iOS app Android app

Ola de violencia deja 21 civiles muertos en Irak

stumbleupon: Ola de violencia deja 21 civiles muertos en Irak   digg: US Works With Sudan Government Suspected Of Aiding Genocide   reddit: Ola de violencia deja 21 civiles muertos en Irak   del.icio.us: Ola de violencia deja 21 civiles muertos en Irak

Por SAMEER N. YACOUB | January 12, 2014 02:05 PM EST | AP

Compare other versions »

BAGDAD (AP) — Una oleada de estallidos de coches bomba y enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y extremistas en el norte y los alrededores de Bagdad dejaron al menos 21 civiles muertos, dijeron el domingo las autoridades.

Estos hechos de violencia tuvieron lugar en momentos en que las fuerzas iraquíes y extremistas vinculados con al-Qaida escenificaban choques armados al oeste de la capital iraquí.

El atentado más sangriento, un coche cargado con explosivos estalló afuera de una concurrida estación de autobuses en el centro de Bagdad con saldo de al menos nueve muertos y 16 heridos, dijo un policía.

Miles de personas utilizan a diario la estación o pasan por el lugar. El jueves pasado, un atacante suicida se hizo volar con sus explosivos entre un grupo de reclutas de la fuerza de seguridad en las cercanías, con resultado de poco más de 20 muertos.

Otro coche bomba hizo explosión en un lugar lleno de autobuses y taxis en el vecindario de Hurriyah, en el norte de Bagdad; en el lugar cuatro civiles murieron y 12 resultaron heridos, según la policía.

Poco antes del anochecer, estalló la lucha en suburbios de la ciudad de Abu Ghraib, al oeste de Bagdad, donde individuos armados atacaron una caravana militar, dijeron las autoridades.

El ejército disparó obuses de artillería que cayeron en la aldea suní de al-Mahsna en Abu Ghraib, donde cinco civiles murieron y 13 quedaron heridos, dijo la policía.

Después, un atacante suicida hizo estallar el vehículo cargado de explosivos que conducía en la ciudad norteña de Tuz Khormato; minutos más tarde una bomba escondida en un coche de ventas hizo explosión en las cercanías, según el alcalde Shalal Abdoul. Tres personas murieron y 27 resultaron heridas en ambos atentados, agregó.

Autoridades médicas confirmaron las cifras de víctimas a causa de los atentados. Todas las fuentes solicitaron el anonimato porque no estaban autorizadas a facilitar información.

Los ataques ocurrieron en momentos en que las fuerzas de seguridad iraquíes y sus aliados tribales suníes en la provincia de Anbar combaten a extremistas del Estado Islámico e Irak y el Levante, vinculados con al-Qaida.

Los extremistas y sus aliados tribales también controlan parte de la capital de la provincia, Ramadi. Continuaban los enfrentamientos esporádicos en el lugar y zonas circundantes.

Millares de familias han abandonado la zona por temor a una ofensiva del gobierno. Los combates entre extremistas y las fuerzas de seguridad han dejado al menos 60 muertos desde el estallido de la violencia después de que las autoridades arrestaran el 28 de diciembre a un legislador suní acusado de terrorismo y de que desmantelaran un campamento de manifestantes antigubernamentales suníes en Ramadi.

Los extremistas, alentados por los avances de sus compañeros en la guerra civil en la vecina Siria, pretenden erguirse como los defensores de los suníes iraquíes que están furiosos con el gobierno encabezado por los chiíes ante lo que describen como los intentos para marginarlos.

El domingo, abrieron algunas oficinas de gobierno bajo estricta seguridad y los servidores públicos regresaron a sus trabajos, dijo el concejal Faleh al-Issawi, quien señaló que los extremistas mantienen el control en algunas partes de Ramadi.

En una señal de la preocupación de Estados Unidos ante la coyuntura actual, el susbscretario adjunto para Asuntos del Cercano Oriente, Brett McGurk, viajó a Irak para reunirse con el primer ministro Nuri al-Maliki y otros dirigentes políticos iraquíes de alto rango. McGurk concluyó el domingo su visita.

En un comunicado, la embajada de Estados Unidos en Irak dijo que McGurk hizo énfasis en que Estados Unidos "ofrecerá toda la asistencia necesaria y apropiada al gobierno de Irak".

Washington ha descartado el regreso de los soldados estadounidenses aunque envió recientemente decenas de misiles Hellfire para reforzar a las fuerzas iraquíes. Estados Unidos se comprometió a enviar más cohetes así como aviones no tripulados de reconocimiento.

Las tensiones políticas y la violencia se han disparado en Irak durante los últimos meses. El año pasado, el país registró su cifra más alta de muertos desde que lo peor de la violencia sectaria comenzó a ceder en 2007, según la ONU: Un total de 8.868 personas perdieron la vida en 2013 a causa de la violencia en Irak, de acuerdo con la ONU.

___

El periodista de The Associated Press Sinan Salaheddin contribuyó a este despacho.