THE BLOG
01/30/2013 04:08 pm ET | Updated Apr 01, 2013

El dolor, una moda del pasado

dolor

Los seres humanos soñamos con el día en que dejemos de sufrir. Pero no nos hemos dado cuenta que, aún, el sufrir no está determinado por nadie más que nosotros. Es decir, estamos esperando que pase la tormenta que nosotros mismos seguimos creando.

Sufrimos por miles de razones, pero todas llevan algo en común: la idea que las cosas deberían ser como nosotros pensamos, queremos o esperamos. Y... que no son así.

No queremos que los seres queridos mueran, queremos que los empleos sean eternos, que las personas sean como nosotros esperamos que sean y de nosotros, ser las versiones ideales de lo que realmente somos.

Así, el dolor se vuelve tan intenso como débil es la aceptación que tenemos de las cosas como son. Si, la aceptación puede ser la cura de dolor humano.

Aceptar al otro como es, las cosas como ocurren y los destinos como se presentan.

Y... no. Aceptar no implica quedarse con los brazos cruzados. Pero nada bueno, ni nuevo, ni favorable puede nacer del dolor. Por lo tanto, todo intento de salirnos del dolor, sin aceptar, es imposible. Excepto que nos engañemos con alguna anestesia de las muchas que también hemos creado para mantenernos con los ojos cerrados.

Somos parte del final del dolor de mundo. Así de importante es nuestra función. Porque cuando dejamos de sostenerlo, se sentirá tan bien que se contagiará y se expandirá.

Como podamos, como nos salga, un poquito cada día, pongamos de moda la aceptación. Porque el dolor, a esta altura de la evolución, ya está pasando de moda.

TAMBIÉN VE:

Astrología kármica

ADEMÁS: