THE BLOG
01/30/2013 08:35 am ET | Updated Apr 01, 2013

El primo del presidente Rafael Correa perdió la venia diplomática pero vive en impunidad en Miami

ecuagate

Desde hace unas semanas he estado trabajando en una investigación que tiene alcance internacional. ¿Qué hace Pedro Delgado, primo del presidente Rafael Correa y prófugo en Miami? La respuesta es simple: vivir la buena vida.

Delgado protagonizó (y sigue en la palestra), un gran escándalo político en su país el pasado diciembre, al descubrirse que carece de los títulos universitarios necesarios para ser presidente del Banco Central de Ecuador. El ex banquero, renunció a su puesto ofreciendo disculpas a su familia, en especial a su esposa, quien era Vice Cónsul de Ecuador en Miami y tuvo que dimitir de su posición, dadas las circunstancias.

"¿Cómo iba yo a sospechar que tiene un título falsificado? Y ahora resulta que soy cómplice, encubridor, y ya no es Pedro Delgado, es primo del presidente" afirmó Correa a medios de prensa.

Pese a lo sucedido, Delgado viajó a Miami a la boda de su hijo luego de prometerle a Correa que volvería de inmediato al país.

Me pregunto ¿Quién en su sano juicio podría pensar que este señor pensaba volver a su país? ¿No era obvio para Correa que lo que estaba haciendo descaradamente era ayudar a su pariente? Luego, en un movimiento absurdo que a mi entender ofende la inteligencia de cualquiera y para 'taparle el ojo al macho' el Sr. Presidente decide pedirle al gobierno de los Estados Unidos, 'le retire la visa' a Delgado.

"Como nos dijo que volvía al país después de Navidad y no lo hizo, y nos tiene dando largas, le hemos pedido al gobierno norteamericano que le retire la visa. El día de hoy le iban a comunicar el retiro de su visa y en los próximos días tendrá que volver al país a responder ante la justicia por el engaño" dijo Correa.

Pero no sólo pidió a los Estados Unidos le negaran el status migratorio, sino que además ordenó se girara una orden de arresto en su contra. Mientras todo esto sucedía en Ecuador, Delgado era seguido en Miami por un equipo de investigación multidisciplinario en cooperación con varias agencias con el que logré contactarme y cuyos miembros me proporcionaron una serie de fotografías y material confidencial sobre las actividades del señor en la "Capital del Sol", de hecho, yo misma, junto a mi camarógrafo Antonio de la Torre, fui tras los pasos de Delgado siguiendo las pistas que me dio el jefe de esta investigación y quien ha pedido mantengamos su identidad oculta.

"Dime, ¿cómo es posible que un hombre que supuestamente es prófugo de la justicia internacional se pasee libremente en Miami? ¿Cómo puede andar manejando un vehículo con placas diplomáticas cuando ni él ni su mujer tienen ese status? ¿Piensa volver a Ecuador pero pidió asilo político?" me dijo.

Efectivamente, en varias de las fotografías puede verse a Delgado utilizando un teléfono público y una tarjeta telefónica, aparentemente para impedir que pueda rastrearse a quien y a donde llama, comiendo en restaurantes en la via pública y hasta charlando con su abogado Juan Carlos Carmigniani, quien vino de Ecuador para reunirse con su cliente.

"Llevamos dos años siguiendo a Delgado" me dijo mi fuente. "Descubrimos que Delgado mantiene varios millones de dólares en la sucursal del banco Winterbotham de Honk Kong en Nassau, Bahamas a nombre de Manzur Sandoval, su asesor financiero".

El abogado John de León, de Miami, miembro de la Asociación Americana de Libertades Civiles está asesorando a Delgado en Estados Unidos. "No puedo hacer comentarios sobre el caso" me dijo De León.

"Delgado es un enemigo de los Estados Unidos. Mantienen nexos con un gobierno comunista, va viajado en diferentes ocasiones a Irán con la intención de establecer relaciones financieras entre ese país y Ecuador y además ha intentado vender propiedades confiscadas a diferentes personas de Ecuador al gobierno iraní. Cuenta con una buena cantidad de efectivo. Se compró una casa y dos autos de lujo en Miami al contado".

Al realizar esta investigación no puedo dejar de preguntarme: ¿recibiríamos nosotros, los ciudadanos comunes y corrientes el mismo que el primo de Rafael Correa en Miami? Si es un prófugo de la justicia internacional, ¿Por qué el Departamento de Inmigración no actuó para deportarlo a su país antes de que pidiera asilo político? ¿Le van a confiscar sus cuentas y propiedades? Me parece, que Delgado ya no goza de la venia de la diplomacia....pero la de la impunidad....la disfruta enormemente.

MIRA EL SHOW CON TODA LA INVESTIGACIÓN EXCLUSIVA

Rafale Correa