THE BLOG

La Guerra por el Agua

11/29/2016 08:52 am ET

2016-11-29-1480426537-9545791-WaterCrisis.jpg
No hay agua potable desde hace 3 semanas en La Paz, Bolivia, Noviembre 2016. ©MateoRomaySalinas

"¡No te saltes la cola! ¡Yo fui el primero en la fila, vete!" - Grita un hombre que lleva un balde vacío "Tengo tres hijos, estaba esperando en otro lugar, pero cuando la cisterna llegó no hubo suficiente para todos. No tenemos agua ni para tomar" responde una mujer a punto de llorar agarrando un balde azul y una pequeña niña cargando una olla más grande que ella.

El oficial que está supervisando la distribución de agua, se dirige a la gente que se ha reunido para obtener su ración "Aquellos que tengan su factura de agua pagada, pueden recibir cuatro baldes". El agua está siendo distribuida en cisternas, que usualmente son usadas para llevar derivados del petróleo, y las escasas porciones que recibe la gente hace que se peleen por algo que parece más orina que agua.

2016-11-29-1480426314-4916332-Agua2.jpg
Vecina de Irpavi, Natascha Donoso, recibio esta agua de las cisternas en La Paz, Bolivia. ©NataschaDonoso


No hay agua potable desde hace 21 días.

Esto está ocurriendo en La Paz, la sede de Gobierno de mi país Bolivia. Los hospitales están en emergencia, el año escolar ha concluido antes de tiempo y hay fábricas de comida han dejado de producir. Desde que no hay agua, el pan, la principal comida de los bolivianos, ahora escasea. Para colmo la semana pasada, los recolectores de basura entraron en paro y se cortó la electricidad. Estas escenas, parecen más el inicio de una película de ciencia ficción post apocalíptica, pero lamentablemente es la realidad. La Paz, hogar de dos millones de personas, puede ser la primera ciudad capital en tener una gravísima crisis del agua, pero dudo que sea la última.

2016-11-29-1480426368-9672285-LaPaz.jpg
La Paz, Bolivia, Julio 2016 ©UnitedNotionsFilm

Evo Morales, nuestro presidente, dijo en la televisión estatal "Para mí, esto es como un terremoto, no estaba planeado que se nos acabe el agua, nos ha tomado por sorpresa, deben prepararse para lo peor." Sin embargo, ya el 2013, las Naciones Unidas alertó al Gobierno de Bolivia, de ser uno de los países más vulnerables en el mundo de sufrir las consecuencias del calentamiento global, y que necesitaban tomar precauciones.

Pero Evo Morales, ha estado muy ocupado construyendo coliseos para bautizarlos en su nombre, con el crédito que le da la China, a cambio de concesiones mineras a compañías también chinas, que cabalmente usan grandes cantidades de agua y como es de esperar, a los chinos, les importa poco las necesidades de los bolivianos.

Las compañías mineras ayudaron a secar lo poco de agua que nos quedaba en el altiplano, después de que el Chacaltaya desapareciera en 2010 (El primer glaciar en derretirse en frente de nosotros). El año pasado, el segundo lago más grande en Bolivia se secó, 86 Km. de largo por 55 Km. de ancho se convirtieron en desierto. Sin embargo, mientras la alerta estaba latente por muchos años, el Gobierno de Morales no dijo nada, ni tomó ninguna acción para prevenir lo que es ahora una crisis de agua de proporciones bíblicas en Bolivia.

2016-11-29-1480426423-3794118-Agua3.jpeg
Vecinos protestando por el agua en La Paz, Bolivia. ©NairaSandoval

El suministro de agua para la sede de Gobierno, La Paz, se ha secado, y no habrá suficiente agua hasta el 2018.

Si eres uno de los escépticos del calentamiento global como el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, te invito a que vengas al sur, y visites La Paz, y experimentes lo que el futuro nos depara. Parece que la guerra por el agua, ya ha comenzado.

2016-11-29-1480426224-4745500-WaterCrisis2.jpg
No hay agua en La Paz, ciudad que alberga a 2 millones de personas. ©MateoRomaySalinas

Comments

CONVERSATIONS