iOS app Android app

Colombia: jefe del ejército descarta divisiones

stumbleupon: Colombia: jefe del ejército descarta divisiones   digg: US Works With Sudan Government Suspected Of Aiding Genocide   reddit: Colombia: jefe del ejército descarta divisiones   del.icio.us: Colombia: jefe del ejército descarta divisiones

Por CESAR GARCIA | February 5, 2014 09:32 AM EST | AP


BOGOTA, Colombia (AP) — El ejército está cohesionado y sin divisiones internas y apoya el proceso de paz que adelanta el presidente Juan Manuel Santos, destacó el miércoles el comandante del Ejército, general Juan Pablo Rodríguez, institución que encara un escándalo por un presunto espionaje de agentes de inteligencia militar a los negociadores del gobierno.

"Nuestro ejército es un ejército cohesionado, un ejército que está comprometido con la seguridad de todos los colombianos...Nosotros en ningún momento seremos un obstáculo para la paz, la paz es la victoria", dijo el jefe militar. "Como comandante del Ejército yo no estoy de acuerdo con esa afirmación de que el ejército está dividido, yo veo es un ejército cohesionado, comprometido, haciendo sacrificios todos los santos días", añadió Rodríguez en una entrevista con la radio Caracol.

El jefe militar enfrenta una tormenta debido a denuncias conocidas este lunes por parte de la revista Semana, tras 15 meses de investigaciones y basándose en fuentes confidenciales, indicando que miembros del ejército y piratas cibernéticos civiles utilizaron un local capitalino desde el 2012 hasta octubre del 2013 para rastrear correos electrónicos y mensajes de texto de diversas personalidades, entre ellos algunos negociadores del gobierno en los diálogos de paz que adelanta con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Cuba desde fines del 2012.

La denuncia ya desembocó en que la noche del martes fueran relevados de sus cargos, hasta tanto se concluya la investigación, dos generales: el general Mauricio Zúñiga, jefe de la inteligencia y el director de la central de inteligencia técnica del ejército, general Jorge Andrés Zuluaga, según anunció ante reporteros el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.

A pesar de las declaraciones del jefe castrense, congresistas del oficialismo y analistas políticos consultados telefónicamente en la jornada por la AP coincidieron en señalar que aunque el capítulo del espionaje no descarrilará los diálogos de paz en La Habana debido a que ya es un proceso maduro y ha superado otros hecho como violentas acciones de parte y parte, es una hecho inocultable que dentro de las filas militares hay sectores opuestos a las negociaciones y eso abre interrogantes sobre un eventual post conflicto.

Esa fractura al interior de los militares "no se puede ocultar, (sería tapar) el sol con una mano", dijo el senador Juan Fernando Cristo, del Partido Liberal, que forma parte de la coalición en el gobierno de Santos. "Nadie puede garantizar que en el post conflicto, sino organizamos bien el sistema de inteligencia, no se vuelvan a repetir episodios de esos" de seguimientos ilegales, destacó Cristo, uno de los ocho miembros de la comisión de inteligencia del Congreso.

En este escándalo, añadió el legislador, "hay dos temas distintos, uno es evidente que hay un desorden y una ineficacia institucional en el manejo de la inteligencia, no aprendimos de las equivocaciones del pasado, y segundo que hay sectores, que yo creo muy minoritarios dentro del Ejército, que definitivamente se oponen al proceso de paz en La Habana", entre otras razones porque consideran que sí pueden vencer militarmente a las FARC.

León Valencia, de la no gubernamental Fundación Paz y Reconciliación, anticipó que ante las denuncias de espionaje --que hasta donde se sabe no alcanzaron a los negociadores rebeldes-- las FARC pueden hacer nuevos reclamos y quejarse sobre las acciones de las fuerzas militares o criticar nuevamente al ministro Pinzón, al que acusan de belicista.

Pero el punto más importante ahora, dijo Valencia, es que "Santos tiene que actuar en una línea de depuración de las fuerzas armadas" para retirar a esos sectores críticos a la paz porque en un eventual escenario de post conflicto, o que se firme la paz con las FARC, "a uno le da mucho miedo, ¿qué van a hacer después (esos sectores), matar a los negociadores?...¿hacer atentados contra sectores políticos?".

Hasta ahora se desconoce quién y para qué se habría hecho ese seguimiento de correos electrónicos y mensajes de texto de negociadores y al menos dos políticos, un espionaje en el que el presidente Santos, en campaña de reelección para los comicios de mayo próximo, ha negado cualquier relación.

El Fiscal General, Eduardo Montealegre, ha dicho que adelanta una "investigación para determinar si existió o no una extralimitación de funciones por parte de los miembros del Ejército Nacional y miembros de la fuerza pública que intervinieron en esta labor de inteligencia encubierta" y que examina 20 computadores incautados en un allanamiento el pasado 24 de enero en Bogotá, pero no ha ofrecido detalles.