iOS app Android app

Obama fustiga a republicanos tras apertura

stumbleupon: Obama fustiga a republicanos tras apertura   digg: US Works With Sudan Government Suspected Of Aiding Genocide   reddit: Obama fustiga a republicanos tras apertura   del.icio.us: Obama fustiga a republicanos tras apertura

Por DAVID ESPO | October 17, 2013 10:54 PM EST | AP

Compare other versions »

WASHINGTON — WASHINGTON (AP) — En una fulminante crítica, el presidente Barack Obama declaró el jueves que los 16 días de cierre parcial del gobierno fueron un espectáculo provocado por los republicanos que "alentó a nuestros enemigos" en todo el mundo.

En otras partes de Washington, y a lo ancho y largo del país, los empleados federales simplemente corrieron a sus puestos de trabajo. Los parques nacionales reabrieron y la popular cámara para ver a los panda en el Zoológico Nacional volvió a estar en línea.

Pero no hubo tregua en la lucha política.

Recién salidos de la derrota, los grupos del Tea Party y sus aliados renovaron sus esfuerzos de recaudación de fondos con la promesa de futuros asaltos contra la reforma de salud de Obama, y con una amenaza de más elecciones primarias contra funcionarios republicanos que no se alinean con ellos.

El gasto público aún era en el centro del debate. En el interior del Capitolio, los legisladores encargados de forjar un acuerdo para recortar el déficit después del cierre en los próximos 60 días se reunieron en privado. "Creemos que hay terreno común", dijo la senadora demócrata Patty Murray, presidenta de la Comisión de Presupuesto del Senado.

En privado, sin embargo, los funcionarios de ambos partidos dijeron que las perspectivas de un avance importante eran tenues, dadas las diferencias sobre los impuestos y el gasto que han sido a prueba de acuerdos a lo largo de los tres años que van de gobierno dividido, en el que cada cámara del Congreso está bajo el control de un partido diferente.

Unas horas después de que Obama firmó después de la media noche la ley que pone fin al dilatado enfrentamiento político, el vicepresidente Joe Biden recibió con abrazos y bizcochos a los trabajadores que regresaban a sus puestos en la Agencia de Protección Ambiental. "Espero que sea el fin de todo esto", comentó. Pero admitió que "no hay garantía de nada".

Esa fue una referencia a la legislación de último minuto que financiará el gobierno sólo hasta el 15 de enero y dará al Tesoro la capacidad de endeudarse por encima del límite de 16,7 billones de dólares hasta el 7 de febrero o unas pocas semanas más.

En la Casa Blanca, Obama mezcló duras críticas contra los republicanos con un alegato en favor de la cooperación en lo que resta del año y un llamado para que haya menos estridencia en ambos bandos.

"Algunas de las mismas personas que impulsaron el cierre y amenazaron con la cesación de pagos afirmaron que sus acciones eran necesarias para que Estados Unidos vuelva a encarrilarse", dijo en un discurso.

"Pero probablemente nada ha hecho más daño a la credibilidad de Estados Unidos ante el mundo.... Alentó a nuestros enemigos. Envalentonó a nuestros competidores. Y ha deprimido a nuestros amigos que acuden a nosotros en busca de un liderazgo estable", agregó el mandatario.

Obama dijo que la opinión pública estadounidense "está completamente hastiada de Washington" y el Congreso enfrenta un trabajo duro para recuperar la confianza. Era una referencia a las encuestas de opinión que muestran que el país está de mal humor, aunque más inclinado a culpar a los republicanos que al presidente y su partido por el primer cierre parcial del gobierno provocado por razones políticas en 17 años.

Con la esperanza de poner en marcha su paralizada agenda, Obama instó a los legisladores a concentrarse en tres elementos en las próximas semanas: un plan equilibrado para reducir el déficit a largo plazo, la legislación para reformar el sistema de inmigración y la aprobación de un proyecto de ley agrícola.

Haciendo los sondeos a un lado, el partido de Obama emergió unido de la confrontación de tres semanas en el Congreso. Todos los demócratas en el legislativo apoyaron la ley aprobada la noche del miércoles para financiar al gobierno y elevar el límite de endeudamiento.

No se puede decir lo mismo de los republicanos. Dieciocho miembros del Partido Republicano en el Senado y 144 en la Cámara se opusieron a la legislación, mientras que 27 en el Senado y 87 en la Cámara la apoyaron.

En total, el Senado aprobó la legislación por 81 votos a favor y 18 en contra. La Cámara de Representantes la aprobó por 285-144.

___

El periodista de Associated Press Alan Fram contribuyó a este despacho.