THE BLOG
09/05/2012 02:44 pm ET | Updated Nov 05, 2012

¿Qué dice mi horóscopo juguetón de hoy?

horoscopo jugueton
Durante mucho tiempo, sobre todo en mi época de adolescente, cada mañana, lo primero que leía en el periódico era el horóscopo. Con gran velocidad digería "mi pronóstico" del día. Para que nadie se diera cuenta de mi "interesante" lectura, escondía el diario entre las sábanas. Pero iba más allá, leía el horóscopo del galán del momento y veía si era compatible conmigo en el amor.

A la hora del desayuno, callaba a mi familia, para escuchar la televisión.
- "Piscis, ya van a decir piscis!", le gritaba a la pantalla.
- "Pececito juguetón: este día navegarás en aguas profundas, muy profundas, así que nada pisicis porque el mundo es tuyo. Soy Misjada Ashunti, los amo".
- "¡Muajajá...lo sabía, el éxito...está conmigo!".

Y así con la fuerza de mi juventud -y el buen tino de mi horóscopo- arrancaba para la preparatoria. Ahí, con mis amigas, en las horas libres nos poníamos a leer el horóscopo de cada una, hacíamos sesiones espiritistas, jugábamos a la ouija -con profesores incluídos-, nos leíamos las manos, las cartas, y nos hacíamos amuletos de la buena suerte para amarrar al ser amado. Me llenaba los brazos y el cuello de pulseras y collares, en mi mochila siempre había un sobrecito de azúcar, para endulzar al envidioso, y una foto de la virgen de Guadalupe, digo, para que me bendijera todo el día.

Hoy recuerdo esos tiempos con nostalgia.
Ayer, una querida amiga me preguntó: ¿qué signo eres?
Y mi memoria se remontó a mis años mozos. ¡Qué tremendo ejercicio mental! Hacía tanto tiempo que no dedicaba un momento para leer lo que me deparaba el destino en un determinado día. Tampoco nadie me preguntaba por mi signo y aunque no niego que de vez en cuando veo el mini horóscopo de 2 letras que todos los días me sale en la red social llamada Facebook, ya no forma parte de mi rutina diaria.

Sin embargo, no pude evitar preguntarme y que ha sido parte de las grandes incógnitas que me han acompañado desde siempre: ¿por qué nos gusta tanto lo desconocido? ¿Porqué ese interés constante de saber lo que nos depara el futuro o si vamos a tener un gran amor o una gran vida?

Recuerdo que cuando trabajaba en una importante cadena de televisión, yo recibía de subscripción una revista de farándula con una tremenda sección de horóscopos. En cuanto llegaba la publicación, el productor ejecutivo, los presentadores, los productores, los editores, los camarógrafos, pedían que les leyera su horóscopo, además sacaban copia a la sección y la pegaban por las paredes de la redacción. ¡Qué cosas!

Un día, me tocó ver al mismísimo presidente de la televisora leyendo con ávidez lo que su horóscopo le decía. -"Yesss" dijo el señor. Y hasta se dio un aplauso.

Por eso, luego de esa charla con mi amiga, llegué corriendo a la computadora a buscar mis características zodiacales, sólo para ver si en estos años, habían cambiado un poco las cosas:

PISCIS: Sutiles, dulces, tolerantes, imprevisibles, románticos, pero quisquillosos e incluso infieles. Creen en la amistad y el amor. Imaginativo y sensible. Es amable y tiene compasión hacia los demás. Es intuitivo y piensa en los demás. No asume la realidad. Es idealista, mantiene secretos y tiene una voluntad algo débil. Se deja llevar por los demás. A piscis le gusta estar solo para soñar. Le gusta el misterio y el ridículo. Le gusta perderse. No le gusta lo obvio. Tampoco les gusta a los Piscis ser criticados o escuchar a personas pedantes o creídos. Se lleva bien con: Tauro, Cáncer, Virgo, Escorpio y Capricornio.

No, pues las cosas no han cambiado en nada. Tal vez, sólo tal vez, retome la rutina de mi juventud. "Pescadito soñador".

GALERÍA RELACIONADA:

Las mejores o peores parejas del zodiaco

TAMBIÉN VE:

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí