THE BLOG
05/22/2013 03:59 pm ET Updated Jul 21, 2013

Protege tu hogar de la violencia

Todos soñamos con un mundo de paz: los políticos ganan sus campañas prometiéndonos ese mundo de paz; sin embargo, la paz que tanto añoramos no viene por sí misma, y la gente está cada vez más asustada por el aumento de violencia y criminalidad en este mundo, se pregunta por el origen de semejante agresividad entre los seres humanos.

Hay algo que anda mal
. La agresión y las frustraciones individuales llenan continuamente la atmósfera en todas las áreas. Sobre todo, donde trabajamos y estudiamos existe esta incesante atmósfera de hipocresía, de odio reprimido, de temor a perder el trabajo o algún privilegio. Todo esto debemos soportar en nuestra vida diaria, pero por lo menos, la situación de nuestro hogar está en nuestras manos: ahí debemos empezar a dejar de actuar guiados por la pasión e ignorancia.

Y en estas circunstancias podemos acudir a la gran Sabiduría Védica en busca de guía. Por ejemplo, los Vedas analizan el carácter y el proceder de cada persona en relación a las tres modalidades de la naturaleza material que son:

  • Bondad (Satua)
  • Pasión (Raya)
  • Ignorancia (Tama)

Estas tres modalidades de la naturaleza material rigen todo lo que existe en este mundo material. Pero más allá de ellas existe la bondad pura que es alcanzada sólo por las almas autorrealizadas. Por lo tanto, para las personas que se encuentran bajo la influencia de las tres modalidades de la naturaleza material, la bondad pura es considerada un sueño, un ideal muy difícil de comprender.
Comparemos las tres modalidades de la naturaleza material con los tres colores primarios:

  • Amarillo: bondad
  • Rojo: pasión
  • Azul: ignorancia

Cuando estos colores se mezclan producen millones de colores diferentes; de igual forma, las modalidades de la naturaleza material al mezclarse producen millones de carácteres, formas de hablar, dormir, recrearse, trabajar, etc. Además, existen elementos externos que también influyen en el ser viviente hacia una determinada modalidad de la naturaleza material, como por ejemplo: Un bello paisaje nos inspira a la bondad. Una película de imágenes sensuales incentiva nuestros deseos sensuales (pasión). Cualquier exposición a la crueldad y explotación nos conduce a la ignorancia.

La influencia de estas modalidades también está en los alimentos: comer frutas y granos produce entusiasmo y claridad en la conciencia del consumidor. Los ajíes, la comida fermentada, industrializada y el azúcar blanca producen pasión. Carnes, pescados y huevos producen agresividad e incapacidad de apreciar los valores superiores.

La familia es el núcleo de la sociedad y si en el hogar se consumen diariamente alimentos en la modalidad de la ignorancia y la pasión, ellas regirán a cada uno de sus integrantes y finalmente a la sociedad.

Así, este principio de las modalidades puede aplicarse a todo campo de acción y aprendizaje. En otras palabras: nada de lo que vemos es accidental, estamos influenciados por estas modalidades.
Por lo tanto, querido lector, la actual situación de nuestra sociedad es el reflejo del condicionamiento creado por estas modalidades de la naturaleza material, y predomina en todos, desde el zapatero hasta el presidente.

Los líderes militares exigen que se gasten millones en armas bélicas, y la industria de los medios de comunicación consigue sus licencias confabulada con los políticos para exponer al pueblo a infinitas variedades de elementos de pasión e ignorancia.

La bondad brilla por su ausencia tanto en los medios de comunicación como en la educación. El dinero es considerado como lo más importante en este mundo y se sabe muy bien que quienes tienen mucho dinero son poderosos y a menudo compran la ley para continuar impunes con sus actividades criminales.

Pero ¿de qué nos sirve hablar mal del mundo actual si dentro de nuestro hogar las cosas son similares o peores? En nuestro hogar debemos crear una cultura de protección contra estas influencias de la pasión e ignorancia y empezar a establecer acciones en la modalidad de la bondad. También es muy importante que tengamos una meta espiritual, algo que nos incentive a ser excelentes seres humanos, considerando que esta vida debemos utilizarla para aprender y entender nuestra relación con la Infinita Verdad.

Uno de los enfoques principales es el de la alimentación. León Tolstoi dijo: "Mientras existan mataderos, habrá campos de batalla": mientras haya carne en nuestra mesa, que es el resultado de la violenta muerte de las vacas, nuestro hogar se volverá cada vez más un campo de batalla.
Además debemos controlar el origen de los productos que consumimos. Es recomendable usar ingredientes naturales, comidas preparadas en casa y que los integrantes de la familia coman juntos. Los Vedas recomiendan ofrecer a Dios todos los alimentos antes de ser consumidos para remover nuestras impurezas.

Tenemos que evitar en definitiva todos los estupefacientes, pues toda droga y alcohol garantizan la ignorancia en nuestro hogar. Otras recomendaciones son controlar la lectura, las películas y multimedia que reciben atención en nuestro hogar: videos y juegos de violencia, guerras, muerte y sensualidad no van a producir hijos sumisos y amables. Sin duda alguna es una lucha tener un hogar en paz, pero es plenamente posible lograrlo.

Es muy importante que nos ayudemos mutuamente, pues no debemos olvidar que las fuertes raíces de la pasión e ignorancia están dentro de nosotros y nos acompañan desde el nacimiento Es una gran lucha volvernos forjadores de nuestra propia fortuna, de nuestro futuro bondadoso.

La creación de un hogar en estado de bondad favorece la atmósfera para la búsqueda de una Conciencia Superior. La familia se vuelve una escuela para aprender a amar y buscar la verdadera causa común que tenemos con todo el mundo y, desde luego, con nuestra familia.

Pacto Mundial Consciente
Swami BA Paramadvaiti