THE BLOG
10/18/2012 03:57 pm ET Updated Dec 18, 2012

Malala: Heroína de todos

malala pakistan

Malala Yousufsai es una niña paquistaní de apenas 14 años que ha alzado su voz, fuerte y clara, en pro de los derechos de la mujer a la educación. Su activismo desafiante retó abiertamente las mentes retrógradas del Talibán en el valle de Swat en Paquistán; que por años han marginalizado a la mujer llevando un mensaje completamente distorsionado de Islam. Con el pasar del tiempo el discurso de la aspirante a doctora promocionando la educación para las niñas tornó su tierna voz en estridentes truenos que hicieron temblar los corazones de algunos desalmados a tal grado de sentirse amenazados por la pequeña. Una tarde, luego de culminar su faena escolar, un cobarde mal llamado hombre subió al autobús escolar llamando a Malala por su nombre; acto seguido le disparó en el rostro y el cuello. Hoy esta nueva ícono mundial de la lucha por los derechos de la mujer, musulmanas y no-musulmanas, recibe tratamiento en un hospital británico.

El activismo de Malala resultó tener mayor capacidad destructora que la mentalidad criminal terrorista; y que miles de tropas y de bombas de aviones no tripulados. Luego de que el Talibán paquistaní tomara control del valle de Swat en el 2008, prohibió las niñas asistir a las escuelas. Desde entonces la dinámica joven ganó prominencia internacional cuando con apenas 11 años contribuyó con sus entradas a un "Diario Bajo el Talibán" para la versión en Urdu de la BBC. En el Diario describía la vida en la región bajo el yugo Talibán; defendiendo el derecho de las niñas a la educación.

Malala es el rostro de la mujer musulmana que la mayoría de los medios occidentales resisten proyectar como el verdadero ejemplo de la mujer en el Islam. El de aquella líder que lucha por lograr el espacio a la educación que el Islam le garantiza a la mujer; no desde los siglos 19 o 20 en adelante; sino desde hace más de 1,400 años atrás. El profeta Muhammad hizo un llamado claro: "Buscar conocimiento es obligatorio para todo musulmán" sin distinción de sexo. Una vez fallecido el profeta, los primeros juristas del Islam se educaban e ilustraban consultado frecuentemente a una mujer, Aysha, esposa del profeta convertida en erudita, maestra y jurisconsulta. Desde el advenimiento de la revelación del Corán la mujer goza de los mismos derechos del hombre en la consecución de la educación. Tan temprano como en el año 859 una musulmana llamada Fátima Al-Fihri fundó la Universidad de Al-Kairaouine en la ciudad de Fez, Marruecos; registrada en el libro de récords Guinness como la Universidad más antigua del mundo todavía en funcionamiento.

La voz de Malala llama a su comunidad y al resto del mundo islámico a reconocer que el Islam concede a la mujer los mismos derechos que el hombre para contratar, hacer negocios, ganar y poseer propiedad privada. Su voz reafirma que en el Corán se reconoce la santidad de la vida, propiedad y el honor de la mujer a la misma altura que la del hombre; que si la mujer es agraviada, ella recibiría igual compensación que la que tendría un hombre. Todo ello opuesto a la versión distorsionada de los elementos extremistas que manipulan y contaminan el mensaje claro para beneficio de sus agendas políticas.

En una entrevista el año pasado Malala afirmó: "Mi fuerza no descansa en la espada; sino en el lápiz." Los esfuerzos de esta heroína del mundo no pasarán desapercibidos y seguramente será además recompensada por el Creador que nos aseguró "No dejaré de recompensar ninguna de vuestras obras, seáis hombres o mujeres" Corán 3:195.

¿Te pareció interesante este blog?

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí