THE BLOG
10/04/2012 11:14 am ET Updated Dec 04, 2012

Carta a un ciudadano americano: Warren versus Romney

debate presidencial

De cierta manera la campaña para el Senado en Massachussetts es un espejo de lo que se debate a nivel nacional entre Barack Obama y Mitt Romney, sólo que Elizabeth Warren, la profesora de Harvard que nunca había estado en política y que ahora le disputa el puesto al senador republicano Scott Brown, ha sido más eficaz en explicar la diferencia entre una y otra propuesta.

Es por eso que, ante una de las frases que pronunciara Obama en la Convención demócrata, se ha hablado de que se trata de su "Elizabeth Warren moment".

Ella se hizo muy conocida (via You Tube) porque en un conversatorio en una casa privada en Andover, al que asistieron unas cuantas decenas de personas alrededor del lanzamiento de su campaña, hizo una de las más gráficas defensas del estado benefactor:

"No hay una sola persona en este país que se hizo rica por sí sola. Ninguna. Si usted construyó una fábrica allá afuera, buena cosa. Pero quiero ser clara. Usted movilizó sus bienes al mercado sobre carreteras que fueron pagadas por todos nosotros. Usted contrató a trabajadores a los cuales el resto del país ayudó a educar". (Recomiendo la lectura del artículo "The Professor", de Jeffrey Toobin, sobre Warren, aparecido en The New Yorker el pasado 17 de septiembre, del cual fueron tomadas las citas suyas que aquí aparecen).

La frase de Obama, que ha sido criticada por haber llevado el argumento a su extremo ad absurdum, fue:

"Si usted fue exitoso, alguien en el camino le ofreció ayuda. Hubo tal vez un maestro extraordinario en algún momento en su vida. Alguien ayudó a crear este increíble sistema americano que le ha permitido ser exitoso. (...) El punto es que, cuando triunfamos, lo logramos gracias a nuestra iniciativa individual pero también porque hacemos cosas juntos. Hay algunas cosas, como apagar incendios, que no hacemos de manera solitaria. Quiero decir, imagínense si cada quien tuviese su propio servicio de bomberos. Esa sí que sería una manera complicada de luchar contra los incendios".

Se trata de un debate que hunde sus raíces en el siglo XIX, pero que hoy por hoy cobra una gran importancia: cuál es el papel que debe jugar el estado y cuál la iniciativa privada.
Como el debate actual es entre un presidente en ejercicio, de origen modesto y no particularmente rico, y un multimillonario mormón, este asunto cobra aún mayor trascendencia porque le permite a Obama diferenciarse claramente de Romney.

Para Obama el gobierno es esencial como instrumento que regula las cargas entre ricos y pobres y que establece una base de apoyo clave para los últimos, además de jugar un papel relevante en temas de servicios esenciales como la justicia, la infraestructura, la seguridad ciudadana, la educación y la defensa nacional. Para el segundo (como se hizo evidente cuando fue grabado hablando pestes de los más pobres, de los hispanos y de los afroamericanos), el gobierno es una billetera financiada por los impuestos (de los más ricos) para que unas personas que no son capaces de vivir por su iniciativa propia puedan contar con un medio de subsistencia al que se acostumbran.

Pero otra vez Warren va más al fondo del problema, (no sin algo de caricaturización):

"Lo que ellos (los republicanos) dicen, en efecto, es que si usted deja cantidades de dinero con los más ricos y los más poderosos, ustedes los demás podrán alimentarse de los desperdicios. Esa es su visión de cómo construir el futuro. Esa no es nuestra visión. Es la visión equivocada para los Estados Unidos".

Estamos al final de un camino iniciado por Reagan cuando alcanzó la Presidencia de los EEUU con una promesa básica: "take government off your backs".

La desregulación, la reducción de impuestos para los más ricos, y el culto a la iniciativa privada, trajeron consigo décadas de crecimiento económico pero también profundizaron la desigualdad en ese país y uno podría agregar que fue esa ausencia de regulación, lo que hizo que los EEUU colapsaran económicamente en 2008. No hay duda de que la teoría contraria ha llevado a los países europeos al desastre y que si bien el colapso americano es un buen argumento contra el "laissez faire" el europeo lo es contra el estado benefactor.

¿Qué hacer?

Gobierno donde se requiere, gobierno fuerte, que regule y que apoye a los más débiles, e iniciativa privada que invente nuevos retos, que innove y que genere crecimiento, empleo y oportunidades. Aunque no sea bueno para diferenciarse en una contienda política, tal conocimiento de "aguas tibias" parece ser el legado de las disputas ideológicas del siglo XX.

Por mi parte, prefiero a Obama que a Romney porque aunque tiene que mantener su discurso radical, no es cierto que él sea enemigo de la iniciativa privada. Confío en que su segundo gobierno sea más eficaz que el primero.

PHOTO GALLERY
HuffPost
BEFORE YOU GO
Mitt Romney
PHOTO GALLERY
Mitt Romney

¿Te pareció interesante este blog?

Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

*Miguel Silva, colombiano, fue Secretario General de la Presidencia de Colombia y fundó la revista Gatopardo. Es periodista y consultor en comunicaciones estratégicas.