THE BLOG
11/13/2012 01:56 pm ET | Updated Jan 13, 2013

Andrés Manuel López Obrador, un pelotero derecho con ideas de izquierda

amlo

Andrés Manuel López Obrador nació en Tepetitán, municipio de Macuspana, Tabasco, el 13 de noviembre de 1953. Creció en tierra de béisbol, donde los llanos tienen dibujado un diamante y entre los niños la gran pasión es la de la pelota caliente. Desde muy chico, López Obrador encontró en el béisbol a su primera gran pasión en la vida. Contrario a sus ideas políticas, el ex candidato a la Presidencia de México batea con la mano derecha, y no con la izquierda, como sus simpatizantes esperarían.

Entre los sueños de Andrés Manuel cuando era niño no se encontraba el de ser el Presidente de México, pero sí, el de convertirse en beisbolista profesional. "Todavía recuerdo su pasión por el beis. Tenía buena garra para jugar lo mismo de tercera base, jardinero o bateador. Pero en la tercera base era excelente", contó Pepín López Obrador, uno de sus seis hermanos en una entrevista para el Excelsior.

Su habilidad y gran talento como beisbolista lo hicieron destacar entre los 12 y 13 años, cuando era una de las figuras en un equipo de Tepetitán en el que había jóvenes de 18 a 20 años. La diferencia de edad no era un problema para que el adolescente López Obrador figurara entre los más grandes.
A pesar del gran talento que demostraba en el diamante, para sus padres, el béisbol no era una prioridad. Los estudios de secundaria y una gran fe cristiana lo hicieron enfocarse en una vida más alejada del deporte. Andrés Manuel empezó a crecer como persona y se forjó como un político destacado en su estado natal. El deporte había quedado atrás en su vida, más nunca lo olvidó por completo.

En el tiempo que fue Jefe de Gobierno del Distrito Federal, propulsó la práctica del béisbol entre los niños y jóvenes de la capital. Pidió en más de una ocasión que las autoridades deportivas voltearan a ver el desarrollo de los peloteros y hasta llegó a lanzar la bola inicial en las temporadas de la Liga Mexicana de Béisbol en el Foro Sol.

Ya como candidato presidencial, encontró en el béisbol una forma de darle fuerza a su candidatura. Fue común verlo en sus dos etapas como aspirante jugando el deporte de la pelota caliente ante diferentes contrincantes, para después salir a dar un mensaje político.

López Obrador dedica una o dos horas a la semana a practicar este deporte y juega en la liga de veteranos mayores de 50 años, con un equipo llamado "Amigos", donde funge como primera base. Llevo cuatro años bateando arriba de 300, no es para presumir... y así también estamos bateando en lo que dices, en respuesta a la pregunta de si también lo hacía en la política, dijo en entrevista para La Jornada después de un partido en plena campaña electoral.

Los expeloteros Jesús "Chito" Ríos, aspirante a una diputación por Oaxaca, y Daniel "El Travieso" Fernández, ex jugador de los Diablos Rojos, fueron parte importante en su campaña en búsqueda de la presidencia. Otro de sus amigos es Alfredo "Zurdo" Ortíz, quien además de apoyarlo en la política, ha sido su entrenador personal los últimos 12 años.

El amor y la pasión de López Obrador para el béisbol ha traspasado generaciones. Su hijo Gonzalo de su primer matrimonio también adquirió el gusto por el deporte y lo practica de manera constante. La pelota caliente ha llegado hasta el pequeño Jesús Ernesto, el más chico de sus hijos, de apenas cinco años de edad. El pequeño pelotero forma parte de los Naranjeros de Hermosillo, en la Liga Tranviarios.

También en HuffPost Voces:

MLB Beisbol

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí


Vito García es articulista de La Ciudad Deportiva.