THE BLOG
11/19/2012 12:10 pm ET | Updated Jan 19, 2013

Palestina

Me resulta muy duro abordar el tema de la Guerra entre Árabes e Israelíes, porque es entre dos pueblos (el árabe palestino y el judío palestino) que hace miles de años buscan su independencia como naciones soberanas.

Pero es importante analizar las oportunidades anteriores, despreciadas por mezquinos intereses de sus dirigentes sin importarles realmente los problemas del pueblo que dicen representar y que manipulan para su beneficio.

Hace más de cinco mil años que Jerusalém y los territorios que la circundan son escenario de asesinatos y masacres en nombre de la religión. Los primeros judíos murieron en Messadha por defender a su Dios, los primeros cristianos murieron devorados por los leones romanos en sus circos o vivieron en catacumbas por trescientos años por defender a su Dios, también los musulmanes sufrieron persecuciones y asesinatos por defender a su Dios.

Entonces mi pregunta es: ¿Como cinco mil años de muerte en nombre de Dios no nos enseñaron que Dios no quiere eso?

En Palestina están los iconos de las religiones más importantes del mundo. El muro de los lamentos, donde el Rey Salomón elevaba sus plegarias a su Dios Yahvé o Jehová; En la Mezquita de Omán esta la piedra desde donde Mahoma se elevo al cielo para encontrarse con su Dios Ala; Y por supuesto en Nazareth y en Jerusalém están los testimonios del transito de Jesús, Hijo de Dios, que vino a redimir a sus seguidores.

Es importante aclarar que la denominación de palestinos se debería dar a cualquier persona de cualquier religión que naciera en Palestina, o sea en el territorio que camino Abraham, Moisés y Jesús... ellos eran palestinos.

Ese mismo territorio que es la cuna de varias religiones, también fue transitado por ejércitos como los Bárbaros, los romanos, los otomanos o el Ingles, ellos no eran palestinos, sino invasores.

Cuando digo que palestino es quien nace en palestina parecería una perogrullada, pero recordemos que hasta 1947 todo ese territorio era una colonia Británica denominada Palestina y existen muchos judíos, cristianos o musulmanes que viven en distintas partes del mundo que tiene en su documentación como lugar de nacimiento la Colonia Británica de Palestina.

¿Qué pasó en 1947?
Se formó un comité de la Naciones Unidas integrado por países neutrales que recomendó el fin del tiempo colonial británico y la partición de Palestina en dos estados: uno árabe y otro judío. Las fronteras de los nuevos Estados fueron dibujadas según las poblaciones predominantes, ambos Estados se mantendrían unidos por cruces territoriales y se complementarían económicamente.

El Estado Palestino Judío o Estado de Israel, como lo denominaron proclamo su independencia inmediatamente, en cambio los dirigentes árabes, violando las disposiciones de las Naciones Unidas, declararon la guerra al nuevo Estado.

Ahí comienza la tragedia del pueblo árabe nacido en palestina. Por culpa de sus dirigentes. Si hubieran actuado con sensatez, en 1947 ya hubieran tenido su Estado propio. Allí perdieron su primera oportunidad, Gaza pasó a ser administrada por Egipto y Cisjordania fue anexada al reino de Jordania. En consecuencia, los territorios que hubieran correspondido al Estado árabe palestino fueron devorados por esos dos países árabes, incluso Jerusalén Este, había quedado en manos jordanas. Pasaron veinte años y hasta 1967 nadie reclamo por un Estado Árabe Palestino, cuando digo nadie me refiero a los egipcios, a los jordanos y a los propios dirigentes Árabes Palestinos.

¿Qué pasó en 1967?
El Presidente de Egipto Gamal Abdel Nasser (muerto en 1970), apoyado por la URSS y secundado por Muammar Abu Minyar Al-Gadhafi, dictador que tomo el poder de Libia en 1969, destituido y asesinado, deciden formar un Mega Estado Árabe, que incluyera desde Arabia Saudita a los países de religión musulmana de África, (como deseaban, nuevamente... Osama Ben Laden, Saddam Hussein, Yasser Arafat y Al-Gadhafi en el 2001), pero para eso necesitaba un objetivo común y decidieron terminar con Israel que seguía siendo un pequeño Estado en medio del océano árabe. Bloquearon el golfo de Akaba y exigieron el retiro de las tropas de paz de Naciones Unidas, a pesar de los ruegos israelíes, y comenzó la Guerra de los Seis Dias, que concluyo en victoria israelí, pero no soluciono el drama del pueblo árabe palestino.

USA y las Naciones Unidas exigieron a Israel la devolución de algunos territorios tomados en esta guerra y volvieron a ofrecer negociaciones de paz que fueron aceptadas por Israel, pero los líderes árabes, que poco le importaban y nada le importan hoy los problemas de los refugiados árabes palestinos, se reunieron en Jartum para analizar la propuesta, la respuesta se dio en tres puntos, los famosos y nefastos Tres Noes: No al reconocimiento, No a las negociaciones y No a la paz con el Israel. Tirando por la borda la segunda posibilidad de formación de un estado árabe palestino independiente. Entre cinco y diez años después, de 1973 a 1978, se gesto la tercera oportunidad del estado árabe palestino.

¿Qué pasó en 1973 y en 1978?
Fue el 6 de octubre de 1973, cuando un nuevo líder egipcio, el Presidente Anuar el-Sadat, decidió vengar las humillaciones e invadió el desierto del Sinaí, tomando a los israelíes por sorpresa por las festividades de Yom Kipur y doblegando a su ejercito. La mediación de Henry Kissinger logra aplacar a los ejércitos y a fines de 1977 Anuar el-Sadat visita Jerusalém y el primer ministro israelí, Menajem Begin, devuelve la visita a El Cairo. El 5 de septiembre de 1978, los dos líderes firman un acuerdo de paz y aparecen, junto al Presidente americano Carter, en una histórica foto en la residencia de campo de los presidentes americanos, Camp David.

Quedan pendientes conflictos, la paz de la región parece estar, esta vez, al alcance de la mano. Pero nadie habla de un estado árabe palestino y Arafat, jefe guerrillero árabe palestino, mueve sus piezas. Comienza bloqueando el proceso de paz y ofrece a las organizaciones del fundamentalismo islámico la ocasión para asumir un papel decisivo en la contienda. Arafat sigue siendo el líder, pero desde ese momento tiene que contar con el extremismo religioso de los grupos que sólo tienen un objetivo: la destrucción de Israel. Y se pierde la tercera oportunidad. Debiendo esperar hasta 1992, quince años, para la cuarta oportunidad.

¿Qué pasó en 1992?
Al terminar la Guerra del Golfo contra Saddam Hussein, el gobierno laborista israelí, encabezado por Isaac Rabin y Simón Péres, acepta entablar negociaciones secretas en Oslo con Arafat y otros dirigentes árabes palestinos. El acuerdo se concluye en septiembre de 1993 y se firma la paz ante el presidente americano Billy Clinton en la Casa Blanca. Se deciden las etapas de un proceso que prevee la formación de un estado árabe palestino y la gradual restitución de los territorios ocupados. Como las reuniones empezaron en Oslo y ante la firma de un tratado de paz duradero, los miembros del jurado de los Premios Novel deciden conceder a los tres protagonistas (Arafat, Péres y Rabin) el Nobel de la Paz.

Pero, una vez más, no tuvieron en cuenta a los extremistas árabes palestinos e israelíes. En 1996 es asesinado Isaac Rabin por un extremista judío y al mismo tiempo la oleada de terrorismo árabe no claudica. La cuarta oportunidad queda en la nada y pasaran siete años entre 1993 y el 2000 para que la quinta oportunidad llegara.

¿Qué pasó en el 2000?
El nuevo primer ministro laborista, Ehud Barak, gana unas aplastantes votaciones en el parlamento israelí, y Billy Clinton aprovecha esto para relanzar las negociaciones. Comienza así una nueva ronda negociadora, llamada Camp David II.

Sólo los historiadores podrán contarnos los entretejidos del fracaso de esta iniciativa de paz. Por ahora, sólo podemos constatar que Arafat perdió una extraordinaria ocasión. El primer ministro israelí, presionado por USA, le ofreció a la Autoridad Nacional Palestina todo lo que pretendía. Arafat replicaba con un monocorde no. Clinton le reprochó, irritado: «Basta de decir no: haga sus propias propuestas».

No las hubo. No las hubo porque hubieran conducido a la paz...

Arafat volvería para continuar la guerra que lo mantenía en la primera página de los diarios de todo el mundo. Su vida de combatiente le otorgaba más laureles que la aburrida administración de un país. Por eso decidió echar por la borda la excelente propuesta, que con la ayuda económica de USA, la Unión Europea y algunos países árabes hubiera sacado al pueblo árabe palestino de la miseria y la humillación.

¿Qué pasará en el 2003?
La propuesta del Cuarteto de Madrid (Estados Unidos, las Naciones Unidas, la Unión Europea y Rusia) con el objetivo de detener los enfrentamientos y crear un Estado Árabe Palestino para 2005 es muy concreta. El gobierno israelí de Ariel Sharon ofreció retirar sus tropas de algunas zonas de la Franja de Gaza y el nuevo gobierno del primer ministro palestino, Mahmoud Abbas (Abu Mazen) se declaro dispuestos a seguir la "Hoja de Ruta" propuesta e imponer una mayor seguridad a fin de evitar nuevos atentados terroristas.

Pero la mano extremista sigue ordenando desde las sombras, las posibilidades de acuerdo volvieron a verse amenazadas por los grupos extremistas Hammas y Jihad Islámica, que rechazaron cualquier posibilidad de suspender sus acciones contra Israel. Por culpa del terrorismo mesiánico islámico los árabes palestinos viven hoy en campos de refugiados y mueren por una lucha que no les es propia.

Todo lo que desea el pueblo árabe palestino y el pueblo judío palestino, es un territorio donde producir sus alimentos diariamente, sistema de salud, una familia, una casa, un comercio y enviar a sus hijos a educarse, es decir ambicionan lo mismo que usted o yo... vivir en paz.

El pueblo judío palestino, acato la orden de Naciones Unidas en 1947 y formo el Estado de Israel, el pueblo árabe palestino (que incluye musulmanes y cristianos), esta imposibilitado de formar su propio estado porque es rehén de los extremistas islámicos, como Hammas y Jihad Islámica, apoyados por países como Irán y Siria.

En Palestina conviven múltiples religiones, su tierra fue pisada por Abraham, Moisés y Jesús, todos nos dijeron "No Mataras" y "Amaras al prójimo como a ti mismo", es hora de empezar... con la ayuda de Dios (que cada uno le ponga el nombre que quiera) y del pueblo (que cada uno le ponga el nombre que quiera).

Tensión Medio Oriente

Hasta la próxima semana.

¿Te pareció interesante este blog?

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí