iOS app Android app

Miles de caimanes viven en los suburbios de Río

stumbleupon: Miles de caimanes viven en los suburbios de Río   digg: US Works With Sudan Government Suspected Of Aiding Genocide   reddit: Miles de caimanes viven en los suburbios de Río   del.icio.us: Miles de caimanes viven en los suburbios de Río

Por JENNY BARCHFIELD | October 17, 2013 01:21 AM EST | AP


RIO DE JANEIRO — RIO DE JANEIRO (AP) — Oh, las glorias de Río que esperan a los espectadores y atletas en los Juegos Olímpicos de 2016: esas playas, esa música, las montañas. Y varios miles de caimanes que se deslizan por lagunas de aguas negras.

Entre 5.000 y 6.000 de estos caimanes viven en las fétidas lagunas al oeste de Río, dicen los ambientalistas, y existe la posibilidad de que los visitantes pudieran tropezárselos, aunque los expertos se apresuran a explicar que los caimanes, más pequeños y menos agresivos que los cocodrilos y los lagartos, no se consideran una amenaza a los seres humanos.

Algunos de los animales ya se han refugiado en lagunas construidas en el campo de golf olímpico, ubicado junto a una laguna otrora prístina llena y llena de mangles, que ahora está llena de aguas negras que llegan desde edificios de apartamentos de lujo

De hecho, después de dos decenios de crecimiento anárquico que ha afectado significativamente los hábitats naturales, loa caimanes se han convertido en una figura cada vez más común en el corazón urbano del oeste de Río, atraídos en parte por los restos de comida que le les dan los humanos.

El distrito es el principal centro de los Juegos de 2016 y sede dela Villa Olímpica, aunque la mayoría de los eventos se celebrarán en instalaciones bajo techo. Una excepción es el campo de golf, donde algunos caimanes viven en lagos. La presencia de animales en los campos de golf es normal. En la Florida se ven lagartos en el césped de los campos de golf, y en Australia son los canguros.

Los ambientalistas dicen que los organizadores de los Juegos han comenzado a estudiar qué hacer sobre los caimanes en el campo de golf, que aún no está terminado.

Los caimanes se congregan en un canal del afluente Recreio dos Bandeirantes, en un suburbio y flanqueado por dos importantes vías de transporte. Madres con niños en cochecitos camino a la playa, vecinos que salen a pasear con sus perros y muchachos que entregan pizza a domicilio se detienen en un estrecho puente peatonal de madera sobre el canal para observar a los caimanes, cuyo color marrón los camufla en las aguas oscuras y sulfurosas.

Como muy pocos logran sobrevivir en las aguas contaminadas, cada vez dependen más de la comida que les echan los humanos, que van desde pollo hasta galletas, a veces en sus envases plásticos. Los caimanes también comen aves y las ratas que salen de los vertederos.

"Los caimanes son como un tanque, una especie muy antigua con una gran capacidad de renovación que les permite sobrevivir en condiciones extremadamente adversas", dijo Ricardo Freitas, profesor de Ecología que dirige el Instituto Jacare, que tiene por fin proteger a los reptiles. "Pero el hecho es que sus días están contados si las cosas no cambian drásticamente".

Con una población 85% de machos, los caimanes de Río enfrentan un problema demográfico grave, dijo Freitas, quien sospecha que la liberación descontrolada de aguas negras es un factor en el desequilibrio entre hembras y machos. La materia orgánica hace que la temperatura del agua aumente y entre los caimanes el agua cálida durante cierta etapa de la incubación puede provocar caimanes machos.

Aunque algunos caimanes salen del canal, y son golpeados por carros, Freitas dijo que sólo conoce de una persona que fue atacada por uno de los animales, un pescador que sufrió una mordida superficial cuando pisó un caimán.

Freitas ha capturado e identificado a 400 caimanes en los últimos diez años. El profesor entra en las aguas tóxicas, lanza su lazo y les cierra la boca con destreza con cinta adhesiva. Aunque los caimanes locales tienen un promedio de 1,5 metros de largo y pesan unos 10 kilos, los machos más viejos pueden medir el doble y ser mucho más pesados. Pero Freitas se lanza al agua a capturarlos a mano limpia.

"Una vez uno me mordió en la mano", dijo. "La mordida no fue grave, pero la infección sí debido al agua".