iOS app Android app

Ciervos siguen afectados por la Cortina de Hierro

stumbleupon: Ciervos siguen afectados por la Cortina de Hierro   digg: US Works With Sudan Government Suspected Of Aiding Genocide   reddit: Ciervos siguen afectados por la Cortina de Hierro   del.icio.us: Ciervos siguen afectados por la Cortina de Hierro

Por KAREL JANICEK | April 23, 2014 11:20 AM EST | AP


PRAGA (AP) — La Cortina de Hierro estaba electrificada como para aislar el mundo comunista de Occidente.

Era una barrera impenetrable durante la Guerra Fría, y para algunos habitantes de la República Checa lo sigue siendo.

Pero no son seres humanos los que se sienten intimidados, como antaño, sino cuadrúpedos: los ciervos todavía se resisten a cruzar la frontera con Alemania pese a que la barrera física fue derribada hace un cuarto de siglo, según revelan nuevos estudios.

Checoslovaquia, que los comunistas controlaron a partir de 1948, tenía tres barreras electrificadas paralelas, patrulladas por guardias fuertemente armados. Unas 500 personas murieron intentando escapar del comunismo.

Los ciervos también eran víctimas de la barrera. Un estudio de siete años en el parque Nacional Sumava, de la República Checa, indicó que la línea original de la Cortina de Hierro todavía obstaculiza el paso de una especie, el ciervo.

"Fue fascinante comprobar por primera vez que algo así era posible", comentó Pavel Sustr, biólogo que dirigió el proyecto checo. Los científicos que investigan en territorio alemán llegaron a conclusiones similares.

El promedio de vida del ciervo es de 15 años y ninguno de los animales vivientes ha encontrado la barrera electrificada.

"Pero la frontera todavía incide sobre ellos y separa las dos poblaciones", dijo Sustr. Agregó que la investigación indica que los animales se aferran a pautas de conducta tradicionales, regresando cada año a los mismos sitios.

"Los cervatillos siguen a sus madres durante el primer año de su vida y aprenden de ellas adónde ir", precisó.

Las autoridades conservacionistas registraron los movimientos de unos 300 ciervos checos y alemanes con collares equipados con GPS que envían datos a computadoras.

"No creo que sea un resultado sorprendente", afirmó el profesor Ludek Bartos de la Universidad Checa de Ciencias Vitales en Praga, que no participó en el estudio. "Estos animales son realmente conservadores".