THE BLOG
12/14/2012 11:15 pm ET Updated Feb 13, 2013

Luto universal... ¡basta al uso de las armas!

¿Qué más tiene que suceder para que las autoridades, el gobierno, todos los que están en pro de la libertad en la venta y uso de armas sin ningún control se den cuenta de que su posición es irracional, absurda y decididamente inhumana?

¡No es una pregunta, es una afirmación! Las armas matan y no hay vuelta de hoja.

La condición del ser humano, a pesar del avance en tecnología y ciencia, sigue siendo la misma o peor que hace miles de años: desde que nace se le enseña a matar, como si fuera lo más natural del mundo.

Desde que somos niños nos enseñan a jugar con armas, a "los soldaditos", a "las guerritas", aprendemos que matar es simple, sencillo, natural... desde nuestra más pequeña edad nos familiarizamos con la armas y las vemos como algo normal.

Después, cuando crecemos, aprendemos que la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos nos da el derecho y la libertad de poseer y usar armas. Amparados en esa pieza de ley podemos comprar el arma que queramos, y en la cantidad que se nos antoje. Nadie nos lo puede impedir.

Tenemos toda la libertad que deseamos... incluso para ir a una escuela y matar a 20 inocentes criaturitas, como sucedió este viernes 14 de diciembre cuando un demente armado hasta los dientes se apersonó en una escuela primaria de Connecticut y cometió la segunda más grande masacre de ese tipo en el país.

Este tipo de matanzas se vienen haciendo cada vez más frecuentes y no queremos prestarles atención.

Necesitamos darnos cuenta de que estos hechos no se dan en un campo de batalla. No se presentan en un encuentro entre policías y delincuentes. No se registran en una guerra entre malos contra malos.

Démonos cuenta de que todas estas tragedias colectivas se han dado en escuelas o en lugares públicos tales como cines o parques donde está reunida gente inocente. Y que en todos los casos los autores son extraviados mentales.

¿Cómo es posible que esas personas puedan ir a una tienda de armas y comprar el arma que se les antoje? Pueden adquirir una, o cientos, una pistola, ametralladoras, misiles, granadas. Y basta con que den unos cuantos datos... aunque sean falsos.

Me pregunto, y les pregunto a quienes se escudan en la Segunda Enmienda para seguir defendiendo esa libertad exagerada e incomprensible para adquirir armas sin ningún control, si quienes aprobaron la Segunda Enmienda en 1791 pudieron imaginar que en el futuro iban a existir as armas que existen hoy y que la sociedad actual iba a ser tan diferente de la sociedad de entonces? No tengo duda alguna: si la Segunda Enmienda la hubieran redactado los mismos hombres, pero en estos días, su contenido y significado sería muy diferentes.

Vuelvo a preguntarme: ¿Hasta cuándo por Dios? ¿Hasta cuándo?