THE BLOG
11/06/2012 01:03 pm ET | Updated Jan 06, 2013

La extorsión de Lance Armstrong a Barack Obama

lance armstrong

Una llamada telefónica interrumpió el viaje del demócrata John Kerry. Miró la pantalla de su teléfono mientras se dirigía a un evento de ciclismo en Pennsilvanya. Decidió contestar. Se trataba de un amigo personal. Lance Armstrong al otro lado con una invitación para que Barack Obama acudiera al Congreso de la Fundación Livestrong el 25 de julio de 2008. También estaría John McCain, candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos.

John Kerry trabajaba para la campaña de Obama. Escuchó fechas repasando su agenda mentalmente. Imposible, el candidato estaría en Alemania el 24 de julio para hablar ante doscientas cincuenta mil personas en el Tiergarten Park de Berlín. La invitación germana había sido hecha mucho tiempo atrás. Armstrong presionó el pedal de la insistencia para que su amigo consiguiera que la agenda se moviera a su favor. Kerry no le prometió nada.

Lance Armstrong se cansó de esperar. Con 7 títulos del Tour de Francia aún en sus vitrinas y con la historia curricular de haber vencido el cáncer de próstata, sentía que el poder era suyo y de nadie más, ni siquiera de uno de los dos hombres que pujaban por la presidencia del país más poderoso del mundo. Abrió su bandeja de correo electrónico y dirigió un mail a John Kerry. No hubo formalismos ni atisbos de amistad. "Estoy decepcionado. Si el cáncer no es una preocupación para el Partido Demócrata, iremos a la base de datos de Livestrong, que tiene millones de personas, y les daremos a conocer su postura", apareció en la Blackberry de un furioso John Kerry de acuerdo a las investigaciones de la reconocida periodista estadounidense Selena Roberts.

La agenda no se movió. Obama mantuvo firme su intención de llevar su voz a Alemania y se convirtió en presidente de Estados Unidos. Armstrong no olvidó. Cuando tuvo oportunidad apoyó a McCain con una filosofía de vida que desnuda su manera de pensar y que analizada a fondo luce como anillo al dedo o como un bumerán que rebana la cabeza. "Mitt Romney hace lo que sea por ganar y yo admiro eso. Si hay algún momento en el que Estados Unidos precisa ganar es éste y Mitt Romney es el hombre para hacerlo", lanzó el héroe derrumbado por las evidencias de dopaje.

Brent Cohrs, ciclista y escritor, declaró que "Armstrong fue un gran campeón que apostó a ganar como fuere. También Romney construyó el éxito sin importar si dejaba gente en la calle o liquidaba a la competencia. Como empresario nunca inventó nada. No fue Steve Jobs o Bill Gates. Fue Gordon Gekko, de Wall Street".

Romney le volteó la espalda. El candidato republicano aplicó a rajatabla la filosofía de ganar como sea y dejó de respaldar a Lance Armstrong. En el Monday Night previo a las elecciones presidenciales, desterró cualquier apoyo brindado por el ciclista y prometió perseguir a quienes acudan a la trampa para alcanzar la victoria.

"Hemos visto como los grandes en el mundo han bajado de su pedestal debido a que han utilizado las drogas para mejorar su rendimiento. Tenemos que continuar esta batalla; nos tenemos que asegurar que nuestra tecnología pueda ayudar a detectar a las personas que están intentando engañar a la ley". El mensaje fue claro: Armstrong dejó de servir como aliado del hombre al que ve como solución a los problemas de Estados Unidos. No es más un medio para habitar la Casa Blanca.

VOTO LATINO:

Voto latino

BARACK OBAMA:

10 temas top del gobierno de Obama

MITT ROMNEY:

Mitt Romney

¿YA VOTASTE?

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí


Mauricio Cabrera es articulista de La Ciudad Deportiva.