THE BLOG
11/08/2012 10:59 am ET | Updated Jan 08, 2013

La coalición perfecta

barack obama

La reelección de Obama confirma el cambio que el electorado estadounidense tomó hace cuatro años al escoger una nueva visión para el país. El rechazo a Rommey no tiene nada que ver con su personalidad, sino con la defensa de políticas retrogradas que buscan detener la evolución histórica. Obama y su equipo organizaron una campaña que, sin abusar de la paciencia del público, subrayó el compromiso con una nueva era y una nueva manera de entenderla de acuerdo a los principios de un partido demócrata más dinámico y más integrado.

Mirando los datos de participación vemos cómo el llamado al futuro resonó en aquellos grupos más interesados en él: los jóvenes, los latinos, las mujeres, los afroamericanos, la comunidad LGTB, los liberales, los progresistas, e incluso algunos republicanos moderados, en otras palabras, una coalición perfecta de cara a las necesidades de un país en plena recuperación económica y renovación demográfica. Los republicanos parecen no haberse dado cuenta de que el público y el mundo son otros y otras son las reglas del juego.

El presidente enfrenta, sin embargo, el dilema de cómo reconciliar la visión de su base con la frustración de los perdedores, pues en última instancia, la presidencia no sólo representa a sus votantes directos, sino al país en su totalidad. Hasta ahora, los republicanos se han aprovechado de este dilema del presidente, acorralándolo en todos y cada uno de los temas delicados: salud pública e inmigración, entre ellos. El obstruccionismo en el Congreso y la intimidación a los electores que intentaron en estas elecciones, deja a los republicanos una marca fatal en el contexto de un país renovado cultural y políticamente, que es lo que tenemos a partir de esta semana.

La noche demócrata trajo una ola progresista de proporciones considerable. Alan Grayson el látigo de los republicanos durante los debates sobre la reforma de salud, fue relegido en Florida. Tammy Baldwin ganó en Wisconsin un puesto al senado, siendo la primera mujer que representa al estado y la primera senadora abiertamente gay que servirá en la institución. Los votantes en Minnesota derrotaron la propuesta de codificar constitucionalmente el concepto de matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer y en Colorado, Massachusetts y Washington, los electores aprobaron el consumo recreativo de marihuana. Otras medidas de corte progresista pasaron en otros estados, rescribiendo el mapa liberal para las próximas contiendas.

Durante su discurso de nominación hace unas semanas, Obama confesó cómo en los últimos cuatro años en la Casa Blanca, él había aprendido la diferencia entre ser candidato y ser presidente. Su segundo término será sin dudas la mejor práctica de ese aprendizaje y una puerta abierta al cumplimiento de las promesas que fundarán su legado.

Elecciones en EE.UU. en imágenes
El triunfo de Obama en Twitter

¿Estás de acuerdo con la reelección de Barack Obama como Presidente de Estados Unidos?

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí