THE BLOG
04/29/2013 01:16 pm ET | Updated Jun 29, 2013

La reforma migratoria: paso a paso

AP

Como miembro del grupo bipartidista de los ocho en el Senado, me gustaría reflexionar sobre la introducción del proyecto de ley para reformar nuestro sistema migratorio. Hay un proverbio chino que dice: "un viaje de 1000 millas comienza con un solo paso." El hecho de que pudimos llegar a un acuerdo sobre la reforma migratoria fue ese "paso" - un logro extraordinario, del cual estoy orgulloso de haber podido ayudar a alcanzar.

Esta propuesta arregla nuestro sistema migratorio, asegura nuestras fronteras, ayuda a la economía estadounidense, y preserva nuestra tradición como un país compuesto por inmigrantes.

Este proyecto de ley provee un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que viven en los Estados Unidos. El camino, que tomará 13 años, establece una serie de requisitos de sentido común que son duros pero justos, incluyendo verificaciones de antecedentes, multas y sanciones, el pago de impuestos, y el aprendizaje de un nivel de inglés básico. No será fácil, pero las reglas serán claras. Esta propuesta no le regala nada a nadie; esta propuesta establece un camino para obtener derechos y responsabilidades merecidas a través de esfuerzos y trabajo duro.

Las familias se reunificarán por medio de una clausula de la propuesta que permite la reunificación inmediata de los residentes permanentes con sus cónyuges e hijos menores de edad.

Las personas con solicitudes de residencia permanente pendientes recibirán prioridad y preferencia sobre los 11 millones de indocumentados que ya se encuentran en nuestro país. Y la legislación fortalece aún más la seguridad fronteriza con un plan de 5 años para conseguir un nivel de eficacia de 90 por ciento y vigilancia permanente.

Pero quizás una de las mayores victorias de esta legislación es que proporciona una de las grandes promesas de los Estados Unidos: la promesa de mejores oportunidades, la cual inspiró a mis padres a que vinieran a los Estados Unidos de Cuba. Este proyecto de ley le ofrece mejores oportunidades a aquellos indocumentados que han estado aquí, contribuyendo a la economía de los Estados Unidos, viviendo en constante temor de la deportación y la explotación. Aunque sus vidas comenzaron afuera de los Estados Unidos, esta propuesta le brinda mejores oportunidades a los DREAMers - los jóvenes que fueron traídos a este país por sus padres, quienes a través de toda su vida sólo han jurado lealtad a la bandera de los Estados Unidos, y el único himno que conocen es el himno nacional de este país.
Nuestra legislación nos da la esperanza de que no volveremos a ver casos como el de Vidal Tapia, quien después de graduarse con honores en el 2011 de la Escuela Internacional de Paterson, se enfrentó a una expulsión por 10 años de los Estados Unidos por ser uno de los miles de DREAMers en nuestro país. Esta propuesta también reconoce el patriotismo de personas como el cabo José Gutiérrez, quien sacrificó su vida por esta nación al ser el primer fallecido estadounidense en la guerra de Irak - un soldado que murió soñando con ser un ciudadano americano.

Sería negligente de mi parte no reconocer el admirable esfuerzo bipartidista que forjó este proyecto de ley, que pudo unir a aliados poco probables - entre ellos el senador Charles Schumer de Nueva York y el senador John McCain de Arizona - para así encontrar soluciones permanentes a los complicados problemas de nuestro sistema migratorio. Las negociaciones no fueron fáciles, pero siempre se mantuvo la buena fe. Al final, el "Grupo de los 8" logró su objetivo.

Espero que todos mis colegas en el Congreso siguán los pasos del "Grupo de los 8" y nos ayuden a arreglar nuestro sistema migratorio roto al aprobar una reforma migratoria integral este mismo año.

Robert Menéndez, senador demócrata de Nueva Jersey, miembro del "Grupo de los 8", y Presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Reforma Migratoria