THE BLOG
02/11/2013 03:32 pm ET | Updated Apr 13, 2013

Benedicto XVI, el Papa aficionado del Bayern Munich

benedict

El humo blanco volverá a emerger desde el Vaticano. A Benedicto XVI las enfermedades terminaron derrotándolo. Como un jugador que entiende que ha dado su último partido en la cancha, el Papá decidió despertar al mundo con su renuncia al cargo a partir del 28 de febrero. El último día de febrero, en punto de las 20:00 hrs., tiempo de Roma, Joseph Ratzinger volverá a ser un hombre más sobre la tierra, con sus aficiones y gustos a flor de piel.

Al aún Sumo Pontífice le tocó lidiar con una de las transiciones más complicadas en la historia de la iglesia católica. No sólo por los usos y costumbres de una sociedad cada vez más renuente a respetar conceptos elementales como el matrimonio y la negativa absoluta al aborto, sino también por la sombra de Juan Pablo II, el Papá más mediático de la historia y con niveles de popularidad inimaginables, además de los escándalos de pedofilia que incluso hoy siguen pasando factura.

Cuando Benedicto XVI deje la silla de san Pedro, Joseph Ratzinger reaparecerá tan alemán como desde el primer día. En esa sangre bávara no falta la pasión por el futbol, y en particular por el Bayern Munich, que hace apenas un año se planteaba entregarle al Papa un cargo honorífico como uno de sus aficionados ilustres.

A Joseph Ratzinger no lo acompañó el talento deportivo que sí tenía Juan Pablo II como portero en sus años de juventud, pero sí un interés profundo por el equipo al que dirigirá Pep Guardiola una vez que termine la presente temporada.

En una recepción que ofreció a futbolistas italianos en enero de 2008, Benedicto XVI mencionó que "el futbol puede ser un vehículo para la formación en las virtudes de la honestidad, la solidaridad y la fraternidad, especialmente para las generaciones más jóvenes".

Cuando Benedicto XVI entregue la estafeta como Sumo Pontífice, habrá 7 años en su memoria. Uno a uno, como futbolista que anuncia su adiós, Joseph Ratzinger repasará su trayectoria mientras sigue al equipo que conquistó su corazón en años de juventud.

Sigue a Mauricio Cabrera en La Ciudad Deportiva.com
laciudaddeportiva

ADEMÁS

Reacciones a la renuncia del Papa en Twitter