THE BLOG
11/13/2012 11:33 am ET | Updated Jan 13, 2013

¡No dejes que el pavo te asuste!

pavodieta

¡La época festiva se acerca y mucha gente comienza a asustarse! Exageran su manera de hacer ejercicios y piensan, "si hago una hora extra de ejercicios cardiovasculares, podré comer y beber el doble sin que afecte mi peso". Entonces, comienzan a comer carbohidratos y a beber licor durante el día de Acción de Gracias pensando que están a salvo porque hicieron más ejercicios cardiovasculares de lo normal. ¡Están equivocados! Cuando se pesen en la balanza verán que tienen unos kilos de más. Luego comienza el lloriqueo... "¿Por qué? ¡Hice dos horas de ejercicios cardiovasculares todos los días! ¡No entiendo! ¡Esto no es justo!".

Mi amiga y yo hacíamos eso todo el tiempo, y me di cuenta que es un poco más complejo que eso. No tienes que temerle al pavo, o evadir tu vida social; solo tienes que aprender a tomar la mejor decisión cuando disfrutas de los días festivos. No hablo de pasar hambre hasta morir o torturarte mientras los demás comen como si no existiera el mañana, jaja... Te voy a decir qué es lo que tienes que hacer en las fiestas y cómo pasarla bien sin sentirte culpable al día siguiente.

Hablemos del día de Acción de Gracias.

Primer panorama:

Eres el anfitrión de la fiesta, así que tú estás a cargo de la comida y puedes hacer algunos cambios.

  • Por ejemplo, en vez de la famosa cacerola de vainitas verdes, podrías preparar las mismas vainitas verdes al vapor y luego para agregarles sabor les colocas un poco de aceite de oliva, sal y pimienta. ¡Y listo! Tienes un gran acompañante para el plato principal.
  • Si tu familia es una de esas que TIENEN que comer el puré de papas, lo puedes reemplazar por puré de batata dulce (camote), y le agregas un poco de mantequilla baja en grasa y una pizca de canela.
  • Trata de preparar el pavo sin el relleno. Utiliza especias, cebolla, ajo, jugo de naranja natural, vinagre, puerro, cebollín, zanahorias, etc. para agregar sabor. Te sorprenderás lo delicioso que el pavo puede ser sin todos esos ingredientes llenos de grasa.
  • Para el postre existen tantas opciones saludables como las tartaletas de frutas hechas en casa. Aquí tienes una idea, mi suegra prepara una rica tartaleta de fresas. Todo lo que necesitas es la masa integral, gelatina de fresa sin azúcar y fresas frescas. Hasta le puedes agregar un poco de crema chantillí ligera.

El segundo y más complicado panorama:

Tú eres el invitado.

  • Habrá mucha comida desplegada en la mesa. No te asustes, utiliza tu mejor criterio, y recuerda lo difícil que es quemar las calorías, así que sé inteligente.
  • Por ejemplo, antes de salir de tu casa come algo saludable para que cuando llegues a la fiesta puedas evadir los aperitivos. Pero, si no tienes tiempo para comer antes de salir, enfócate en el coctel de camarones, el salmón ahumado, vegetales, o frutas en vez de los nachos y cremas.
  • Trata de beber la menor cantidad de licor posible. Te puedes tomar lentamente una copa de vino. Mantén en tus manos el mismo vaso toda la noche, para que nadie te obligue a tomar más. Asegúrate de beber bastante agua; pídele al anfitrión que te dé el vaso más grande y lo llenas de hielo y agua con gas.
  • Cuando llegue el momento de sentarte a la mesa para comer, no te olvides de incluir en tus oraciones para que Dios te de la fuerza de voluntad para sobrevivir la cena... ¡Estoy bromeando!
  • Un pequeño truco: siéntate al lado de alguien que no preste atención a lo que la gente come, de esta manera evitarás la presión. Enfócate en la gente y no en la comida. Habla, no comas.
  • Para controlar la porción, escoge un plato de 20 cm si eres mujer y si eres hombre que sea de 22 cm; como es difícil que cargues contigo un metro, el plato se parece al que se utiliza para la ensalada.
  • Cuando la comida comience a circular puedes probar un poco de todo. Todo se trata de moderación, pero si quieres ser inteligente, deja que las peores comidas pasen y agarra de las que creas que serán más saludables como vegetales al vapor y batatas dulces.
  • Con respecto a la salsa del pavo, mi consejo es igual que con todo lo que tenga salsa "siempre y cuando sea posible colócala a un lado del plato".
  • Siempre escoge la parte blanca sin piel del pavo.
  • ¡Todo tipo de pan es un simple NO, NO y NO! ¡No hay excepciones!

Recuerda que este es un momento hermoso para agradecer todo lo que tienes, tus logros durante el año, en particular, esos como tu pérdida de peso... ¡Aún queda camino por recorrer!

TAMBIÉN VE:

ADEMÁS:

Calorías saludables