THE BLOG
11/14/2012 09:40 am ET Updated Jan 14, 2013

Camino a la muerte, encontró el tránsito a la vida

emergencia medica
Muchas veces abrimos los ojos y pensamos que estamos viviendo; sin embargo el destino nos muestra una película distinta. Así le sucedió a mi amigo y paciente Nico. Un hombre joven, extremadamente exitoso en sus negocios y una familia preciosa que frecuentemente se perdía en una agenda cargadísima de viajes de negocios, reuniones, planes, ambiciones, en fin, trabajo.

En una mañana como cualquier otra, Nico se levantó sin poder respirar. Lo atiende un médico en la sala de emergencia y lo diagnostican con neumonía, supuestamente debido a una bacteria bastante peligrosa llamada Klebsiella Pneumoniae. Lo comenzaron en los antibióticos pertinentes, sin embargo su condición continuó deteriorando rápidamente. No fue hasta que un doctor en particular le ausculta el pecho y sospecha que algo malo estaba sucediendo con una de las válvulas del corazón que ordenan un ecocardiograma. Lo que se vio en aquel ultrasonido fue el precursor de un balance caótico entre la vida y la muerte que logró sacudir la realidad de Nico y de muchos cercanos a él.

Imagínense un grifo botando agua a toda capacidad. Así lucía la válvula mitral en el ecocardiograma; un goteo de sangre en la dirección opuesta del flujo sanguíneo normal que llenó los pulmones de Nico de agua. La sensación que eso produce es la misma que si nos estuviésemos ahogando en el mar. Su esposa, esperando nerviosísima el resultado, recibió la noticia tajante:

"Su esposo necesita cirugía de corazón abierto de inmediato".

Lo que sucedió de ahí en adelante fue una ópera de nervios y adrenalina. La esposa, confundida y aturdida por la noticia, comienza a llamar a los compañeros de Nico de una organización llamada YPO (Young President Organization). Ella se convierte en la CEO de una junta creada de emergencia compuesta de los empresarios más exitosos de Guatemala (a quienes de ahora en adelante les llamaré The A Team). La meta era tomar una decisión sobre el tratamiento: o se hacía la cirugía en Guatemala o se trasladarían a Estados Unidos. Para este punto, obviamente, Nico ya estaba inconsciente y conectado a un ventilador. La junta decidiría su destino.

Tomar la decisión era una pesadilla; el grupo entendía que el riesgo de hacer la cirugía en Guatemala era alto pues los cirujanos en el país, a pesar de ser competentes, no realizan muchos de estos procedimientos al año. Por otro lado, los doctores les decían que montarlo en un avión y el simple hecho de trasladarlo en una condición tan crítica era una sentencia de muerte.

The A Team, acostumbrados a tomar decisiones bajo presión y enfocadas en lograr el mejor resultado posible, le recomienda a la esposa de Nico que la cirugía se realice en el hospital Cleveland Clinic en Ohio, donde se hacen miles de estas cirugías al año. Se contactaron los doctores del hospital gringo, los mismos aceptaron el reto, y enviaron un avión ambulancia a Guatemala para transportar a Nico. Pero transportarlo en ambulancia del hospital local al aeropuerto no era tarea sencilla. Tendría que hacerse en poco tiempo pues Nico podía morir en el proceso. Usualmente hacer esta ruta con tráfico, lo cual es la norma en Guatemala, tardaría aproximadamente una hora. The A Team logró que una ambulancia lo transportara en seis minutos; casi como si un mar muerto, pero de autos, se partiera por la mitad para que la ambulancia pudiera atravesar sin problema.

Ya finalmente dentro del avión y cuando se pensaba que todo estaba listo y que podrían despegar, 25 policías estatales se presentan en la escena para investigar el avión. Resulta que en esos días un hombre de apellido Barredas había asesinado a su esposa en Guatemala y se rumoraba que trataría de escapar del país. Los guardias pretendían abrir hasta el tanque de gasolina del avión para asegurarse que no se trataba de un complot para ayudar a escapar al asesino. El tiempo que tardarían representaría una sentencia de muerte para Nico; el oxígeno que tenían para transportarlo no sería suficiente si no despegaban de inmediato. The A Team nuevamente intervino y convenció a las autoridades que Barredas no estaba escondido en el avión.

Nico llegó vivo a Cleveland. Antes de poder operarlo, tuvieron que tratarlo con medicamentos intravenosos para mantenerlo vivo y remover seis litros de agua de su organismo, consecuencia del fallo cardiaco congestivo causado por el goteo severo de la válvula mitral. Luego de varios días, el cirujano dio la luz verde para operar. Su esposa, hijas, familiares y amigos ya tenían como una especie de camping en el hospital en donde esperaban ansiosamente cualquier noticia mientras que mantenían a la contingencia guatemalteca, incluyendo a miembros del The A Team, al tanto de cada suceso.

Nico sobrevivió la cirugía y a pesar de una recuperación difícil hoy día vive una vida normal...aunque muy diferente.

Esta nota la escribo desde Guatemala, en donde Nico, su esposa, The A Team y el resto de la organización YPO, al igual que este servidor, nos reunimos en una conferencia para hablar y aprender de lo sucedido. A mí me correspondía arrojar luz desde el punto de vista médico. Un Nico emocional y con lágrimas en los ojos describió su vida de antes, el trauma que causó su metamorfosis y su visión actual de la vida.

Dicen que nadie aprende por cabeza ajena...pero siento que Nico, al compartir su historia con nosotros, me hizo un favor. Me enseñó que la vida es efímera y hay que aprovechar cada segundo. Que el éxito verdadero no se mide en dinero o negocios exitosos sino en la labor que hacemos como esposo, padre o madre. Que el invertir nuestro tiempo, honestidad y lealtad en amistades verdaderas puede llegar a salvarnos la vida...

Cuando a alguien le sucede algo tan traumático como a Nico y sobrevive, tienden a llamarle milagro. Y no dudo que lo sea... sin embargo, los sobrevivientes tienden a sentir que Dios los ha salvado porque tienen una misión significativa en la vida. Para muchos esto se traduce usualmente en una visión medio egoísta, egocentrista y hasta a veces heroica de dicha misión. Al preguntarle a Nico cuál creía que era su misión, me contestó:

"Cuidar y amar a mi esposa, quien me salvó la vida".

Nico, amigo, cuando creías que ibas de camino a la muerte, justo te encontrabas en tránsito a tu vida.

- Juan Rivera M.D.

¿QUE TE PARECIÓ ESTA HISTORIA? COMENTA AQUÍ

MIRA TAMBIÉN:

PHOTO GALLERY
HuffPost
BEFORE YOU GO
Alimentos para mejorar la salud cardiovascular
PHOTO GALLERY
Alimentos para mejorar la salud cardiovascular
VIDEO RELACIONADO: