THE BLOG

Deportes, teatro y artes circenses ayudan a jóvenes en riesgo a insertarse en el mercado laboral

Por Claudio Cortellese y Mariel Sabra

2015-06-24-1435178542-9424768-140140c13858EDNthumbClaudioCortellese1.jpg
Claudio Cortellese se unió al Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) en 1993, donde ha probado diferentes instrumentos e iniciativas piloto para apoyar a pequeñas y medianas empresas (PYME). Desde 2010, es responsable de la Unidad de Acceso a Mercados y Capacidades del FOMIN.

Para la gran mayoría de los 160 millones de jóvenes de entre 15 y 29 años de edad en América Latina y el Caribe, la incorporación al mercado de trabajo no es nada fácil. El desempleo juvenil sigue rondando el 13% -tres veces la tasa del desempleo adulto (5%). Cuando se divide por género, las mujeres jóvenes experimentan tasas de desempleo más altas que sus homólogos masculinos (17% vs. 11%). Y, de los jóvenes que han sido capaces de encontrar un puesto de trabajo, más de la mitad están empleados en el sector informal, según la Organización Internacional del Trabajo.

Las oportunidades de empleo para los jóvenes en los peldaños socioeconómicos inferiores son aún más preocupantes. Una cuarta parte de los jóvenes en América Latina y el Caribe son pobres, y un tercio están en riesgo de caer problemas como la delincuencia juvenil, el abuso de drogas y el embarazo adolescente. Estos jóvenes tienen más probabilidades de formar parte del 16% que ni estudia, ni trabaja, ni busca empleo, según las encuestas a hogares realizadas por los gobiernos de la región y compiladas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En otras palabras, 1 de cada 6 jóvenes de la región no tienen ni la oportunidad de trabajar o estudiar, ni el capital social necesario para entrar en el mercado laboral o llevar una vida productiva.

Dado que, por un lado, la conexión con estos jóvenes -excluidos del mercado laboral y con pocas oportunidades de escapar de la pobreza- requiere de intervenciones específicamente adaptadas a sus necesidades y situaciones; y, por otra parte, es muy difícil expandir un programa piloto para que llegue a un gran número de beneficiarios, se ha recurrido, con éxito, a la utilización de métodos innovadores, como los deportes, el teatro, la danza y las artes circenses para preparar jóvenes en riesgo para puestos de trabajo e insertarlos en la fuerza laboral. Sin embargo, estas intervenciones requieren de un mayor análisis y evaluación. A continuación se presentan algunos ejemplos de proyectos recientemente analizados por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), el laboratorio de innovación para el Grupo BID:

2015-06-24-1435178289-522007-CiaAplasuoareo3.bmp
Fondo Multilateral de Inversiones

  • A Ganar, que comenzó en 2005 en Brasil, Ecuador y Uruguay, utiliza clínicas deportivas para enseñar habilidades clave para la empleabilidad como el trabajo en equipo, el pensamiento crítico y la comunicación efectiva. El programa se basa en la creencia de que la juventud puede hacer una comparación entre lo que se necesita para ganar en el campo de juego con lo que se espera de ellos en el lugar de trabajo. Los participantes son elegibles para realizar prácticas de trabajo que a menudo conducen a un empleo a tiempo completo. A partir de 2009, el programa se amplió a otros 10 países de América Latina y el Caribe y ha beneficiado a alrededor de 6.000 jóvenes de entre 15 a 24 años. Casi el 70% de los participantes ha encontrado trabajo, ha regresado a la escuela, o ha comenzado un negocio.
  • Galpão Aplauso utiliza la danza y el teatro como herramientas para mejorar la empleabilidad de los jóvenes en situación de riesgo de los barrios pobres de Río de Janeiro en Brasil. El programa enseña habilidades para la vida y habilidades técnicas/vocacionales, y proporciona servicios de colocación laboral. Una evaluación de impacto reciente sugiere que este modelo puede ser una alternativa eficaz a los enfoques pedagógicos tradicionales, con jóvenes beneficiándose a corto plazo y mediano plazo. Más de 500 jóvenes de entre 15 a 29 años han completado la formación vocacional de Galpão Aplauso. Los resultados muestran un incremento de 14,6% en las tasas de empleo y un aumento de unos100,46 Reales Brasileños (US32,43 dólares) en los ingresos mensuales, en el mediano plazo, para los participantes.
  • Circo Social, llevado a cabo en Argentina, Chile y Perú, enseña artes circenses como malabares a jóvenes vulnerables de entre 16 a 29 años. El esfuerzo físico, la disciplina requerida, y el proceso de establecimiento y logro de metas también enseñan a los jóvenes importantes lecciones de vida. Además, el programa ayuda a los jóvenes en riesgo a encontrar una ocupación, fortalecer las habilidades necesarias para dicha ocupación, contactar a los potenciales empleadores y colocarlos en el mercado laboral (como empleados o emprendedores). Aunque todavía en ciernes, el proyecto tiene el objetivo de llegar a 1.500 jóvenes, con el objetivo de colocar al 25% de ellos en puestos de trabajo que ofrezcan, al menos, el salario mínimo. Ver este video.

Una vez que la eficacia de estas intervenciones queda demostrada, el FOMIN trabaja en asociación con el BID para replicarlas a mayor escala. Por ejemplo, el modelo Galpão Aplauso será transferido a las instituciones comunitarias que trabajan con el gobierno del estado de Espírito Santo en Brasil, para beneficiar a 2.000 jóvenes en riesgo de caer en la violencia.

De cara al futuro, el FOMIN y el BID están ideando una forma de analizar y sistematizar los factores críticos necesarios para la preparación para la vida laboral de los jóvenes que viven en conflicto con la ley o en zonas de alto conflicto. El objetivo es identificar e implementar algunas intervenciones innovadoras, adaptadas a las necesidades de los jóvenes en diferentes entornos.

El conocimiento obtenido de estas experiencias se sumará a la creciente biblioteca de evidencia sobre lo que funciona para ayudar a jóvenes en riesgo en Latinoamérica y otros lugares del mundo.

Mariel Sabra

Mariel Sabra lidera el tópico de Empleo y Emprendimiento Juvenil en el FOMIN. Cuenta con dieciocho años de experiencia en el diseño, supervisión y evaluación de proyectos destinados a los sectores más vulnerables - especialmente jóvenes. Mariel es Economista de la Universidad de Buenos Aires y Magister en Economía Aplicada en Evaluación Social de Proyectos por la Pontificia Universidad Católica de Chile.