THE BLOG
05/26/2012 09:17 am ET Updated Jul 26, 2012

Sobre vigilancia policial a la juventud latina en Nueva York

Desde los motines de los Zoot Suits en Los Ángeles hasta los incendios de basureros por los Young Lords en El Barrio, los jóvenes urbanos latinos han tenido que superar depredadores vestidos en azul. Un poco de alivio llegó a nuestras comunidades con la ola de programas y litigio que integró las filas de la policía con negros y latinos. La policía comenzó a adoptar las estrategias de enlace entre la policía y la comunidad como uno de los pocos elementos proactivos en su repertorio. Por lo general se dejaron llevar por los requisitos constitucionales de causa probable y sospecha razonable, en la mayoría de los encuentros.

Ahora, décadas después de la destrucción causado por la "guerra" contra las drogas de Nixon, nuestros policías urbanas se modelan bajo un programa de prevención a lo ex vicepresidente Cheney. Este programa se trata de la detención y registración de la gente sin tener causa probable ni sospecha razonable, o mejor conocida como "Stop & Frisk."

Este programa es parte de una política titulada "Cero Tolerancia" (CT), que como la guerra contra las drogas, opera bajo un enfoque racial. CT no se activa en los prostíbulos de la clase alta en Manhattan, porque la mayoría de esas personas son de color blanco, ni es desplegado en Wall Street, donde el tráfico de cocaína es legendario. Del mismo modo, la llamada "guerra contra las drogas" no es una guerra verdadera en los malls de los Estados Unidos aún cuando el perfil de un consumidor típico de drogas en los Estados Unidos es de un hombre blanco.

Ni tampoco se manifiesta la política de CT en términos raciales exclusivamente blanco y negro. No señores, los latinos también están desproporcionadamente detenidos por una fuerza policiaca bajo un régimen que utiliza cuotas para arrestos en nuestros barrios.

Nueva York es un ejemplo clásico, de hecho, es el centro mundial de la sobre-vigilancia policiaca. En el año 2002 al inicio de la administración del alcalde Bloomberg alrededor de 97.000 personas fueron sujetos a la política de Detener y Registrar. Ahora ese número ha subido, con más de 685.000 personas detenidas en el 2011.

Los latinos han definitivamente sentido el impacto. El primer estudio serio sobre la política de Stop & Frisk fue por el entonces fiscal general Elliot Spitzer, cuyo innovador informe de 1999 analizó más de 175,000 incidentes y confirmó las experiencias de nuestros residentes latinos: incluso cuando controlan el factor de la delincuencia, los hispanos eran más probable en ser detenidos que los blancos. Peor aún, la detención de afro-americanos y latinos resultaban en menos probabilidades de efectuar arrestos comparados con la detención de los blancos. Es decir, la detención de blancos era más eficaz, sin embargo, la policía continuaba su enfoque racial contra latinos y afro-americanos.

Ahora en el 2012, el programa de "Stop & Frisk" continúa sin cesar, y parece que entre más nos quejamos más el comisionado Ray Kelly y la policía usan esta táctica contra nuestra comunidad. Seguimos desproporcionadamente encontrándonos dentro de su telaraña. El informe más reciente de "Stop & Frisk" por la Unión de Nueva York de los Libertades Civiles (NYCLU) concluyó que no sólo son negros y latinos desproporcionadamente sujetos a estas prácticas, sino que también que 90% de los jóvenes negros y latinos que fueron detenidos eran inocentes de cualquier infracción criminal.

Hay mucho en juego ahora que las posiciones se han endurecido a favor y en contra de "Stop & Frisk." El comisionado Kelly todavía camina sobre el agua en Nueva York, como el Mesía. Diz que los asesinatos han bajado, así que ¿por qué parar Stop & Frisk? El alcalde Bloomberg - quien admitió fumar marihuana y con gusto - todavía preside sobre la capital mundial de arrestos por el uso de marihuana en un Estado, fíjense en esto, que despenalizó la posesión de marihuana hace décadas. En el 2011, más de 50,000 personas fueron arrestadas por poseer cantidades mínimas de marihuana, el segundo nivel más alto de tal arrestos en la historia de Nueva York.

Muchos legisladores negros y latinos de la ciudad tienen su propia experiencia personal donde narran de haber sido detenidos innecesariamente por la policía de Nueva York en algún momento de su pasado. Pero convertir esas narrativas en una reforma de la policía en la capital en Albany es inútil porque sus quejas caen en oídos blancos y sordos.

Afortunadamente, parece que este programa por fin se convertirá en parte del debate para las elecciones de la alcaldía en 2013. Más datos e información está llegando al luz de día bajo las leyes de acceso a la información pública. También oficiales actuales y ex miembros de la policía de Nueva York están revelando la inmensa presión que sufrieron para inventar los pretextos para "legalmente" detener y registrar a la gente.

Las demandas en contra de "Stop and Frisk" siguen aumentando: demandas para terminar el programa completamente; demandas para que la policía pare de arrestar a la gente que se ubica en proyectos de vivienda públicos; demandas retando
detenciones ilegales que generan daños y perjuicios monetarios; y la demanda de el mes pasado por parte de LatinoJustice PRLDEF y otros para poner un fin a los arrestos de los residentes en sus propios edificios de apartamentos privados apodado "hallway stop and frisk."

Si usted se pregunta ¿qué tipo de comportamiento justifica que la policía detenga y registre a un residente negro o latino de Nueva York? La documentada razón numero una es incomprensible- "el movimiento furtivo." Por este comportamiento ambiguo cientos de miles de residentes de zonas urbanas son detenidos y acosadas a diario por la policía.

Encima de todo esta actividad esta una marejada de resistencia. Protestas de desobediencia civil han llamado la atención de líderes como Cornell West, Reverendo Al Sharpton, George Gresham y Ben Jealous. Ahora se ha formado un contingente latino que está informando a la comunidad de las consecuencias de esta política, así como el sindicalista Héctor Figueroa, Secretario-Tesorero de SEIU, la concejal Melissa Mark Viverito de East Harlem, y este servidor.

El 17 de junio a la 1 pm en Harlem estaremos en una Marcha silenciosa para el Día del Padre para combatir este programa que afecta a nuestras comunidades. Los invitamos a caminar con nosotros y para enviarle un mensaje a la policía de Nueva York. Estén atentos para el contragolpe.

***
Juan Cartagena es el Presidente y Consejero General de LatinoJustice PRLDEF. Él es un abogado de derechos civiles y constitucionales que tiene experiencia litigando casos en nombre de las comunidades latinas y afroamericanas sobre los derechos de voto, la discriminación de empleo, los derechos lingüísticos, el acceso a la educación pública para los niños pobres y de minorías lingüísticas, y la vivienda.