THE BLOG
11/07/2012 01:25 am ET | Updated Jan 06, 2013

Muros y puentes: ¡Cuatro años más!

votantes barack obama

El dramático cierre de campañas dejó ver la intensidad de la jornada electoral este día 6 de noviembre en la que atestiguamos la culminación de unos comicios fuera de serie, con una participación de polarizados votantes sin antecedentes cercanos en la historia de este país.

Tanto en las votaciones adelantadas como durante la jornada de este martes el electorado dio muestras de gran interés y con su voto determinó los derroteros del cuatrienio que se viene.

Llegaron a ese cierre peleando cada voto en los estados volubles, cuyos habitantes mantuvieron la incógnita durante toda la jornada.

Estuvimos atentos a los cambiantes estados de Colorado y Nevada y... ¡Iowa!; nuestra atención fluctuaba hacia Carolina del Norte, hacia New Hampshire; lo mismo que volteábamos a ¡Wisconsin! y a Florida y a Virginia... ¡y a Ohio! donde sus votantes mantuvieron hasta el final la última decisión, esta: ¡Obama: Cuatro años más!

Una elección en verdad trascendente. Vimos cómo un electorado dividido como nunca se volcó a las urnas en un duelo que nos reitera lo enfatizado una y otra vez durante los meses recientes: dos modelos de nación chocaron, dos visiones por demás distintas, en lo personal no pensé que Barack Obama enfrentaría a un tipo como Mitt Romney de manera tan cerrada. Cuando el republicano salió avante de las primarias de su partido creí que era para saltar y celebrar, por la obvia diferencia de talentos políticos pero a medida que avanzaban las campañas y se cerraban distancias --por lo que usted quiera, o por los millones invertidos, o por los cuatro años de un presidente a contracorriente dada la mayoría opositora en el Congreso, pero sobre todo porque constatamos que es legión el estadounidense que encaja en el ámbito republicano-- acepté que podía pasar cualquier cosa pese a mi conciencia, insisto, de que Obama es insuperable como primer mandatario por Romney (aunque éste hubiese ganado).

Con todo luego de ocho años con George W. Bush el electorado republicano dejó claro que puede llevar a la Casa Blanca a... su candidato. Tal vez la diferencia en esta ocasión haya sido el voto latino (ya lo dirán las cifras y datos duros). En fin la realidad es apabullante y está visto que propone una especie de justicia poética para el país y su economía en general pero sobre todo para la comunidad latina, tan agredida por Romney y sus compañeros de cuyas intenciones nos libramos. Ganó, por fortuna, Obama sin lugar a dudas. Bien por el voto femenino, bien por el voto juvenil y el de las minorías en general.

Ahora, sin embargo, lo cierto es que como hace cuatro años el país sigue dividido y al final de la jornada esa ineludible verdad es la que resalta, la mitad opuesta es el desafío, lo mismo entre sus bases y simpatizantes comunes que entre sus legisladores.

Se vienen cuatro años para saber la clase de madera de la que está hecho este país. Obama prosigue con su tarea, con el mandato de la gente y expectativas renovadas pero son los legisladores opositores los que desde ya tienen la palabra, o siguen empecinados en sostener sus muros, el del "no" a toda propuesta obaniana y a toda reforma (la de migración en primer lugar), el de sus espaldas ante este político que seguirá de inquilino de la Casa Blanca aunque a tantos de ellos les pese, el que representa el Tea Party y todas sus iniciativas radicales desde la extrema derecha y seguir otros cuatro años, sumándoselos a través de su obcecación para posponer la posibilidad de que el país se levante... o bien deciden ser patriotas, cruzar los puentes y apoyar a su presidente, el de todos, para sacar al país adelante, tal como este nuevo mandato popular se los demanda.

Elecciones en EE.UU. en imágenes
El triunfo de Obama en Twitter

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí