THE BLOG
10/09/2012 02:00 pm ET | Updated Dec 09, 2012

"El mundo no está preparado para que los gays tengan hijos"

familia gay

El otro día en una reunión con amigos (la mayoría heterosexuales excepto mi novio y yo) salió el tema del "Matrimonio gay" y siendo un grupo algo heterogéneo, se pronunciaron a favor del mismo: "todos debemos tener los mismos derechos", dijo una amiga,"¡que sufran igual que nosotros!" comentó con sarcasmo otro que lleva un par de años de casado.

Yo comenté que personalmente no tengo aspiraciones de casarme al menos que sea necesario por obtener algún beneficio legal en pareja, pero que sí quería tener hijos y si decido adoptar con mi novio, el matrimonio era un paso necesario. Tan pronto dije "quiero tener hijos" que una amiga respondió algo erizada: "yo no estoy de acuerdo con que los gays tengan hijos". ¡PUM! Me cayó como balde de agua fría y levantó en los demás reacciones en su mayoría desfavorables a su desplante, incluyéndome.

"¿Cómo va a crecer un niño con dos papás?", "¿Qué van a decir de él en la escuela?", "Va a crecer traumado si se siente diferente a los demás", "No no, el mundo no está preparado todavía", "menos en México que es súper machista!!" "¡¡POBRE NIÑO!!"... Bueno, nos dejó frozen. Para no pasar a más, decidí no debatir y cambiar de tema.

Llegando a mi casa (todavía enojado) le di vueltas a lo que había pasado. Estaba encabronado, pero más que enojado me sentía frustrado. ¡Una de mis mejores amigas se oponía a mi felicidad! (Jaja, amo el drama). Muy en el fondo tenía un punto, creo: "que el niño no sufra". Pero precisamente esos comentarios son los que hieren. Precisamente serían sus hijos los que rechazarían al hijo de dos papás o dos mamás. Precisamente su forma de pensar es la que detiene el cambio social. Y precisamente como ella es como piensa una gran mayoría de la gente en México y Latinoamérica, incluso muchos gays.

Entiendo que la mayoría de la gente no esté acostumbrada todavía diariamente a ver a dos esposos paseando en el parque con un niño en brazos y otro en carriola. Entiendo que los niños son crueles con los que son "diferentes". Entiendo su preocupación por el desenvolvimiento social de mi -aún no nato- hijo. Pero aún no le compro ni sus razones ni sus preocupaciones.

Por supuesto que algún día quiero tener uno, dos o tres hijos. Y sí, qué miedo me da imaginarme a mi hijo juzgado, inseguro y bulleado. Pero cuando llegue ese día, ¿qué? ¿A quién tengo que pedirle permiso? ¿Cuándo es que la sociedad estará al fin "preparada"? ¿Cuándo empezará el cambio? Creo que empieza por uno. Cuando llegue el día, prometo no tener miedo.

También en HuffPost Voces:

Familias LGBT

¿Te pareció interesante este blog?

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí