THE BLOG
01/24/2013 02:56 pm ET | Updated Mar 26, 2013

Recordando a Ramón Calderón con el discurso de Florentino Pérez

ramon calderon

Cuando miré atrás habían pasado cuatro años. Eran otros tiempos. Mandaba Ramón Calderón, un presidente que tiempo después saldría porque sus trampas serían reveladas. Manuel Pelligrini había logrado en su segunda temporada hacer que el Real Madrid jugara con la seda en el calzado y con la dinámica de un equipo valiente y ofensivo. Había llegado Pepe y Cristiano Ronaldo tenía un principio de acuerdo con la entidad merengue, acuerdo que tiempo después ejecutaría Florentino para adjudicarse el fichaje del portugués.

En aquellos tiempos, allá por enero de 2009, mientras las castañas cubrían el Parque del Retiro y el frío viento corría de arriba abajo en las mañanas por la calle de Preciados con toda su extranjería, Ramón Calderón tenía síntomas de paranoia, delirios de persecución que tiempo después se harían realidad, sospechas de posibles autores materiales con fines de poder. En esas páginas, y sospechas, aparecía el nombre de Florentino Pérez, del que se decía que estaba detrás de la guerra mediática contra Calderón por su afán de regresar al sillón presidencial.

Si uno preguntaba si Florentino Pérez estaba dispuesto a presentarse a las elecciones le respondían que no sabían nada. Hermetismo. Silencio de puertas hacia fuera, pero dentro, en los despachos, ya se tejía como anciana en la mecedora. Detalle a detalle. Primero nacía una plataforma pro florentino con sus hombres de confianza al frente, pero a la hora de preguntar si estaban con Florentino lo negaban absolutamente. Se trataba de una estrategia para evitar desgastar la imagen de un candidato que estaba provocando una crisis en el Madrid para desestabilizarlo y ganar en verano la presidencia por mayoría absoluta, hecho que sucedió.

A su vez, mientras Florentino manejaba los cabos que aún le quedaban sueltos en su despacho, Ramón Calderón sufría una crisis emocional. Estaba desgastado, prácticamente hundido como el capitan Schettino, Marca le atizaba con fuerza, le destapada sus mentiras, sus amaños en las juntas de socios compromisarios, la compra de votos, la infiltración de su gente en la asamblea, que finalmente fue la que le obligó a dimitir del cargo. Detrás de esa persecución de Marca posiblemente estuviera Florentino, quién sabe.

Ramón Calderón pasó por lo que ahora está pasando Florentino, o al menos esa es la sensación que palpó en su inédito discurso de este miércoles. El presidente del Madrid había impuesto una política en la que él sólo se comprometía a hablar en actos oficiales, cena de navidad, entrega de insignias, etcétera; pero no para desmentir informaciones, ni para hablar del día a día y de la actualidad del club, hasta que esa política se rompió hoy.

Florentino salió para desmentir la información de Marca que asegura que en la comida con los capitanes el martes pasado, en donde estuvieron Iker y Sergio Ramos con José Ángel Sánchez como testigo, los líderes del vestidor merengue le informaron al presidente que en junio o se iba Mourinho o se iban ellos.
Por extraño que parezca, Florentino aseguró que el motivo de la comida era hablar de las primas y que sólo se habló de ello, por lo que en ningún momento se tocaron temas como el de Mourinho, ni el de la suplencia de Casillas, ni de la relación de la plantilla con el entrenador, ni del jugador que filtra la información a El País, ni de la inestabilidad del club, ni de las decisiones tácticas de Mourinho que van en detrimento de Casillas, ni de nada de eso. Sólo de las primas del Madrid.

Después de ir tiempo atrás y regresar al presente, me dio la sensación de que Florentino Pérez con ese discurso había adoptado el papel de Ramón Calderón al asegurar que la falsedad de las informaciones que publica la prensa están justificadas con un afán de desestabilizar al club, quemar al entrenador y evitar la reelección de su presidente.

Quizás el loco es un servidor, pero me da la sensación de que hay muchas similitudes en los discursos que en su momento ofreció Ramón Calderón y en los que pronuncia actualmente Florentino Pérez. Se acercan las elecciones, hace una semana el Madrid ardía, hoy Marca revela una información (falsa o no) que no sólo pone a cuatro candidatos posibles de filtración, entre ellos presidente, director general, y dos capitanes, sino que le da argumentos a Mourinho para tirar la toalla, a tal grado, que Florentino tuvo que salir, romper su política, y desmentir la información con cara seria al igual que la de sus demás directivos ahí presentes. ¿No será que se acercan elecciones?

Lee a Santiago Cordera en La Ciudad Deportiva.com laciudaddeportiva

ADEMÁS

Fotos de la Liga Española