THE BLOG
09/27/2012 01:57 pm ET | Updated Nov 27, 2012

Lorena Rojas: su lucha contra el cáncer desde adentro

lorena rojas
Hace ya cuatro años, recuerdo haber recibido la noticia de parte de alguien muy cercano a Lorena Rojas: "Le detectaron cáncer en un seno, su estado es avanzado y no tiene seguro médico; está desesperada".

Aunque como periodista te toca recibir noticias fuertes casi a diario, haces cierto caparazón para que no te afecten. Pero ésta era distinta, no sé si porque estaba embarazada y más sensible o porque conocía la calidad humana que se escondía detrás de la actriz; o las dos cosas juntas, pero la noticia me impactó.

De inmediato me comuniqué con dos ángeles de la guarda que siempre han estado al lado de Lorena en las buenas y en las malas: su manager y mejor amiga Mari Urdaneta, y su publicista, una de las más importantes y poderosas de Estados Unidos, Conchita Paz-Oliva. Ambas angustiadas, me confirmaron la triste noticia, a la vez que me invitaban a ayudarla para que por lo menos pudiera pagar la operación.

En aquella época yo era productora general de uno de los morning shows más importantes de radio en Miami, conducido por Javier Ceriani. Le conté lo que estaba pasando y le propuse hacerle un homenaje: que pasara un día con nosotros en la radio, llenarla de sorpresas de seres queridos para animarla, y buscar, a través de uno de los medios más mágicos de comunicación como la radio, ayuda y compromiso de parte de hospitales, fundaciones o doctores para que pudiera operarse lo antes posible ya que, aunque para muchos los artistas viven rodeados de lujo, la realidad es que son trabajadores como cualquier otro, y ella no contaba con el dinero para salvar su vida.

Recuerdo esa mañana cuando Lorena llegó a la radio. Detrás del terror que escondían sus ojos, había una mirada llena de vida, de esperanzas. Su mamá, su hermana y sus mejores amigos la llamaron de sorpresa para darle un mensaje de amor, pero la mayor noticia nos la llevamos todos, cuando ante la insistencia frente al micrófono para que alguien ayudara a Lorena a operarse en esta lucha contra el tiempo y la muerte, una fundación y un hospital ofrecían hacerlo gratis. El primer milagro se había logrado. Una semana después el tumor y uno de sus senos fueron removidos.

El segundo milagro estaba en camino. Luego de meses de quimioterapia, radiaciones, días de esperanza, días de muchas tristeza, rodeada de música, de inspiración para escribir y habiendo enfrentado su gran miedo de perder el cabello, recibió la feliz noticia. Con su orgullosa cabellera bien cortita me confesó que el cáncer había desaparecido de su vida y que ahora estaba preparada para vivir más que nunca, para aprovechar esta segunda oportunidad que le daba la vida y sobre todo, ponerse en campaña para ser mamá.

Dos años después de ese gran festejo por la vida, nuevamente del otro lado del teléfono recibo la noticia que no quería ni quiero escuchar: a Lorena le regresó el cáncer y tiene metástasis en los huesos.

Una vez más esperé que se tratara de una equivocación y una vez más las mismas personas me lo confirmaron. La misma Lorena lo admitió con la tristeza en su corazón, pero con la misma mirada llena de esperanzas. Es que esta vez hay un pequeño gran motivo que la impulsa a pelear más por la vida, pues se encuentra a la espera de un bebé, luchando entre complicados trámites de adopción.

Lorena sabe que esta vez la batalla será más dura, que el reto que debe enfrentar es más fuerte, que está jugando su carrera más importante contra el tiempo. Pero quiere vivir, me lo ha compartido. Quiere seguir soñando, quiere ir detrás de ese sueño de morir de viejita al lado de sus perros; componiendo, rodeada de nietos y con la firme convicción que valió la pena la pelea.

Lorena, como en cada una de nuestras charlas, como aquel día donde nos abrazamos y lloramos porque un alma generosa estaba dándote el instrumento para operarte y salvar tu vida, hoy sólo te deseo vida, que sigas siendo esa guerrera inalcanzable, que no se da por vencida, que supo aprovechar la segunda oportunidad que le dio la vida, y que pronto puedas tener en tus brazos ese niño con el que tanto sueñas, que lo veas crecer, recibirse en la universidad y rodearte de un montón de nietos a los que les cuentes que de joven fuiste la super héroe que luchó contra el mal, y que fuiste vencedora.

Famosos con cáncer