THE BLOG
11/16/2012 10:41 am ET | Updated Jan 16, 2013

Muros y puentes: A partir de ahora

dream act

Ahora, a partir de ahora, todo pinta para que los legisladores restablezcan el sistema de leyes migratorias y en el ínterin, por supuesto, tengan lugar debate y reforma migratoria integral.
La desastrosa --para los republicanos-- elección del pasado 6 de noviembre de la que se retiraron (con Mitt Romney por delante) con la capa caída, no dejó espacio para dudas, el mandato popular lo encabezan las minorías, principalmente los negros, las mujeres, los jóvenes (si caben en la clasificación) y claro, los latinos.

Les quedó más que claro que su machacón mensaje xenofóbico contra los indocumentados (sobre todos los latinos), entre otros asuntos que apunto más abajo, los dejó sin nuestro voto. La participación de los latinos en el contexto de ese "encabezamiento de minorías" es de lo más relevante. Ya lo han indicado los líderes de todas las asociaciones hispanas tanto como muchos colegas una vez conocidos los resultados electorales, sus porcentajes y el color de los votos. La noticia corre como pólvora y no es para menos. Ahora, a partir de ahora, para la clase política el electorado latino (la mayoría mexicanos) ha adquirido un nuevo matiz ya bien reconocido por los dos bandos. El hecho ha sido ventilado por y en toda la esfera política nacional, en todos sus niveles, y desde todos los foros, desde editoriales periodísticos hasta programas especializados en radio y TV: El margen de la victoria de Obama en el voto popular --así como en los estados clave para el Colegio Electoral (Florida, Ohio, Virginia, Colorado y Nevada)-- le llegó, en buena medida, del voto latino.

Ahora, a partir de ahora, los republicanos del ala más conservadora tendrán que repensar si siguen en el tren del Tea Party, pues es evidente que su radicalidad les espantó los votos clave. Ha sido bien señalado que sus posturas machistas y/o ultraconservadoras a la hora de hablar del aborto y los matrimonios del mismo sexo los dejó sin los votos femenino y homosexual; y en términos más amplios sus ninguneos a la amenaza que se cierne de no cuidar el medioambiente, su defensa de la riqueza de los súper millonarios, sus negras intenciones de liquidar la valiosa (para los pobres y la clase media) reforma de salud que logró Obama, les quitó el voto de los grupos ya señalados y en conjunto de gran parte de esa clase media, de los jóvenes y demás minorías, principalmente la de los negros.

Así pues, la manera en que culminó el proceso electoral (con el tweet jubiloso del primer mandatario: "¡Cuatro años más!"), acaso se perfiló en las convenciones en que se ratificaron los candidatos de ambos partidos, usted recordará las panorámicas de sus asistentes, en la demócrata la diversidad campeaba, en la republicana la población blanca es la que imperaba... con esto quiero indicar la forma en que este país está cambiando, un cambio por lo demás absolutamente natural toda vez que debe reconocerse como país de inmigrantes, pero más acá de la retórica. La diversidad es la realidad ya no encasillada en la indiferencia, el disimulo, la demagogia y/o el menosprecio. Ahora, a partir de ahora democráticamente (y en los hechos concretos, cotidianos) habrá de respetarse.

Para muestra la Cámara de Representantes: entre los demócratas las mujeres son mayoría (61) y hay una representación verdaderamente diversa, le siguen los congresistas blancos (48), negros (43), latinos (27), asiáticos (10), gays (5) y una bisexual. Como ve las mujeres y sumadas las minorías tienen la mayoría de escaños en tanto que entre los republicanos, que por esta vez siguen siendo mayoría (por 39 sillas), --cuando esto escribo mantienen 234 contra 195 y 6 escaños sin definirse-- alrededor del 90 por ciento son blancos y hombres... así las cosas tal vez el 6 de noviembre de 2012 sea marcado como el principio del cambio: la apertura de quienes hasta ahora se han empecinado en cerrarse, aún a riesgo de quedarse en el pasado y siendo cada vez menos.
Por todo ello ahora, a partir de ahora en que el impacto electoral latino no deja lugar a dudas para nadie, comienza un debate (acaso un litigio en el sentido de pleito o disputa) dentro del Partido Republicano para situarse de nuevo cerca del electorado hispano y para ello, qué les queda sino desembarazarse de sus ideas antiinmigrantes... pero... ¿usted, cómo la ve? A mí me parece que está difícil, pero ya se sabe, en política todo es factible, lo que sí imagino desde ahora es el arrepentimiento de los moderados que permitieron que su institución política se cargara tanto a la derecha en estos tiempos en que el país se pone de pie en el centro... y así les fue.

Así es como veo que llega la reforma migratoria, con el voto de los republicanos necesarios (unos cuantos o unos muchos: los suficientes) en tanto que los demás digieren la derrota y aceptan reorganizarse. Más les vale.

GRAFITI.- Nada qué ver y sin desearlo ni imaginarlo pero de alguna manera Romney compara a Obama con Enrique Peña Nieto, el político mexicano (hoy presidente "electo" al que le evidenciaron la compra perversa de votos al regalar entre los pobres vales de despensa, y entre políticos tarjetas bancarias, entre otras perlas electorales al mejor estilo priista), cuando señala que Obama dio "regalos" a las minorías y a los jóvenes para obtener sus votos, con lo que da muestras de mal perdedor y de no querer ver sus tantos errores tan señalados en todas partes (y repasados aquí arriba), empezando con su personal desprecio hacia el 47 por ciento del electorado.

Caras de la inmigración sin papeles

¿Te pareció interesante este blog?

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí