Huffpost Politics
The Blog

Featuring fresh takes and real-time analysis from HuffPost's signature lineup of contributors

Jose Manuel Simian Headshot

Social Security as a Mexican Soap Opera

Posted: Updated:
Print Article

(This post is entirely in Spanish. Here is a summary in English: In the 2008 annual report on Social Security, its trustees expressly acknowledge that our retirement system relies on illegal immigrants coming to the country, working hard, and having many hardworking kids at an early age. Meanwhile, the government is waiving several environmental laws to finish a portion of its border wall, which will only keep some endangered species out. (Arguably, because they can't pay taxes). This, too me, sounds a lot like a Mexican soap opera: The rich guy secretly loves the maid, but despises her in public and pays her a miserable wage. Welcome to Social Security as we know it. )

El Seguro Social como una telenovela mexicana

Apareció ayer en la página editorial del New York Times. El reporte anual de la Administración del Seguro Social de Estados Unidos divulgado esta semana incluye proyecciones más auspiciosas para este componente esencial del (todavía llamado) Sueño Americano. No olvidemos que, antes de que la opinión pública estuviera preocupada de si Barack Obama puede jugar al bowling, la posible bancarrota del Seguro Social y el plan de Bush para privatizarlo eran tan importantes como la guerra en Iraq y contribuyeron a que los republicanos perdieran el control del Congreso.

La sorpresa en el informe sobre los destinos de esos dineros que salen de cada uno de nuestros sueldos para ir a un lugar imaginario es que podríamos recuperarlos al momento de nuestras jubilaciones gracias a - contener la respiración, Nación WASP - los inmigrantes "no legales" ("other than legal"). Así es. Con sus mojadas espaldas, los indocumentados reducirían a largo plazo el déficit del Seguro Social en un 15%.

El fenómeno se produce porque los inmigrantes ilegales pagan impuestos durante su vida laboral en Estados Unidos, pero no califican para acogerse a los beneficios del Seguro. Además, se calcula que estos delincuentes en potencia tendrán hijos a edades cada vez más jóvenes, inyectándole al sistema más trabajadores contribuyentes que nuevos beneficiarios.

¿Alguien ve un problema de justicia social aquí?

¿Quién fue el gracioso que gritó The Matrix desde el fondo de la sala de clases?

Para quienes tengan estómago (de lo contrario, saltar al final), la sección relevante del informe dice:

Los cambios [metodológicos y de cálculo en este informe] se traducen en un incremento a largo plazo de la base de contribuyentes al Seguro Social del 0,32 por ciento. El más importante de estos cambios es una revisión significativa de los métodos usados para proyectar la población de los "otros inmigrantes" (residentes legales no permanentes). En informes anteriores, la población de estos otros inmigrantes fue proyectada usando cifras anuales asumidas en base a los otros inmigrantes netos con una distribución estática edad-sexo. Para el informe de este año, los números anuales de otros inmigrantes netos han sido proyectadas modelando explícitamente a estos otros inmigrantes y otros emigrantes por separado. Bajo este enfoque, se asume que un gran número de estos otros inmigrantes ingresan al sistema de Seguro Social a edades de trabajo relativamente tempranas, asumiéndose que el número total anual de otros inmigrantes que ingresan es de cerca de un millón y medio. Se asume que la mayoría de estos inmigrantes: (1) abandonan el Seguro Social (e.g., salen de él sin haber obtenido residencia legal o los créditos de trabajo necesarios para calificar a los beneficios de jubilación); o (2) obtienen residencia legal permanente tras varios años de haber estado en el grupo de otros inmigrantes. Así, el informe de este año contiene una proyección de población de otros inmigrantes en edad de trabajo mucho mayor, y el que un grupo menor de ellos permanecerá en el sistema a edades avanzadas. Este cambio, junto con los nacimientos adicionales causados por la mayor población de otros inmigrantes que llega a más temprana edad, se traduce en un incremento sustancial en el número de individuos en edad de trabajar que contribuyen con impuestos de planilla, acompañado de un incremento relativamente menor en el número de individuos en edad de jubilarse que reciben beneficios en la segunda mitad del período de largo plazo. Esta revisión significa un incremento de 0,30 por ciento a largo plazo en la base de trabajadores que contribuyen al sistema.

Simple, ¿no? Para los que (incomprensiblemente) sigan en nuestra audiencia, la trama de la telenovela va más o menos así: que vengan los latinos, que van a trabajar durísimo por poco dinero durante toda su vida y les vamos a cobrar impuestos sin darles beneficios; que tengan muchos hijos, como a ellos les gusta, a los que tendrán que alimentar con sus salarios de indocumentados; que estos hijos financien con su trabajo nuestras jubilaciones hasta que estemos durmiendo con los gusanos.

Y mientras los baby boomers brindan aliviados por estas noticias con una Corona Light, el gobierno está en lo suyo. Ayer Michael Chertoff, Secretario de Seguridad Interna, usó los especiales privilegios que le entregó el Congreso en 2005 para suspender los mandatos de la Ley de Especies en Peligro, la Ley de Agua Limpia y otras normas ambientales, y permitir al gobierno concluir la construcción de unas 700 millas de la valla fronteriza con México de aquí a fin de año sin tener que preocuparse de sus impactos ambientales. Según el New York Times, esto se traducirá en un desastre ambiental para el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Valle del Bajo Río Grande que quedará partido en dos.

Y yo desafío a alguien a apostarme dinero diciendo que el famoso "muro" de Chertoff va a reducir la inmigración ilegal.

Y así sigue la telenovela: el patrón ama secretamente a la empleada, pero la desprecia en público y le paga un salario miserable.

Y los que se quedan al otro lado de la frontera son unos ocelotes y yaguarundis.

Será porque ni de mojados pagan impuestos.