iOS app Android app

Estudiantes presionarán a Bachelet por reforma

stumbleupon: Estudiantes presionarán a Bachelet por reforma   digg: US Works With Sudan Government Suspected Of Aiding Genocide   reddit: Estudiantes presionarán a Bachelet por reforma   del.icio.us: Estudiantes presionarán a Bachelet por reforma

Por EVA VERGARA | March 10, 2014 02:01 PM EST | AP


SANTIAGO, Chile (AP) — Las movilizaciones estudiantiles penderán como una espada de Damocles sobre el gobierno de Michelle Bachelet pues su promesa de una educación gratuita y de calidad para todos despertó enormes expectativas en una combativa dirigencia estudiantil que ya anuncia movilizaciones y cuya financiación con el aumento de impuestos ha despertado inquietudes en el empresariado.

La ex mandataria, (2006-2010), inicia el martes su segundo mandato presidencial apoyada por la Nueva Mayoría, una coalición de cuatro partidos de centroizquierda, el Partido Comunista, y dos movimientos menores que la eligieron con el 62,2% de los votos.

Su programa de gobierno incluye una reforma tributaria para financiar la promesa de la gratuidad de la educación de primaria hasta la universidad, soluciones al creciente déficit energético y una disminución en la gran brecha entre los ingresos de ricos y pobres.

Pero la reforma educativa es la que despertó las mayores expectativas e involucra a más de 3 millones de estudiantes de todos los niveles.

Muchos líderes universitarios, alejados de los partidos políticos tradicionales, desconfían de las promesas de Bachelet, consideran escasa la información sobre cómo pretende que la gratuidad y calidad de la enseñanza llegue a todos los niveles y grupos sociales en seis años, y exigen participar formalmente en el diseño de los cambios, y no sólo ser llamados para ser fotografiados junto a las autoridades.

"El programa de Bachelet tiene bastantes ambigüedades, tiene muy buenos titulares sobre las expectativas que se crearon, pero muy pocas explicaciones concretas sobre cómo se van a resolver las cosas, con quién se va a hacer esta gran reforma, no hay plazos, no hay prioridades", dijo a The Associated Press Naschla Aburman, presidente de los estudiantes de la Universidad Católica.

"Queremos que sea una reforma estructural", agregó "(para) que pasemos de una educación de mercado a una educación que sea un derecho garantizado, de una educación que nos divide a una educación que nos une".

En la actualidad, los estudiantes no están afiliados a los partidos y buscan permanecer independientes hasta que las reformas se hagan y evitar así ser cooptados por la presidencia o por las agrupaciones políticas, como sucedió en 2006 cuando la propia Bachelet, en su primer gobierno, desactivó la llamada marcha de los pingüinos y sus demandas por una mejor y más barata educación.

Entonces, invitó a los adolescentes dirigentes estudiantiles a incorporarse a una comisión que también integró la oposición derechista de la época, que estudió los problemas del sector, propuso algunas soluciones, pero que no propició mayores reformas.

Los líderes estudiantiles luego admitieron que se sintieron traicionados, pero su movimiento ya había llegado a su fin.

Aburman es la vocera de la confederación que agrupa a universitarios llamada Nueva Acción Universitaria, movimiento estudiantil de centroizquierda y de carácter pluralista. Obtuvo aproximadamente 6.500 votos en una elección en la que participó el 70% del alumnado.

El movimiento no mantiene un registro de sus militantes porque sus miembros provienen de distintas vertientes izquierdistas y liberales.

Bachelet, una pediatra socialista de 62 años, también prometió que durante los primeros cien días de su nuevo gobierno impulsará 50 medidas, entre ellas, el proyecto de reforma tributaria gradual para elevar en cuatro años el impuesto a la renta que pagan las empresas del 20 al 25%.

Así, espera recaudar 8.200 millones de dólares y combatir la evasión fiscal.

Bachelet espera que el 70% de los estudiantes universitarios más pobres reciban educación gratuita al concluir su mandato de cuatro años y que el 30% restante lo haga dos años después de haber concluido su período.

Pero Melissa Sepúlveda, líder de alumnos de la Universidad de Chile y anarquista declarada, dijo a la AP que, "no nos sentimos representados con lo que hay en el programa de Michelle Bachelet, esperamos que su gobierno responda a las demandas que ha planteado el movimiento estudiantil, que tienen un respaldo de la gran mayoría de la población".

"Todavía no hay fecha definida, pero ya hemos anunciado y hecho un llamado a los estudiantes a llenar las calles nuevamente", dijo.

"Vamos a estar donde tenemos que estar, en la calle, movilizándonos por supuesto, pero también en la propuesta, también vigilando la pauta de la reforma educacional", agregó Aburman.

La educación chilena es profundamente elitista, lo que se refleja, por ejemplo, en la prueba que mide los conocimientos para ingresar a la universidad: la mayoría de quiénes son seleccionados a la universidad provienen de colegios privados, otro porcentaje proviene de escuelas particulares que reciben subvención estatal, y los menos estudiaron en colegios administrados por las municipalidades, que tienen modestos o muy pocos recursos.

La desigualdad educativa refleja la inequidad existente en Chile.

El declive de la educación pública inició durante la pasada dictadura militar (1973-1990). La administración de las escuelas pasó de manos del Ministerio de Educación a las municipalidades que son pobres. Como resultado, la calidad de la enseñanza disminuyó al contratar a maestros con menor preparación.

Tras las gigantescas movilizaciones estudiantiles iniciadas en 2011, el presidente saliente Sebastián Piñera aumentó de 100.000 a 400.000 las becas y disminuyó los intereses de los préstamos bancarios universitarios del 6,5 al 2%. Actualmente, millones de personas están pagando a los bancos millonarias deudas.

Los préstamos se pagan después que egresan de la universidad y constituyen un 10% mensual de sus ingresos.

Aunque Bachelet tendría los votos necesarios en el Congreso para aprobar la reforma tributaria la mayoría de la oposición conservadora se opondrá porque no cree en que los hijos de los más ricos estudien gratis.

La semana pasada, los grandes empresarios plantearon su preocupación por la proyectada alza impositiva debido a la desaceleración de la economía chilena, que en enero creció menos de lo esperado (1,4, la cifra más baja desde 2010.

"Nosotros creemos que la reforma tributaria, como planteamos, debe preocuparse de no pegarle al crecimiento, más aún cuando vemos una desaceleración hoy día, por lo tanto hay que ser más cuidadosos", dijo Andrés Santa Cruz, presidente de la poderosa Confederación de la Producción y el Comercio. "Y el desafío de la calidad es el que quiero ver cómo se va a abordar de manera definitiva".

La líder estudiantil Sepúlveda señaló que "es obvio que desde el empresariado hay respuestas ante la posibilidad de que se les quiten privilegios bajo el alero de la legalidad y del Estado. Ellos pagan muy baja tributación".

La dirigente aludía al Fondo de Utilidades Tributarias, un registro de las utilidades no retiradas de una empresa por sus dueños, por las cuales no pagan impuestos. El mecanismo fue instaurado durante la dictadura de Pinochet, y Bachelet espera eliminarlo al cuarto año de la reforma tributaria, lo que hará que los empresarios paguen tributos por todas sus utilidades.

-----------------------

Siga a Eva Vergara en Twitter: http://twitter.com/evergaraap