THE BLOG
04/29/2013 02:02 pm ET Updated Jun 29, 2013

Tips que te ayudarán a vivir una vida plena

Getty Images

vidaplena

Hace tiempo, uno de mis clientes me dijo, que a pesar de considerarse alguien exitoso continuamente se sentía arrepentido de no haber alcanzado muchos de sus sueños.

Eso me dejó pensando en mi vida y en lo que hace la diferencia entre tener una vida "exitosa" y el sentirte pleno, realizado. Antes de convertirme en coach no tenía muy claro lo que quería lograr. Tenía algunas ideas de lo que me gustaría hacer, pero no algo definido. Desde que fui adolescente pensé en estudiar psicología pero la ciudad donde vivía no existía esa carrera y a los 16 años no me sentía preparada para dejar la casa de mis padres e irme a otra ciudad. Así que, como muchos, me dejé llevar por la vida y realice diferentes profesiones.

No existe mayor satisfacción que ganarte la vida disfrutando de lo que hacemos, porque esto nos da una satisfacción y una plenitud que es muy difícil de alcanzar de otra manera.

Como dice Odin Dupeyron, "Solo eres honesto, cuando haces las cosas con el corazón; cuando sigues tus deseos y persigues tus sueños". Sin embargo para hacerlo, primero tienes que descubrir cuáles son esos sueños. A veces el reto más grande es precisamente definir, qué es lo que realmente queremos. Y eso se aplica tanto en lo personal como en los negocios.

La mejor manera de comenzar, es hacerlo por el final. Mientras más definido tengas lo que quieres, más fácil va a ser para ti darte cuenta de las cosas que tienes que realizar para lograrlo.

¿Qué es lo que realmente quieres? ¿Cuáles son tus sueños y aspiraciones?

Si piensas que no sabes lo que quieres, puedes probar las siguientes opciones:

1) Imagínate que te encuentras con un genio que te dice que te concederá cambiar 3 áreas de tu vida. ¿Qué le pedirías? ¿Qué áreas serían?

2) Si sólo tuvieras seis meses de vida ¿cómo utilizarías el tiempo que te queda?

3) Haz la lista de las cosas que NO quieres. Esto te dará una pista de las cosas que realmente quieres que generalmente será lo opuesto.

Por ejemplo: No quiero tener estrés y preocupaciones.... Quiero tener una vida tranquila y relajada.

Una vez que tengas claro lo que quieres, deja pasar un día para ver si te vienen a la mente más cosas o detalles que te gustaría incluir. Esta es la primera etapa del proceso. La siguiente es plantearte metas efectivas.

Las metas nos ayudan a mantenernos enfocados, ir alcanzando lo que deseamos nos dará la motivación y un propósito de vida. Si tus metas son congruentes con tus valores te sentirás realizado, pleno y evitarás esos sentimientos de arrepentimiento con los que vivía mi cliente, quien había renunciado a sus sueños a cambio de una estabilidad que si bien lo hacía exitoso no lo hacía feliz.

Te invito a que te pongas en contacto vía twitter o en la sección de comentarios.

TAMBIÉN VE:

ADEMÁS: