THE BLOG
11/07/2012 09:22 am ET Updated Jan 07, 2013

Mi abuela cibernética

abuela cibernetica

Les quiero contar una experiencia personal y que me gratifica mucho. Mi abuela de casi 86 años ha hecho un súper viaje desde Buenos Aires y vino a visitarme a Miami para mi cumpleaños.

Mi abuela siempre ha sido una mujer activa, practicante de yoga, de la comida sana y de la meditación, entre otras disciplinas de bienestar. Tiene algunas dolencias de la edad, lógicamente, pero está muy bien. ¡Sobre todo muy bien de la cabeza! Me refiero a que esta muy conectada con el mundo que la rodea, no se quiere quedar afuera.

Hace un tiempo, cuando las computadoras de escritorio fueron desplazadas por las hermanas menuditas, las notebooks, yo le obsequié la mía, que ya no usaría más. Mi abuela aprendió a usarla. Aprendió muchísimo. Hoy pasa varias horas sentada frente a la pantalla buscando en Google temas de su interés, descargando música clásica, enviando y recibiendo mails de sus amigas o jugando a los jueguitos. Y lo bueno es que nadie la regaña, le dice que tiene que hacer la tarea o tiene que sentarse a cenar. (¡Alguna ventaja tiene que haber en la vejez!)

Lo que les quiero decir es que ella no se quedó afuera. Hizo fuerza y ahora redobló la apuesta. ¡Estos días se compró una tablet! Nosotros le insistíamos que tenía que tener un dispositivo que le permita lo mismo que la computadora, pero con el que pueda andar por la casa. Salir a su bellísimo jardín lleno de flores mientras se comunica por Skype con nosotros. Mirar fotos mientras cocina o jugar a su amado Tetris porque ese dia se quedó un rato más en la cama porque le duele la espalda.

¡No saben lo feliz que está aprendiendo a usarlo! Y no es fácil, para nuestros abuelos no es nada fácil. Ellos tuvieron que aprender a usar toda la tecnología con la que nosotros nacimos. Para nosotros es a veces complicado entender que las cosas se almacenan en un cerebro virtual, imaginen para ellos comprender lo que es el Wi-fi, 3l, 4g, comprar por Internet o lo que es descargar un programa o aplicación.

¡Pero sí pueden! Ellos pueden con nuestra ayuda. Ayudemos a nuestros abuelos, a nuestros padres, con paciencia, con amor. Si nosotros somos tan dependientes de las maravillas electrónicas y tecnológicas, nos gustan, las disfrutamos, no los apartemos. Ellos tienen derecho a vivenciarlo como nosotros, pero nos necesitan para que les enseñemos.

No nos enojemos si no comprenden, pensemos una mejor forma de explicarlo, de que lo entiendan, eso nos entrena a nosotros tambien, nos hace mejores persona. Y finalmente, ese día del almuerzo familiar cuando hablemos del video de YouTube, no será para ellos una palabra de otro idioma, sino una conversación en la que pueden participar, ¡y hasta sorprendernos!

Más de Carolina Laursen en Twitter: @carolaursen

¿QUÉ OPINAS DE ESTA NOTA? COMPARTE TUS COMENTARIOS AQUÍ

MÁS SOBRE TECNOLOGÍA:

PHOTO GALLERY
HuffPost
BEFORE YOU GO
Apple actualiza sus modelos
PHOTO GALLERY
Apple actualiza sus modelos
PHOTO GALLERY
HuffPost
BEFORE YOU GO
Top 5 marcas más valiosas del mundo
PHOTO GALLERY
Top 5 marcas más valiosas del mundo