iOS app Android app

Escándalo sexual en prisión en NY causa pesquisa

stumbleupon: Escándalo sexual en prisión en NY causa pesquisa   digg: US Works With Sudan Government Suspected Of Aiding Genocide   reddit: Escándalo sexual en prisión en NY causa pesquisa   del.icio.us: Escándalo sexual en prisión en NY causa pesquisa

Por TOM HAYS | March 9, 2014 05:58 PM EST | AP


NUEVA YORK (AP) — La guardia carcelaria Nancy González ganó notoriedad al tener un hijo con un asesino de policías preso. Pero su historia de conducta sexual inapropiada en una cárcel federal en Brooklyn no termina ahí.

González dice que tuvo relaciones sexuales con al menos ocho colegas, entre ellos dos supervisores, cuando trabajaba en el Centro Metropolitano de Detención en menos de dos años. Admitió además haber tenido relaciones sexuales con un segundo recluso.

Las alegaciones de un escándalo sexual más amplio que creó potenciales riesgos de seguridad están en un documento preparado por los abogados de González antes de su sentencia el mes pasado a un año de prisión. González se declaró culpable de relaciones sexuales ilegales con el recluso Ronell Wilson, convicto en el 2006 de asesinar a dos policías encubiertos.

Los abogados dijeron que González contó a las autoridades federales que tuvo relaciones sexuales con otras personas en la prisión a principios del año pasado. Pero aunque la fiscalía la enjuició, no estaba claro si alguien más fue disciplinado.

Robert Nardoza, portavoz de la Fiscalía Federal de Brooklyn, confirmó que fiscales habían remitido el asunto al inspector general del Departamento de Justicia. Chris Burke, portavoz de la Oficina Federal de Prisiones, agregó que el inspector general investigaba el asunto pero declinó ofrecer detalles. La Oficina del Inspector General declinó comentar.

Las alegaciones de González, aunque quizás sorprendentes para muchos, no lo son para los que han estudiado la vida en las prisiones, donde la cultura de relaciones sexuales ocultas — consensuales o no — es común, dijo Brenda V. Smith, profesora de Derecho y experta en asuntos de prisiones en la American University.

El hecho que González pudo tener relaciones sexuales con Wilson durante varias semanas indica que operaba en un entorno donde "todo vale", dijo Smith. "Estoy segura que existen guardias de prisiones que no se sorprendieron por su conducta. Sencillamente la sorprendieron".

Una carta escrita por el alcaide de la prisión Strada al juez en el caso de González no mencionó posibles fallas de supervisión en el lugar, que alberga a unos 2.4000 hombres y mujeres en espera del resultado de cargos federales. El alcaide se limitó a decir que González era la única culpable y merecía la máxima sentencia.

El viernes no fue posible contactar a Strada por teléfono y correo electrónico. Anthony Rico, abogado de González, declinó hablar de las alegaciones de su defendida más allá de lo que está en el memorando de la defensa.

El memorando indica que habría sido difícil no darse cuenta de que González era una mujer profundamente perturbada cuando llegó a trabajar a la prisión en el 2009. Tras su arresto, un siquiatra concluyó que sufría de un problema sicológico no tratado, alimentado por "un sentido de culpa y vergüenza emocional profundamente arraigado" a causa de severo abuso sexual cuando era niña, dicen abogados.

"La incapacidad (de González) de reconciliar su disfunción sexual era conocida por sus supervisores en la Oficina de Prisiones, dos de los cuales se aprovecharon plenamente de su problema y tuvieron relaciones sexuales con ella", dice el memorando de la defensa, sin detallar circunstancias ni identificar a los supervisores.

"Dado su alto nivel de promiscuidad con empleados de la cárcel, era cuestión de tiempo para que tuviera relaciones sexuales con un preso.