THE BLOG
02/14/2013 05:30 pm ET Updated Apr 16, 2013

¡Si estás sola, sé tu propio Valentín!

solterasanvalentin

¿Qué se hace el 14 de febrero si no hay un enamorado en el horizonte? ¡Sean ustedes sus propios Valentines! ¿Cómo lo lograrlo? ¡Simple! Complaciéndose uno en todo aquello que normalmente nunca tienes tiempo para disfrutar durante la semana.

Yo he planificado el día de hoy con la resolución de NO hacer nada que sea necesario, importante o relevante a mis responsabilidades labores o caseras. Hoy voy a ser fiel a mis antojos. ¡Le sugiero hagan lo mismo!

¡Me levanté con el propósito que yo iba a ser mi propio Valentín! Colé una taza de café, la adorné con espumita y canela y la disfruté sentada en mi lugar favorito saboreando el hecho que hoy no existían las obligaciones. ¡Me supo a gloria!

A mí me encanta practicar Pilates y Spinning, hoy decidí tomar ambas clases en un horario que en cualquier otro momento hubiera sido prohibitivo porque las prioridades habrían sido el supermercado, contestar correos electrónicos, buscar la ropa de la tintorería, etc. No les voy a mentir, por poco me muero con las dos horas seguidas sudando a chorros, pero cuando salí con mis audífonos y papito Chayanne cantándome al oído "Salomé" se me olvidó el dolor en todos los músculos y me sentí feliz.

Usualmente después del gimnasio me hago una tortilla de claras de huevo y vegetales en casa. Hoy rompí la rutina, le dije NO a la cocina y fui tal como salí de las clases (hecha un puro desastre) a un pequeño restaurante a que me la hicieran. ¡¡¡Que rico!!! ¡Mi único esfuerzo fue devorarla, estaba a punto del desmayo! ¡Adiós a fregar sartén, platos o cubiertos, solo dar las gracias y ciao pescao'!

Al llegar a casa me di el gran lujo de meterme en la ducha por más de media hora. Todo un ritual de exfoliantes, shampoo, acondicionador, y mi jabón favorito, lavanda. La segunda parte fueron cremas para esto y cremas para aquello, algunas estaban sin abrir porque siempre ando apurada... pero hoy, me las unté todas... ahhhh...

¡Los pequeños placeres de la vida pueden ser tan gratificantes!

Ahora me senté a escribir y compartir con ustedes mi día de los enamorados. Cuando termine ya tengo listo el iPod con mi selección musical favorita que me va a acompañar por las próximas horas. Ya tengo enfriando una botella de vino blanco, y sobre el sillón frente a la ventana del patio me espera un libro que hace un mes empecé y todavía esta por la mitad.

La noche será igual de tranquila y placentera. La cena temprano, tengo pensado encargar una pizza de queso de cabra con jamón y hongos, como a mí me gusta (usualmente ordenamos jaguayaña porque es la favorita de mi hijo). El gran final del día de San Valentín va a ser el regalo que yo me obsequié, ¡un masaje en casa!

¡Quererse y mimarse uno mismo también es una manera de celebrar el Día del Amor!

TAMBIÉN VE:

ADEMÁS:

PHOTO GALLERY
HuffPost
BEFORE YOU GO
Descubre la diosa que llevas dentro de ti
PHOTO GALLERY
Descubre la diosa que llevas dentro de ti