THE BLOG

Obama. Nada nuevo bajo el sol

11/12/2012 08:41 am ET | Updated Jan 12, 2013

barack obama

No es algo personal contra Obama. Es algo personal contra el mundo que rodea a Obama. Su reelección ya es un hecho. Los electores estadounidenses inclinaron la balanza hacia el candidato más carismático, el que diseminó menos odio y arrogancia durante su campaña.

Nada indica que Obama redireccionará la política estadounidense hacia un trato fraterno e igualitario con el resto de las naciones. Al contrario, Obama ganó en parte, vociferando las mismas bravuconadas de sherif hacia los países que Estados Unidos vé como hostiles. Pero lo hizo sonriendo, alentando a los soldados que están en tierras lejanas, palmoteando desocupados y latinos. El rockstar afroamericano le ganó rotundamente al John Wayne de la extrema derecha.

Sin embargo, no ganó la paz ni la intromisión en otros territorios. No ganó el repliegue de las fuerzas militares. No ganó la libertad comercial, pues Estados Unidos sigue siendo uno de los países más proteccionistas del mundo. No ganó el reconocimiento de Estados Unidos de todos los genocidios que ha propiciado o ejecutado en el último tiempo.

Es posible que los inmigrantes recientes sientan que Obama no los expulsará a patadas, como sí lo habría hecho Rommey. Los dreamers pueden seguir alimentando esperanzas, de la mano de un presidente bonachón y una economía cíclica que aparentemente vuelve a repuntar.

Las encuestas indican que triunfó con el 71% del voto latino, el 93% del voto afroamericano, el 63% del voto asiático y sólo el 39% del voto anglosajón. Es decir, la sumatoria de las minorías le dieron el triunfo, le enviaron una señal de auxilio, un mensaje en una botella. Si esa minoría se siente defraudada por Obama, comenzará una probable reacción en cadena de descontento. Por supuesto, esto último es sólo elucubración.

Puede que a Obama le vaya bien, que al pueblo de Estados Unidos le vaya bien, pero en ningún caso eso significa que el resto del planeta pueda dormir en paz con la prepotencia torpe del gigante del norte, que necesita mantener activas a sus tropas, ensayar sus armas, tener llenos de petróleo sus estanques y muy dichosos a sus especuladores.

Elecciones en EE.UU. en imágenes
El triunfo de Obama en Twitter