THE BLOG
09/26/2012 11:25 am ET | Updated Nov 26, 2012

Se distinguen por su estirpe, los cuatro fantásticos

club espanol valencia

La entrega como la que ponen los jugadores del Levante, el corazón que imprimen los recién ascendidos, la pasión que emanan las aficiones con ver cada encuentro, la motivación que implica pelear un campeonato o sufrir y no descender, los campeonatos, el amor por la camiseta, las fuertes inversiones que realizan los grandes, los regionalismos marcados, los títulos recientes sin importar la denominación, las situaciones hereditarias en familias y lazos cercanos, los cambios drásticos de ideologías, los grandes fichajes que señalan el camino, el equipo de medio pelo que lucha gracias a su fe, el llamado a convertirse en leyendas y la realidad de ganar con nombres y no con hombres o viceversa. Estos son algunos puntos que caracterizan a las aficiones en España y, por qué no, también en México.

Y usted, ¿con cuál se identifica?

El Barcelona: Dentro de la población catalana son los más seguidos. Su odio al Madrid fomentó su expansión en un territorio del que ya se habían adueñado. Sus colores siempre han sido emblemáticos. Catalunya, una comunidad que juega sin "ñ", los respalda aunque también suele tener a quienes dentro de ese espacio los odian. Su máximo potencial se ha alcanzado en la última década: la Masía ha explotado y sus cracks, sin ser figuras mediáticas, son los mejores del planeta. Su afición, que en décadas pasadas solía ser radical, hoy combina la presencia de turistas que se contagian con su himno que se proclama en "Tot el camp".

El Real Madrid: En la capital su estigma galáctico resalta entre los demás. Uno de los históricos del futbol mundial. Su filosofía se simplifica en contratar a lo mejor, es decir, futbolistas que generen juego en el campo y que además sean sustento del marketing deportivo. La casa la tienen un poco olvidada pero reviven con el recuerdo de sus leyendas. Son millonarios, se pueden dar lujos y siempre buscan "comprar" con fuertes rumores mediáticos, algunos se confirman con el paso del verano, el corazón de sus aficionados. Hoy sus esperanzas se enmarcan en las individualidades y genialidades de Ronaldo, siempre soportadas por el Premio Príncipe de Asturias, Iker Casillas, en el arco. La soberbia los caracteriza aunque también tienen corazón y se resisten a la derrota.

El Valencia: De los pocos que utilizan la comunicación para generar sentido de pertenencia y apego a los colores. Juegan con su historia como resaltan su presente. Siempre agradecen el que los sigan, ya sea por mensajes de la directiva, de los mismos jugadores o emanando las glorias pasadas. Los naranjeros aún tienen presente el 2002, tienen en un altar a Mendieta, Cañizares y compañía. Invierten en lo que pueden, pero siempre saben que esas "promesas" les redituaran alegrías a la afición. Son de los más fieles independientemente de la adversidad. Jueguen como locales o visitantes, en España o visiten algún país Europeo, estos seguidores difícilmente reniegan la actuación de su equipo.

El Atlético de Madrid: Este equipo que por muchos años ha vivido bajo la sombra de la Cibeles, refugiándose en Neptuno, tuvo que recalcar sus errores del pasado, su amargura del descenso y su penumbra en el "infierno" para regresar de vuelta a la primera y, a través de sus protagonistas, conquistar el cielo de Europa. Sus aficionados ya sufrieron una fuerte decepción, que en lugar de alejarlos, los mantuvo siempre unidos. Ellos festejan, no por ser los mejores de la liga sino por presumirle al vecino de enfrente, a aquél de los millones y que se hace llamar merengue, que sin galácticos (aunque si con jugadores entregados) que ellos, los colchoneros, afuera de su territorio son tigres devoradores de clubes europeos. Estos rojiblancos, estén arriba o abajo, jamás se rajan.
Hasta aquí un poco de la historia de los cuatro fantásticos.

Pero ojo, porque esta liga no es únicamente de cuatro. Atrás vienen retumbando los linajes de Bilbao, la afiliación rojilla que se torea en Pamplona, la "Gloria a los Héroes" que vuelan como periquitos en el Espanyol, la conquista de los pocos pero fieles radicados en Levante, Getafe y Vallecas; así como los alegres andaluces que disfrutan del Sevilla y gozan sufriendo con el Betis. En fin, historias de aficiones que solamente se viven en los estadios y se cuentan como relatos épicos en las gradas, ya sea de pie o sentado, del espectáculo.

Galerías relacinadas de fútbol español en HuffPost Voces:

Real Madrid campeón de España

¿Te gustó este artículo?

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

Alan Sunderland es articulista de La Ciudad Deportiva.