensa el cuarto poder de nuestro Gobierno porque la prensa es la institución que nos conecta con él y proporciona un control sobre su poder.

Nosotros, ciudadanos, dependemos de la prensa para decirnos qué está haciendo el Gobierno. De esta manera podemos hacerles responsables y echarles si es necesario. Yo creo, sin embargo, que la prensa nos debe informar en un sentido más completo. Que no sólo debe darnos los hechos, sino que también debe decirnos qué podemos hacer. Cómo nosotros, como ciudadanos preocupados sobre cualquier aspecto de un tema determinado, podemos tomar medidas.

Como he mencionado antes, el periodismo para la acción requiere un replanteamiento de algunos de nuestros supuestos básicos sobre el periodismo. Quiero ser clara acerca de lo que el periodismo para la acción no es.

Periodismo para la acción no es periodismo sesgado. Mi propio hermano me ha acusado de parcialidad y una vez me llamó mala periodista. Nos queremos mucho y no somos la única familia que se pelea por la política.

No le gustó un artículo de opinión que escribí, y fue eso lo que desencadenó la temida acusación de parcialidad hacia mí. La mayoría de los periodistas se estremecen con esta acusación.

El problema es que mientras se preocupa por la idea de un sesgo de izquierda o derecha, de lo que la prensa es más culpable es de un sesgo institucional, es decir, la tendencia es inclinarse hacia los gobiernos, las empresas, los políticos y los hombres de negocios. La disminución de los presupuestos tiene parte de la culpa de esto. Es más fácil y más barato confiar en las ruedas y comunicados de prensa de las fuentes oficiales de noticias que cavar más profundo. Pero la propiedad corporativa de los medios de comunicación es otro factor.

¿Quieres noticias imparciales? Entonces lee noticias de una variedad amplia de medios de diferentes países, así como una mezcla de medios de comunicación corporativos e independientes.

Periodismo para la acción tampoco es periodismo activista, que se da cuando los medios promueven una agenda política específica. Los seguimos para confirmar o desafiar nuestros puntos de vista. Repito, esto se puede solucionar siguiendo a una variedad de estas organizaciones.

Por el contrario, el periodismo para la acción puede incluir información acerca de la participación ciudadana en diferentes aspectos de la cuestión. Y esto es cierto en todos los géneros del periodismo: el reportaje, periodismo de investigación, entrevistas, opinión y análisis. El periodismo para la acción puede no ser adecuado o incluso necesario en cada noticia, pero cuando se practica bien representa a la prensa en su mejor momento: informando a los ciudadanos a la vez que se genera una mayor responsabilidad por parte del gobierno.

Una vez un periódico local me pidió hacerme una foto con un burro, que es el símbolo del Partido Demócrata. Durante los cinco años que lideré Democrats Abroad en España, me resultó frustrante que la prensa local quisiese que hablara acerca de las posturas del partido, pero sin incluir mi mensaje sobre cómo podían votar desde el extranjero los ciudadanos estadounidenses. De alguna manera, esta llamada a la acción no era de interés para ellos. Si yo estaba en la televisión o la radio en directo, podía introducir el mensaje a la fuerza, pero no en entrevistas con los periódicos. Esto plantea la cuestión: ¿por qué la prensa estaba en contra de informar a los ciudadanos?

El periodismo para la acción no es nada nuevo; lo único que estoy haciendo es señalarlo como concepto y ponerle un nombre. Algunos periodistas y medios ya lo practican, integrándolo en sus noticias, como DemocracyNow!, que incluye enlaces en sus noticias en internet y en antena mencionan a los grupos involucrados en los distintos temas. Otros lo hacen con un toque de incomodidad, porque se sale su forma habitual de hacer periodismo.

El columnista del New York Times Nicholas Kristof nos ha contado algunas de las historias más conmovedoras del mundo en desarrollo. En una entrevista con FastCompany, dijo: "Una de las mayores quejas que tienen los lectores acerca de mi trabajo es que no les digo bastante a menudo lo que pueden hacer. Yo creo que esta es un área donde el periodismo a veces se queda corto".

A veces Kristof ofrece el nombre de una organización que trabaja para resolver el problema sobre el que él ha escrito. Esto suele tener gran impacto y, en esa misma entrevista habló sobre sus dudas al respecto: "Me pone un poco nervioso, porque no es lo que nosotros, como periodistas, hemos hecho tradicionalmente, pero de nuevo, responde a una voluntad real por parte de los lectores de hacer algo más que leer el artículo, de involucrarse".

El periodismo para la acción requiere que tanto la prensa como los ciudadanos se replanteen las ideas tradicionales sobre el periodismo. Es hora de que los medios permitan que sus periodistas den a los lectores lo que quieren: mostrarles cómo pueden involucrarse.

Estamos viviendo en un momento de graves desafíos para nuestras sociedades: una época de profundas desigualdades económicas, amenazas para el medio ambiente y nuestra salud, pérdida de privacidad y guerras, todas alimentadas no por el interés común de la gente, sino por los intereses de quienes tienen los bolsillos más profundos.

Algunas personas piensan que la respuesta es más gobierno y algunos piensan que la respuesta es menos gobierno. Creo que la única manera en que podemos hacer frente a estos problemas como sociedad es a través de una mayor participación ciudadana y la prensa puede desempeñar un papel fundamental, no sólo al informarles acerca de la noticia, sino ofreciéndoles información sobre cómo participar. Tenemos que repensar nuestros supuestos básicos sobre el periodismo, centrándonos en su papel en la democracia: informar a la gente para que puedan ser ciudadanos activos y autónomos.

Tal vez os preguntéis qué hice con ese artículo de la corrupción que he mencionado al principio... escribí que la respuesta no es acurrucarse en posición fetal en respuesta a la corrupción política generalizada, sino verlo como una llamada a la acción para convertirse en ciudadanos más activos. Que la única manera de combatir la corrupción es con ciudadanos informados que saben cómo abogar por sus propios intereses. Así que invité a mis lectores a una serie de talleres gratuitos sobre la movilización ciudadana aquí en Madrid. La respuesta fue abrumadora. 50 personas se apuntaron al primer taller; fue un sábado hermoso y soleado y lo pasaron conmigo aprendiendo los principios básicos de la organización grassroots.

Entonces, ¿qué puedes hacer?

La próxima vez que te encuentres gritando a la televisión o leyendo el periódico, quiero que escribas a ese periodista y le preguntes qué puedes hacer sobre el tema.

Si te encuentras con una noticia que sí ofrece sugerencias sobre cómo actuar, ¡dales las gracias! ¡Y responde! El valor del periodismo para la acción depende de ti. Hay mucho que hacer,...

Read Post

Journalism for Action

(0) Comments | Posted March 31, 2014 | 5:39 PM

Original text:

I was finishing up an article I wrote about a corruption scandal here in Spain last January. It was one of many demoralizing stories that had come out in the news around that time. But I couldn't quite end it. It felt too awful to leave my readers with nothing more than "your country's corrupt and that's that." It felt wrong.

Isn't it frustrating to hear about a problem that you can't do anything about?

How often do you feel overwhelmed after reading a newspaper? Who here has yelled at the TV? Come on, be honest!

I'm an activist, which is better than therapy because when I read or hear about all the awful things happening in the world I take heart in the fact that at least I'm doing something to be part of the solution.

I'm also a journalist and today I want to talk to you about something the press should do but generally doesn't, mostly because of deeply ingrained ideas about what journalism is and isn't.

I'm going to put forth an argument in favor of what I call journalism for action, which is when the press not only reports the news story but tells their readers what they can do about it.

This idea requires a re-think of some of our basic assumptions about journalism so I'm going to start at the very beginning.

First, democracy is good.

I think I can safely say that we all agree on this--in fact, all except four of the world's countries claim to be democratic. That's not to say that they truly all are, but this shows that democracy is a pretty widely shared value.

Secondly, citizen participation is at the heart of democracy. Literally, democracy means "ruled by the people."

This isn't just a nice idea, it's every citizen's civic responsibility to participate in their country's democracy. Otherwise, our countries won't exactly be "ruled by the people. Voting is the most basic form of political participation and it gives citizens some sort of leverage over politicians. Politicians, of course want one thing: to get re-elected.

Civic engagement doesn't end with voting though and citizens have an endless array of choices about how to get involved from writing letters to the editor to volunteering for a campaign or non-profit group to running for office.

It's critical that citizens engage in democracy because when we don't, it makes it easier for the big money interests of a few--corporations and wealthy individuals--to exert their influence over government in a way that's not in the interest of society as a whole.

According to the Sunlight Foundation, 28% of all disclosed political contributions in the U.S. in 2012 came from 31,385 people. Or 1% of the 1% of the 313.85 million Americans. Not one member of the House of Representatives or Senate got there without financial backing from this group.

Just to give you an idea of how far the 1% of the 1% is from average Americans, just look at the median donation, which was $26,584. Who can afford this? Certainly not your average family--this is just over half their income.

Don't be fooled into thinking that this doesn't happen in here in Spain and Europe--it's just less transparent.

This isn't to say that collective action by citizens isn't a force in democracy, in fact, it's the only force that has ever brought about real change. The French Revolution. The civil rights movement. The women's movement. Here in Spain, teachers are out fighting for the schools and doctors are fighting for healthcare--they are making a difference.

However, it's more challenging. The only way that that citizen movements can compete with big money interests is through numbers. The more people get involved, the bigger their voice will be. The whole idea behind the term "grassroots" is that a tiny blades of grass is small and insignificant but when you join is with thousands of others they form a big beautiful lawn that's impossible to ignore.

Democracy should be in the hands of ALL of the people, not just the privileged few and the press can play an important role by informing citizens about how they can engage civically.

Which is my third point: in order to actively participate in our democracies we must be informed.

Just as citizens have a civic responsibility, so does the press, not only to tell us what's going on but to tell us what we can do. Sure, we can and should seek out opportunities for civic participation on our own and community organizations and government also have the responsibility to reach out to us.

But that doesn't get the press off the hook: as society's primary source of information, they are also our facilitators of dialogue and debate, especially in the this age of internet interconnectedness.

We call the press the 4th estate of our government because the press is the institution that connects us to government and provides a check on its power.

We citizens depend on the press to tell us what the government is doing--this way we can hold them accountable and throw the bums out if we need to. I believe, however that the press should inform us in a more complete sense. That they should not only give us the facts, but they should also tell us what we can do. How we, as concerned citizens on any side of a given issue can take action.

As I mentioned before, journalism for action requires a re-think of some of our basic assumptions about journalism. I want to be clear about what journalism for action isn't.

Journalism for action isn't biased journalism. I've been accused of bias by my own brother, who once called me a bad journalist. We love each other dearly and we're not the only family that fights about politics.

He didn't like an opinion piece I wrote and so he lobbed the dreaded bias accusation at me. Most journalists cringe at this accusation.

The trouble is that while we get very distracted by the idea of a left-right bias, what the press is most guilty of is institutional bias, that is, the bias is towards governments, corporations, politicians and business people. Dwindling budgets are partly to blame for this--it's easier and cheaper to rely on press conferences and press releases from official sources for news rather than digging deeper. But corporate ownership of the mainstream media is another factor.

Want unbiased news? Then read and view news from a wide variety of news organizations from different countries and also a mix of corporate and independent media.

Journalism for action also isn't activist journalism, when news organizations promote a specific political agenda. You follow these guys to have your own political view confirmed not challenged. Again, this can be fixed by following a variety of news organizations.

In contrast, journalism for action, can include information about citizen participation on various sides of the issue. And this is true across all genres of journalism: news reporting, investigative journalism, interviews, opinion and analysis. Journalism for action may not be appropriate or even necessary for every single news item, but when it is practiced well, it represents the press at its best: informing citizens in such a way to create greater accountability from the government.

A local newspaper asked me to take this photo with a donkey, which is the symbol of the Democratic Party. During the 5 years I ran Democrats Abroad in Spain, I found it frustrating that local press wanted me to talk to them about the party's positions, but didn't want to include my message about how American citizens could vote from abroad. Somehow this call to action wasn't of interest to them. If I was on live TV or radio, I could just ram in the message, but not a chance in print. But this begs the question: why would the press be against informing citizens?

Journalism for action isn't a new idea, all I'm really doing is pointing it out as a concept and putting a name on it. Some journalists and news organizations are already practicing journalism for action--some integrate it into their reporting, such as DemocracyNow! by including links on the web version of their stories as well as on-air mentions of groups involved. Others do so with a measure of discomfort because it's outside the traditional box of journalism.

New York Times columnist Nicholas Kristof has told us some of the most heartbreaking stories from the developing world. In an interview with FastCompany, he said "One of the biggest complaints readers have about my work is that I don't tell them often enough what they can do. I do think this is an area where journalism sometimes falls short."

Kristof sometimes offers the name of an organization working to solve the problem he has written about. This tends to make huge impact and in that same interview he talked about his reservations "It makes me a little bit nervous because it's not what we, as journalists, have traditionally done, but again it responds to real desire on the part of the reader to do more than just read the article, but to get involved."

Journalism for action requires that both the press and citizens rethink traditional ideas about journalism. It's time that news organizations let their journalists give readers, what they want: show them how they can get involved.

We're living in a time of serious challenges to our societies: a time of deep economic inequalities, looming threats to the environment and our health, loss of privacy and wars--all fueled by not by the common interests of the people but by the few interests that have the deepest pockets.

Some people think the answer is more government and some people think the answer is less government. I think that the only way we can confront these problems as a whole society is through more citizen participation and the press can play a pivotal role by not only informing citizens about the news but by informing them about how they can participate. We need to re-think our basic assumptions about journalism by focusing on its role in democracy: informing the people so that they can be active, self-governing citizens.

You might be wondering what I did with that corruption article I mentioned at the beginning...I wrote that the answer isn't to curl up in the fetal position in response to widespread political corruption but to see it as a call to action to become more active citizens. That the only way to combat corruption is with informed citizens who know how to advocate in their own interests. So I invited my readers to a series of free workshops on grassroots organizing that I gave here in Madrid. The response was overwhelming. Here are the 50 people who came to the first workshop--it was a gorgeous sunny Saturday and they spent it learning how to organize.

So, what can you do?

Next time you find yourself yelling at the TV or shaking your head as you read the paper, I want you to write that journalist and ask what you can do about the issue.

If you come across a news story that does offer suggestions on how to take action, thank them! And then respond! Journalism for action both serves and depends on you. There's lots to do, let's get...

Read Post

La campaña por las europeas en Madrid pone en práctica las lecciones de Obama

(1) Comments | Posted March 11, 2014 | 2:00 AM

En otoño de 2012 estuve con Borja Cabezón en una charla en una agrupación del PSM y comentó que en Estados Unidos se puede entrar la política a través del servicio a la comunidad mientras en España es a través del servicio al partido. El joven (33 años) secretario de...

Read Post

Tens of Thousands Protest the Erosion of Abortion Rights in Spain

(0) Comments | Posted February 3, 2014 | 10:09 PM

2014-02-01-2014020113.07.38.jpg

Will I have children? And if so, when? And how many? are questions that not every woman has the luxury of asking herself despite the fact that the modern world provides many tools that allow for such decisions. Choosing the terms on which...

Read Post

¿Importar el Black Friday a España?

(7) Comments | Posted November 29, 2013 | 8:30 AM

No es la primera vez que España trata de importar algo de mi país. Creo que Silicon Valley gana el premio sobre el concepto estadounidense que más se quiere importar. Pero entre los días festivos ya hay varios ejemplos: Halloween, ya se celebra aquí y peor, el día de San...

Read Post

Codorníu contra las secuoyas de California

(6) Comments | Posted November 25, 2013 | 1:17 AM

Los árboles más altos del mundo tienen raíces poco profundas. Las secuoyas costeras (coastal redwoods) no son solitarias como los robles sino que crecen sobre una base de raíces entrelazadas en una red de apoyo mutuo. Solo llegan al cielo con el soporte de su comunidad.

Me parece imposible...

Read Post

La guerra civil en el Partido Republicano y sus consecuencias

(2) Comments | Posted October 18, 2013 | 2:01 AM

El Partido Republicano ha arriesgado y ha perdido mucho estas últimas semanas y al final no ha ganado nada en el acuerdo para reabrir la Administración estadounidense y aumentar el techo de la deuda. Observando su comportamiento desde fuera parece que ha sido una misión suicida, pero la...

Read Post

Igualdad o justicia

(3) Comments | Posted August 31, 2013 | 11:00 AM

Llevo desde el día 2 de agosto de vacaciones en mi país, Estados Unidos, y he tenido en mente el término "trabajadores pobres". Estoy indignada de que exista esta expresión mientras las empresas, los consejeros delegados y Wall Street reciben cada vez más beneficios. Cualquier persona que trabaja debería poder...

Read Post

Equality, Justice and Universal Healthcare

(2) Comments | Posted August 30, 2013 | 5:31 PM

It's always scary to find a lump. I found one about the width and length of my thumb on my abdomen on a Friday morning in late June and booked an appointment with my general practitioner for the following Tuesday. She thought it might be a hernia (which I found...

Read Post

En vez de abrir caminos, el PSOE tiene que expandir el electorado

(5) Comments | Posted July 13, 2013 | 5:00 AM

¿Qué partido político no querría montar una campaña como las de Obama? El deseo es universal pero las claves de éxito de sus dos campañas están muy mal entendidas. Si preguntas a cualquier profesional de campañas españoles, te va a decir que lo más sexy de 2008 fue el uso...

Read Post

Yes we can... ¡espiarte!

(8) Comments | Posted July 3, 2013 | 2:05 AM

Entiendo que entre el encarcelamiento de Bárcenas y los éxitos de la Selección, el caso de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA) y su programa de espionaje no parece muy relevante en España. Pero hay dos temas centrales en este asunto que requieren un debate público, tanto en...

Read Post

La guerra de Obama contra los denunciantes

(6) Comments | Posted May 22, 2013 | 3:02 AM

Obama está rodeado de escándalos y los que van para largo son los que más indignan a los republicanos. Entre ellos, el asunto del IRS (Hacienda en EEUU) les viene muy bien porque el escándalo alimenta la desconfianza en el Gobierno que ya existe entre sus bases.

Read Post

Lobbying para dummies

(13) Comments | Posted March 23, 2013 | 6:16 AM

Mucha gente me ha informado de que no existe el lobbying en España y más de una vez he sorprendido a los asistentes a conferencias al declarar que no todos los lobbies son malos.

De todo lo complicado que tiene la política, los lobbies son tan poco comprendidos como...

Read Post