THE BLOG
11/07/2012 01:41 am ET | Updated Jan 06, 2013

Lo que significa la victoria de Obama

victoria de obama

¿Por dónde empezar? La reelección de Barack Obama como Presidente de Estados Unidos, al cabo de dos años una campaña electoral brutal y billonaria, tiene una cantidad de aristas, cada una más significativa, histórica, crucial, que la otra.

Fuera del cuartel general - por otra parte sombrío y silencioso - de los republicanos, las imágenes eran de multitudes jubilosas en Chicago en Nueva York y otros centros urbanos. El discurso de concesión de Romney fue amargo: "Ann podría haber sido una fabulosa Primera Dama", dijo el republicano al felicitar a Obama y desearle lo mejor en el futuro.

¿De dónde empezar, entonces? ¿En que el país está dividido?

Paridad enfermiza

Sí, especialmente porque, tal como se ven las cosas ahora, hubo una paridad casi enfermiza, absoluta, entre quienes votaron por Romney o por Obama.

La primera y única vez que el perdedor recibió más votos fue en 2000, cuando la Corte Suprema adjudicó la victoria al luego presidente George W. Bush a pesar de que Al Gore tuvo medio millón de votos más.

SI TIENES ALGO QUE DECIR, HAZ CLICK AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO

Pero ninguno de los dos era en ese momento presidente.

Que Obama no haya logrado obtener la mitad más uno de los votos señala su debilidad y la división dentro del país.

¿Qué más? ¿Que todo ha cambiado para que nada cambie?

Sí, porque Obama fue reelegido por cuatro años más contra todas las dificultades, pero los republicanos mantuvieron su mayoría en la Cámara de Representantes, los demócratas la suya en el Senado Federal y nuevamente los republicanos mantuvieron - y aumentaron a 30 - su mayoría entre los gobernadores de los estados.

Pero entonces, ¿qué viene ahora? Porque no hay tiempo, el país tiene que doblar las banderas de batalla, vendarse las heridas, porque en un mes, se viene encima el así llamado Abismo Fiscal.

Si no hay acuerdo presupuestarios entre el Congreso y la Casa Blanca, automáticamente se generarán recortes gigantescos en programas sociales y en presupuestos militares, lo cual, dicen los analistas, simplemente llevará al país de nuevo a la crisis recesionaria que se pensaba dejada atrás.

¿Encontrarán la vía de la reconciliación? Obama ha demostrado un afán incansable de hacerse querer por los republicanos, dejando en su lugar los recortes impositivos a los ricos impuestos por su antecesor Bush y mantuviendo abierto el campo de prisioneros en Guantánamo, Cuba.

Una derrota imposible

Pero por lo que ahora parece, el Partido Republicano hizo lo imposible: perder una campaña electoral contra un candidato cuya popularidad estaba por debajo del 50 por ciento, con un desempleo de alrededor del 8 por ciento. Y al final del día, el GOP solamente agregó Indiana y North Carolina a la lista que ganó en 2008 John McCain.

No debe sorprendernos, entonces, que se esté hablando insistentemente que esta vez, contrariamente a 2008, de que la crisis se declarará dentro de los republicanos y que muchos de ellos se preguntarán cómo fue que la facción más extremista, la del movimiento Tea Party y la extrema derecha, se adueñó del partido de Abraham Lincoln, John Lindsay, Nelson Rockefeller y otros. O de John McCain antes de cambiar totalmente. O de Richard Nixon, quien hoy sería considerado un liberal. Y cómo fue que con tanto, tanto dinero a su disposición, perdieron otra vez.

El protagonismo latino

Pero si entre los grupos de población hay uno que es protagonista, que simboliza más que otro las limitaciones impuestas por la visión ideológica de la facción gobernante entre los republicanos, ese es el de los votantes latinos.

Fue un día de victoria para la comunidad.

Confirmando las encuestas, Obama recibió un apoyo abrumador de la comunidad: 73 por ciento contra un mísero 24 por ciento. Tal como lo detalla Hirania Luzardo en su análisis del voto hispano, se puede decir con confianza que el apoyo latino a Obama en Nuevo México, Nevada, Colorado y con el voto hispano no cubanoamericano en Florida fue significativo a un nivel nacional.

¿Y el tema migratorio? Mejor aún: según las encuestas de salida, el 65 por ciento de los votantes quiere una vía para la legalización y ciudadanía para los inmigrantes indocumentados. Quizás a partir de ahora, quedará atrás la histeria anti-inmigrante y los llamados a la deportación de millones de hispanos.

La gran historia de la jornada es la demografía. La mayoría de los blancos votaron por los republicanos. La mayoría de las personas mayores de 55 años votaron por los republicanos. Pero ganaron los otros: una coalición de jóvenes, de mujeres, de hispanos y afroamericanos, gays y liberales. La misma coalición que hace cuatro años, pero en condiciones infinitamente más difíciles.

Condiciones infernales

Fueron condiciones más difíciles, porque todo apuntaba a una victoria republicana. Más de mil millones de dólares donados por los billonarios de Estados Unidos. Contrariamente a lo pensado, los republicanos aceptaron la noción de que un mormón jamás sería elegido presidente, Los políticos republicanos, en enero de 2009 se juraron no permitir la reelección del primer presidente afroamericano en la historia del país, obstaculizaron todas y cada una de sus iniciativas legislativas, y se unificaron bajo la bandera de hacer de Obama "a one term president".

Igual perdieron. ¿Qué significa ésto?

Quizás que se plantea un momento de verdad para la comunidad blanca estadounidense, cuya proporción en la población está reduciéndose y será minoritaria en dos décadas. Un momento de la verdad para el partido Republicano, que corre el riesgo - si no cambia - de convertirse en un partido minoritario.

Elecciones en EE.UU. en imágenes
10 temas top del gobierno de Obama